Encuesta entre la industria alemana. 
 Inquietud creciente  :   
 (por el ingreso de España, Portugal y Grecia en la CEE). 
 Pueblo.    01/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Encuesta entre la industria alemana

CRECIENTE

(por el ingreso de España, Portugal y Grecia en la CEE)

«La competencia española —dicen los fabricantes de juguetes— llevaría a algunas empresas a la

quiebra»

BONN, 1. (Crónica de nuestro corresponsal interino.)

«La política tiene razones que la razón de las industrias desconoce.» Este podría ser el resumen de una

encuesta hecha por la Prensa alemana entre distintos sectores industriales, acerca del ingreso de España,

Portugal y Grecia en el Mercado Común.

Como se sabe, las razones fundamentales de los Gobiernos comunitarios para atender las solicitudes de

Madrid, Atenas y Lisboa, de ingreso en la CEE, son de orden político, pero las dificultades son

eminentemente económicas. En especial, España, con sus casi treinta y cinco millones de habitantes y un

nivel industrial apreciable, inquieta a los industriales alemanes.

Concretamente, las mayores protestas se dejan oír en el ramo siderúrgico, juguetería, cerámica y

agricultura. Los campesinos alemanes no temen la competencia de los productos mediterránea, pero saben

que la costosísima financiación de la Europa verde es insostenible en el momento en que se tenga que

ampliar a tanta gente como vive del sector agrario en España, Portugal y Grecia.

A los campesinos alemanes se les acabaría la sopa boba comunitaria en cuanto la tuvieran que compartir

con muchos.

Los fabricantes de juguetes creen que la competencia española, agudizada por la ausencia de barreras

aduaneras, significará la quiebra para muchas industrias alemanas del ramo. La devaluación de la peseta y

los salarios más bajos de los obreros españoles hace la competencia de la juguetería hispana totalmente

irresistible. Y otro tanto dicen los siderúrgicos, quienes creen que la irrupción de la voluminosa oferta

española, reforzada por la privilegiada posición de esta industria en España (subvenciones estatales),

hundiría al mercado comunitario del acero. En cuanto a la industria cerámica, señalan que ya hoy, con los

obstáculos de los aranceles comunitarios, la competencia española en este sector es muy fuerte.

La industria electrotécnica y del automóvil consideran que la ampliación cambiará poco las cosas. Los

primeros, porque están en condiciones de adaptarse fácilmente al nuevo mercado, y los segundos, porque

consideran que la protección aduanera de la industria automovilística española será de las últimas en

desaparecer cuando España inicie el proceso integrador.

Por el contrario, encantados con la ampliación se muestran los productores de máquinas herramientas,

pues creen que los tres países acelerarán su industrialización dentro de la CEE y, consecuentemente,

incrementarán sus pedidos de bienes de equipo. Por esta misma razón la industrialización—, no es de

esperar una migración laboral masiva del Mediterráneo hacia el centro de Europa. La expansión e

industrialización absorberá mano de obra en los tres estados aspirantes al ingreso.

A la larga, quizá el gran perjudicado sea el Tercer Mundo. Los exportadores y comerciantes al por mayor

alemanes y muchos funcionarios comunitarios de Bruselas temen que la ampliación del Mercado Común

a doce países redunde en perjuicio de las naciones en vías de desarrollo. Las posibilidades de éstas de

incrementar sus exportaciones a la CEE menguarán, al igual que la libertad de movimiento de los

importadores alemanes.

• MEDIDAS ECONÓMICAS EN FRANCIA

Unos 5.000 millones de francos (unos 85.000 millones de pesetas) costarán las medidas de reactivación

de la economía francesa, aprobadas por el Gobierno de dicho país en su reunión de ayer.

Las medidas se centran en el crédito, cuyo descuento pasa del 10.5 al 9.5 por 100, en la elevación del

precio tope de los alojamientos en un 5 por 100: aumentar la ayuda escolar a las familias: subvencionar

con 900 millones de francos el sector de la construcción; aumentar en 1.000 francos el presupuesto de

financinción industrial y tomar diversas medidas, que ya se irán anunciando, para ayudar a las empresas

con dificultades.

SE VUELVE A HABLAR DE SUBIR EL PETRÓLEO

La tendencia hacia un aumento de los precios del petróleo, similar a la que se acordó en diciembre de

1976, de un 10 por 100, parece existir en los países de la OPEP, según fuentes del Ministerio venezolano

de Minas y Energía, que advierten que los árabes de la OPEP, reunidos en Arabia Saudita, apoyarán en su

mayoría un aumento en la conferencia a celebrar en Caracas el próximo diciembre.

Sin embargo, Caracas aboga porque prevalezca una tesis moderada, incluso en el Irán y el resto de los

países árabes. En cualquier caso, parece que Venezuela mantendrá una postura de cautela y de mantener

la unidad de la organización; aunque la tesis de subida puede estar favorecida por la actual crisis

monetaria internacional.

PUEBLO 1 de septiembre de 1977

 

< Volver