Autor: Martínez Reverte, Javier. 
 La entrada de España en la CEE. 
 Es mejor para Europa     
 
 Pueblo.    11/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

La entrada de España en la CE E

ES MEJOR PARA EUROPA

* "Constituirá un gran beneficio político y comportará un gran apoyo económico", declaró Gastón Thorn,

después de entrevistarse con Suárez

* Los Nueve ya tenían planteado el problema agrícola antes de presentarse la candidatura española

* "Nuestro país está en condiciones de realizar la adaptación mutua de su economía con las

comunitarias", afirmó el presidente del Gobierno español

LUXEMBURGO. (De nuestro enviado especial, Javier MARTÍNEZ REVERTE.)

«La entrada de España en la CEE constituirá un gran beneficio político para Europa, y también

comportará un gran apoyo económico si todos aquellos que critican y buscan pretextos económicos y

agrícolas se sientan a negociar para resolverlos, en lugar de solamente plantearlos», declaró ayer a la

Prensa Gastón Thorn, primer ministro luxemburgués, poco minutos después del medio día y a la salida

del primer encuentro que mantuvo con el presidente Adolfo Suárez, visitante del Gran Ducado de

Luxemburgo durante doce horas escasas.

«Los problemas económicos, y especialmente los agrícolas agregó Thorn -, no han nacido al plantearse la

candidatura española de ingreso a la CEE, sino que eran anteriores. Es falso hablar de que España traerá

al Mercado Común problemas de economía concurrencial, competitiva, pues estos problemas existían ya

entre los nuevo miembros que actualmente componen las comunidades.»

Las declaraciones de Thorn constituyen, pues, el apoyo más sólido a la candidatura española. Son quizá

lujos que puede permitirse el país más pequeño de la CEE, que cuenta con un Ejército de 500 soldados y

que, por contra, alberga en su territorio más de noventa bancos. Pero el apoyo de Thorn, líder de la

«pequeña Suiza centroeuropea», es el más explícito, el más terminante. Y si pocos son los habitantes del

Gran Ducado, desde luego que hay que convenir en que su capacidad financiera no es ni mucho menos

desdeñable.

Suárez llegó a Luxemburgo alrededor de las diez menos cuarto de la mañana, pocos minutos antes de que

una espesa niebla impidiera posteriores aterrizajes. Después, en una apretada jornada, se entrevistó con el

gran duque de Luxemburgo, y más tarde, con Benny Berg, dirigente socialista y miembro del Gobierno de

coalición socialista-liberal luxemburgués. Mantuvo luego su primera reunión de trabajo con Thorn, con

quien almorzaría privadamente en las afueras de la capital. A las cuatro, en la sede del Parlamento

europeo. Suárez se entrevistaba con el presidente de esta organización, el democristiano italiano

Colombo, venido expresamente desde Roma a Luxemburgo para entrevistarse con el «premier» español.

Este encuentro, junto con la permanente compañía que Thorn prestó a Suárez durante todo el día, levantó

rumores sobre una posible carrera entre democristianos y liberales europeos por atraerse la UCD a sus

respectivas internacionales. Pero tal supuesto fue rehusado por Suárez, que en la conferencia de Prensa de

las cinco de la tarde negó que tanto Thorn como Colombo le hubiesen planteado la homologación de

UCD a sus respectivas internacionales.

* CON LOS EMIGRANTES

A las seis de la tarde, en la residencia del embajador español en Luxemburgo, Suárez recibió a diversas

delegaciones de la emigración española en el país. Solamente el PSOE y la UGT estuvieron ausentes, al

parecer por disensiones internas. El PCE, por, su parte, presentó a Suárez un amplio documento en el que,

apoyando la adhesión española a la CEE, exige el respeto estricto al artículo 48 del Tratado de Roma, en

el que se consagra el derecho a la libre circulación de trabajadores en el interior de la Comunidad

Europea. También hace referencia en el documento del PCE a la necesidad de crear un Censo Nacional

Electoral del Emigrante, para que los trabajadores españoles en el extranjero puedan ejercer su derecho al

voto, y la propuesta de creación de una Secretaría de Estado de la Emigración, junto con un Consejo

Nacional de Emigración, que estaría compuesto por representantes de la referida secretaría, centrales

sindicales y asociaciones de emigrantes.

Después de cenar, con Thorn, nuevamente Suárez emprendía viaje a Madrid, poniendo así fin a su periplo

europeo, en el que ha visitado, desde el pasado mes de agosto, las capitales de los nueve países que

componen las Comunidades Europeas. Haciendo resumen del contenido y resultado de sus viajes. Suárez

destacó cuatro puntos:

1. El apoyo político de todos los Gobiernos al ingreso español.

2. La existencia de problemas anteriores en el seno de las Comunidades Europeas, lo que hace necesario

valorar de nuevo esos problemas ante la solicitud de adhesión de tres nuevos países.

3. Necesidad de que se adapten mutuamente las economías española y comunitarias.

4. España está en condiciones de llevar a cabo esa adaptación, pero no está dispuesta a entrar en la CEE

con condiciones previas.

También en el curso de la rueda de Prensa Suárez señaló que «el Gobierno español tomó en junio pasado

la decisión de no efectuar contrato alguno de venta de armas con ninguno de los países del área de

conflicto del Sahara, con el fin de contribuir a la distensión en la zona».

 

< Volver