Agricultura y períodos de transición, temas claves  :   
 El ministro para las Relaciones con la CEE define las cuestiones "difíciles" en esta nueva etapa. 
 ABC.    06/02/1979.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

MADRID, MARTES 6 DE FEBRERO DE 1979 - NUM. 22.720 VEINTICINCO PESETAS

DOMICILIO SOCIAL: SERRANO, 61 - MADRID DEPOSITO LEGAL: M - 13 - 1958 - 128 PAGS.

AGRICULTURA Y PERIODOS DE TRANSICIÓN, TEMAS CLAVES

ABC CON SUPLEMENTO COLOR

El ministro para las Relaciones con la CEE define las cuestiones «difíciles» en esta nueva etapa

El Gobierno español declara que está dispuesto a aceptar los Tratados y el patrimonio de la CEE y no con

una, aceptación pasiva o indiferente, sino activa y resuelta, señaló ayer el ministro para las Relaciones con

la CEE, Leopoldo Calvo-Sotelo, al presentar la declaración del Gobierno sobre la apertura de

negociaciones. En su intervención el ministro señaló, entre otras cosas lo siguiente:

• Aunque no se trate hoy de hacer una relación exhaustiva, ni siquiera de las cuestiones más

importantes, no deben quedar sin mención especifica unas cuya delicadeza exige precisamente una

gran claridad desde el principio mismo de las negociaciones. Porque no quisiéramos dejar, como hacen

los malos estudiantes, los ejercicios más difíciles para el final, sino abordar todas las cuestiones a su

tiempo y teniendo siempre a la visita la perspectiva de conjunto de la Adhesión.

• Oportunamente habrá de abordarse el tema de la libre circulación de trabajadores, uno de los

principios básicos de la Comunidad, que como tal España sostiene y acepta. Pero sobre ese

irrenunciable principio tiene prioridad en el tiempo para mi Gobierno la situación de los trabajadores

españoles ya establecidos en la Comunidad, que vienen contribuyendo a su riqueza desde hace años y

cuyo estatuto debería ir aproximándose al de los trabajadores comunitarios durante el proceso mismo

de la negociación.

• Si hay una realización ambiciosa en el «acquis communautaire», y por ambiciosa también

vulnerable y polémica, es sin duda la política agrícola común. «Sólo las negociaciones» —como ha

dicho recientemente el ministro de Asuntos Exteriores de Francia— «pueden mostrar si la ampliación es

posible en condiciones satisfactorias». Sólo las negociaciones que iniciamos hoy, añadiría yo, permitirán

medir la verdadera dimensión de los problemas que plantea, más a España que a la Comunidad, nuestra

progresiva integración en la política agrícola común. La posible ventaja comparativa de algunas

producciones españolas de tipo mediterráneo será, si se regulan adecuadamente, un activo más para la

Comunidad de Doce y no debe ocultar la desventaja comparativa de otras producciones agrarias

españolas, que deberán ser asistidas, ni puede justificar a partir de ahora el mantenimiento por parte

comunitaria de un trato desventajoso respecto de terceros países no candidatos.

• Mi Gobierno considera válido el criterio expresado por la Comisión en su dictamen en cuanto a que

deben tener carácter fijo y determinado, y estima suficiente el tope máximo que allí se establece.

 

< Volver