Autor: Domenech, Jordi. 
 En opinión de Jean Rey, presidente del Movimiento Europeo. 
 "En 1982, España será miembro de la C. E. E."     
 
 ABC.    15/02/1978.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

ABC. MIÉRCOLES, 15 DE FEBRERO DE 1918. PAG. 6

EN OPINIÓN DE JEAN REY, PRESIDENTE DEL MOVIMIENTO EUROPEO

"EN 1982, ESPAÑA SERA MIEMBRO DE PLENO DERECHO DE LA C. E. E."

Barcelona, 14. (Crónica de nuestro corresponsal.) «A mi parecer, en 1982 España será miembro de pleno

derecho de la Comunidad Económica Europea», ha manifestado el señor Jean Rey, presidente del

Movimiento Europeo y ex presidente de la C. E. E. en el transcurso de su intervención en un almuerzo-

coloquio, sobre el tema «Así es la Europa de hoy», organizado por el Comité español de la Liga Europea

de Cooperación Económica. Asimismo, el señor Rey se ha referido a Don Juan Carlos con frases muy

elogiosas, considerándolo como el artífice con su actuación prudente, decidida y enérgica, del paso del

anterior régimen al actual, con lo que se han levantado todas las barreras políticas que separaban España

de la Comunidad Económica Europea.

EL BEY FIGURA CLAVE DEL PROCESO DEMOCRATIZADOR.—El señor Jean Rey ha iniciado su

exposición señalando que cuando en 1970 la C. E. E., entonces él era su presidente, firmó el acuerdo

preferencial con España, sólo podían plantearse negociaciones de tipo económico y que sólo con la

instalación del nuevo régimen democrático en España ha sido posible iniciar el camino para la definitiva

integración de ésta en la Comunidad Económica Europea. En este sentido, señaló que el entonces Príncipe

de España, cuando en 1969 visitó la sede de la Comunidad, ya dio muestras de un gran talante europeísta

y democratizador, y que durante su reinado, y con su actuación prudente, pacífica y enérgica, ha hecho

posible el paso del anterior régimen al actual, con lo que se han levantado todas las barreras políticas que

existían entre España y la C. E. E., por lo que en los países del norte de Europa se contempla la figura del

Rey con enorme simpatía, respeto y consideración.

RELACIONES ESPAÑA-C. E. E.—El actual presidente del Movimiento Europeo ha señalado que, a su

parecer, las negociaciones para el ingreso de España en la C. E. E. serán más fáciles que las que están en

curso con Portugal y Grecia, pues España tiene una estructura económica más desarrollada. También ha

destacado que los problemas más graves se presentarán a la hora de encuadrar a la agricultura española

con la de los países comunitarios, ya que la adecuación de la industria española a la comunitaria, no

presentará problemas graves por ninguna de las dos partes.

Sobre este tema dijo también que las diferencias que en estos momentos puedan existir, por ejemplo,

entre la industria española y la de la República Federal Alemana, tanto en lo que se refiere a productivi-

dad como a precios, son muy parecidas a las que existían entre la industria belga y la de la R. P. A.

cuando Bélgica ingresó en la C. E. E. Y que el resultado para la industria belga no ha podido ser más

satisfactorio. O sea, que la industria española saldrá beneficiada también del ingreso de España en la C. E.

E.

En cuanto a las fechas para el ingreso como miembro de pleno derecho de España en la Comunidad, el

señor Jean Rey ha manifestado: «A mi parecer, en 1980 se puede firmar el acuerdo de integración entre

España y la C. E. E., y en 1982, tras la ratificación de este acuerdo por los Parlamentos de tos Estados

miembros y del español, España puede ser ya un miembro más de pleno derecho de la C. E. E.».

A una pregunta del diputado señor Canyellas en relación si consideraba positivo que los españoles

participaran en la elección del Parlamento Europeo en 1980, aunque España no fuera miembro de pleno

derecho de la C, E. E., el señor. Rey ha manifestado que no lo consideraba positivo, pues los

representantes españoles en el Parlamento Europeo se encontrarían en una situación de inferioridad al no

poder votar o tomar la palabra en ciertas cuestiones.

DIFICULTADES ACTUALES DE LA C. E. E.—Las principales dificultades que actualmente padece la

C. E. E., el señor Rey las concretó, entre otras, en la crisis económica; el desorden monetario debido, a su

parecer, en gran parte a los americanos, al haber éstos decidido hace unos años la flotación del dólar, y al

egoísmo de los Estados miembros que piensan en muchas ocasiones que ellos mismos deben resolver sus

problemas, es decir, que se repliegan sobre sí mismos en lugar de buscar solucionas conjuntas para todos

los países miembros.

PARLAMENTO EUROPEO. GRAN IMPORTANCIA.—Frente a estas dificultades, el ex presidente de

la C. E. E. consideró que sólo se avanzará en el proceso de una Europa occidental unida políticamente con

la elección por sufragio universal de los miembros del Parlamento Europeo en 1980, Parlamento que

debería tener dos Cámaras: la de los Parlamentarios elegidos directamente por los ciudadanos de los

diversos Estados miembros y la que represente a las regiones europeas, ya que los Estados ya están

representados en el Consejo de Ministros de la C. E. E.

En este sentido, el señor Rey destacó que la existencia de este Parlamento bicameral será un factor que

posibilitará un rápido y eficaz avance en el proceso de unificación política de la Europa democrática.

Único continente que practica de verdad la coexistencia pacifica, pues en los Estados Unidos.

 

< Volver