Autor: Gómez del Prado, Enrique. 
 Hoy regresa a Madrid. 
 Suárez le plantó cara a la CEE     
 
 Diario 16.    05/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Hoy regresa a Madrid

Suárez le plantó cara a la CEE

Enrique Gómez del Prado

BRUSELAS. 5 (.Corresponsal D18). - El primer ministro español. Adolfo Suárez, le plantó cara a la

Comunidad Económica Europea durante las conversaciones que mantuvo ayer por la tarde, en Bruselas,

con los más altos mandatarios de la CEE.

En la conversación estaban el presidente de la Comisión (órgano ejecutivo de la CEE), el británico Roy

Jenkins, y el vicepresidente encargado de las cuestiones de ampliación del Mercado Común, el italiano

Lorenzo Natali.

Durante cuatro horas, intercaladas por un almuerzo de trabajo, Suárez, a quien acompañaban el ministro

de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, y los embajadores ante las Comunidades y el Gobierno belga.

Raimundo Bassols y Ñuño Aguirre de Cárcer, respectivamente, mantuvo un diálogo de igual a igual con

los principales rectores de la Comunidad Europea de los "nueve", quienes, al parecer, no se esperaban

este "sprint" del primer ministro español en su penúltimo viaje por los países de la CEE.

Suárez llegó ayer a Bruselas, procedente de Bonn, a las 11,05 de la mañana, con mal tiempo y buena cara.

Su primer paso fue mantener en el mismo aeropuerto militar de Melsbroek una improvisada entrevista

con el primer ministro belga, Leo Tindemans.

Habló mucho

"Su presidente habló mucho esta tarde. No paraba", manifestó a D16 el jefe del Gabinete técnico de

Natali, el también italiano Posa, encargado de actuar como portavoz oficial de la comisión tras las

conversaciones de esta tarde con Suárez.

Posa, durante la exposición que realizó ante los periodistas sobre las conversaciones hispano -

comunitarias, se mostró extremadamente cauto, limitándose prácticamente a indicar a este corresponsal

que lo manifestado por los miembros de la Comisión a Suárez en la tarde del viernes había sido

infinitamente pequeño e insignificante si se comparaba con lo que el primer ministro español había dicho.

Por su parte, Suárez se mostraba seguro, no triunfalista, ante los periodistas, durante una reunión que

realizó con los informadores españoles inmediatamente después de concluir sus conversaciones en el

palacio de Berlaymont, sede de las Comunidades Europeas.

Sin prisas

Según el primer ministro español, no hay prisas, por parte española, en la redacción de un dictamen

rápido de la CEE sobre la petición de adhesión de España a las Comunidades. "He planteado - dijo Suárez

- la voluntad española de ingreso en la CEE, pero precisando que no se negociará nada más que de una

manera global, y no selectiva ni condicionada a algunos sectores en detrimento de otros. No

sacrificaremos, por ejemplo, nuestra industria en favor de la agricultura, ni al revés."

"La comisión está dispuesta a entablar negociaciones cuando el Gobierno español lo quiera. Hace falta,

ahora, determinar la mejor manera de abordar la preparación de tos mismas y, en especial, del informe

sobre España que la comisión debe elaborar en estrecha cooperación con ese país y con los Estados

miembros", puntualizó el portavoz comunitario. Lo cual significa, claramente, la intención positiva de la

CEE en facilitar las cosas y eliminar posibles trabas a la adhesión española.

Pendientes de fecha

Una fecha, aún no precisamente marcada, está en el aire para que la comisión presente su informe sobre la

petición española al Consejo de Ministros de la CEE: la segunda mitad de 1978.

Para entonces, tan sólo a menos de ocho meses vista, toda la documentación deberá citar concluida y los

ministros comunitarios no tendrán más remedio que dar su veredicto, una vez más, aunque en esta

ocasión no será tan político como el "sí" anterior.

Suárez no ha eludido, según los portavoces comunitarios, los problemas que plantean las adhesiones de

tres nuevos miembros a los "nueve".

Desde la valoración de las dificultades que se presentan para los productos agrícolas mediterráneos, hasta

la elaboración de una reforma agrícola comunitaria actual, "la cual - dijo Suárez - debe ser tratada con los

países candidatos", el primer ministro español abordó los temas con ánimo realista, sin rehuir las

cuestiones financieras, aunque éstas no fuesen objeto de un exhaustivo examen.

En resumen, para los especialistas comunitarios, las conversaciones estuvieron basadas en el

establecimiento de un principio de procedimiento, mientras que la impresión recogida en otros medios,

indica que las mismas fueron un auténtico plante de España.

Al final, Jenkins y Natali no tuvieron más remedio que reconocer su "viva satisfacción por el deseo

español de contribuir a la construcción de la Europa ampliada", al tiempo que expresaban su

reconocimiento ante la postura de España de cooperar para establecer las condiciones necesarias para

hacer posible una Comunidad de "doce".

"No existen problemas"

Además de las entrevistas mantenidas por Suárez con los responsables de la CEE, el Jefe de Gobierno

español no perdió el tiempo en Bruselas. "No hay problemas políticos de ningún tipo", dijo Suárez. Y la

tesis se vería reafirmada, poco después, en el brindis realizado por Tindemans a los postres de la cena

ofrecida a su colega español, en el palacio de Egmont, y por la larga entrevista realizada por la mañana

con el rey Balduino, quien se interesó vivamente por el pacto de la Moncloa.

El Jefe de Gobierno belga indicó que tenía la sensación de vivir "momentos históricos que no afectan sólo

a España y a Bélgica, sino a toda Europa, a la que España ha pertenecido siempre geográfica, histórica y

culturalmente, y a la cual, tras algunos años de aislamiento, pertenece hoy políticamente y pertenecerá sin

duda institucionalmente mañana, al convertirse en miembro de pleno derecho de la Comunidad

Económica Europea".

Suárez respondió con unas palabras de agradecimiento, resaltando que esta Europa ya no es la bélica ni la

de las pretensiones hegemónicas, sino una Europa solidaria, pacífica y laboriosa "en la que tenemos - dijo

- un puesto y una responsabilidad que nos disponemos a asumir con plena conciencia de su valor y de la

contribución que se espera de nosotros".

El jueves, a Luxemburgo

El próximo jueves, día 30, el presidente Suárez, que a primeras horas de esta tarde regresará a Madrid,

procedente de Bruselas, visitará Luxemburgo, última etapa de su viaje por las nueve capitales europeas

del Mercado Común, según informaron a D16 en fuentes diplomáticas de la capital belga.

Con esta anunciada visita del presidente del Gobierno español se cerrará el capítulo de entrevistas

personales con los altos mandatarios de las nueve naciones miembro de la Comunidad Económica

Europea.

El presidente luxemburgués, Gastón Thorn, que ya se entrevistó el pasado verano con Suárez en Madrid,

se encuentra estos días de visita oficial por varios países africanos, y no regresará hasta la próxima

semana.

 

< Volver