Autor: Laborde Vallverdú, Enrique. 
 Relaciones exteriores. 
 Las relaciones bilaterales, en el primer plano de la visita de Suárez a París  :   
 Mañana viaja el presidente del Gobierno a la capital francesa invitado por el "premier" galo, Barre. 
 ABC.    25/11/1979.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. DOMINGO. 25 DE NOVIEMBRE DE 1979 PAG. 11.

RELACIONES EXTERIORES

LAS RELACIONES BILATERALES, EN EL PRIMER PLANO DE LA VISITA DE SUAREZ A

PARÍS

Mañana viaja el presidente del Gobierno a la capital francesa invitado por el «premier» galo, Barre

El presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, viaja mañana a París en visita oficial de dos días de duración,

con cuatro ministros económicos —Industria, Agricultura, Relaciones con las Comunidades y

Comercio— y uno político —Asuntos Exteriores— Corno aspecto más destacado de esta visita, que se

centrará en las relaciones bilaterales, figura la entrevista que mantendrán el presidente Giscard y el

presidente Suárez y de la que dependerán, en buena parte, los resultados del viaje.

PARÍS, 24. (De nuestro corresponsal.) El viaje del presidente Suárez a París, invitado por el primer

ministro, Raymond Bane, responde a la necesidad de puntualizar y fortalecer las relaciones bilaterales y

de ningún modo se le concederá al tema europeo una especial y singular atención, se afirma en los medios

autorizados españoles en vísperas de la llegada a la capital francesa del jefe del Gobierno español, a quien

acompañan cinco ministros, entre ellos el de Relaciones con las Comunidades Europeas.

La tesis española, según se insiste de modo obstinado, se limita a las relaciones bilaterales en todos los

órdenes y si el tema comunitario es objeto de conversación, no por ello puede ni debe ser elemento central

de estas reuniones, tanto las del Elíseo como las de Matignon. En cuanto al asunto primordial de las

relaciones bilaterales, no es otro que el del restablecimiento, una vez disipados diversos malentendidos,

de un clima de sinceridad y de confianza mutuas, aunque por parte española se cree que esa situación ha

sido creada por interpretaciones erróneas de la realidad española por ciertos medios franceses que todavía

no han captado la importancia de la evolución política del régimen español y que, en consecuencia, se

equivocan de interlocutor a la hora de hablar con Madrid.

Las relaciones bilaterales, se dice en dichas fuentes informativas, son buenas, pero no cordiales; positivas,

pero no exentas de tensión, aunque están llamadas a ser ejemplares si se superan los factores que hoy por

hoy mantienen esta situación a todas luces deplorable. Uno de los factores de esta frustración es el

problema vasco que, pese a la actitud francesa adoptada el pasado año, no ha modificado el fondo de la

cuestión. Precisamente hoy, «Le Monde», en su editorial dedicado al viaje de Adolfo Suárez, subraya este

malestar de Madrid y anota que resulta sorprendente que de este viaje no forme parte el ministro español

del Interior.

Lo que se espera de esta visita de trabajo del presidente Suárez, se indica en los círculos españoles bien

informados, es que se despeje la decepción que, de una y otra parte, con diversos argumentos, se ha

establecido en las relaciones bilaterales. En cuanto al tema comunitario, se insiste en que Francia es un

país más de la Comunidad y no la propietaria de la llave de Bruselas. Se hablará, naturalmente, de

Europa, pero dentro de un orden bilateral y no como esa supuesta solicitud de Madrid a París que hoy

reitera de nuevo «Le Monde» en su citado editorial, en el que incluso se concluye con la posibilidad de un

«sí, pero...» de Francia al presidente Suárez.

De todos modos, el lunes sabremos más, y de modo más directo una vez que comience este diálogo que

inexplicablemente se ha retrasado de modo excesivo. Digamos para terminar que del programa de este

viaje se ha suprimido la reunión de Adolfo Suárez con los representantes de la colonia española. Esto

podía y debía haberse mantenido, aunque se le restase unos minutos a los encuentros de Matignon.—

Enrique LABORDE.

 

< Volver