El término nacionalidades a debate. 
 Reunión del PSOE con expertos en derecho constitucional     
 
 ABC.    18/01/1978.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EL TERMINO «NACIONALIDADES», A DEBATE

REUNIÓN DEL P. S. 0. E. CON EXPERTOS EN DERECHO CONSTITUCIONAL

Ayer tuvo lugar en el Palacio de las Cortes una reunión organizada por el Grupo

Parlamentario del P. S. O. E., con asistencia de medio centenar de expertos en

derecho constitucional y político, para debatir el anteproyecto constitucional

elaborado por la correspondiente Ponencia y que se encuentra en trámite de

enmienda.

Al comienzo de la reunión, presidida por el diputado Gregorio Peces-Barba, el

secretario del Grupo Parlamentarlo socialista, Alfonso Guerra, dijo que de la

discusión que se iba a abordar -dada la personalidad de los asistentes- podían

salir aportaciónes valiosas para el trabajo constitucional.

El debate se inició sobre el capítulo primero del anteproyecto, para tratar

sucesivamente de cada uno de los restantes capítulos a lo largo del día.

Don Tomás Valiente protagonizó la prímera de las intervenciones. Dijo que el

primer capítulo contenía una serie de términos ambiguos y de muy difícil

deslinde: país, nacionalidades, Estado, etc.. y que ello podía haberse obviado

introduciendo el término «nación española». Propuso que el artículo primero de

la Constitución comience así: «España es una nación soberana o independiente que

se constituye en un Estado social y democrático de derecho...», y que le parecía

que se estaba tratando de resolver problemas políticos eludiéndolos.

SATISFACER A TODOS.-El señor Peces-Barba dijo que el término «nacionalidades»

había sido introducido para satisfacer a todos y establecer un equilibrio

político, y que habla satisfecho a todos menos a representante de Alianza

Popular.

Seguidamente se suscitó el tema de si la utilización del término

«nacionalidades», de acuerdo con el derecho internacional, podría suponer el

derecho a la autodeterminación, y, por lo tanto, un peligro para la unidad de

España. El profesor don Modesto Seara señaló que el derecho a la

autodeterminación tiene sus límites dentro del derecho internacional, que es

válido para los territorios coloniales, pero no para las minorías nacionales, y

que el hecho de que sea contemplado tal derecho en la Constitución significa que

hay una confianza en que la unidad de España es voluntad de sus hombres.

Alfonso Guerra aclaró que el P. S. O, E. desde un punto de vista práctico y

político, al apoyar el término «nacionalidades» no está en ningún caso por el

secesionismo.

TRATADOS INTERNACIONALES.-Otro de los temas -dentro del capítulo primero- que

suscitó mayor número de intervenciones fue el apartado 2 del artículo 6

(Tratados internacionales). Se coincidió en que, al no contemplarse la

posibilidad de que los Tratados puedan ser derogados por leyes internas, cuando

así lo requieren los intereses nacionales, se da un carácter supralegal a los

Tratados internacionales, que se trata de un derecho que debe ser respetado por

las Cortes.

El profesor García Enterría dijo que esto suponía un «idealismo de tipo

intemacionalista inocente». Y el profesor Garrido Falla dijo que se daba un

valor supralegal a dichos Tratados; que, desde un punto de vista técnico-

jurídico, «esto no se sabe cómo se come», y que debía contemplarse el problema

desde un punto de vista de respeto a la soberanía nacional que todo Estado tiene

para hacer su ordenamiento interno, y que con este punto se alteraba la

competencia de las Cortes, que son las encargadas de legislar.

A preguntas del señor Peces Barba sobre si dicho punto podía entenderse en su

día que comprendería a Tratados anteriores a la Constitución, los asistentes

contestaron que si y que tal es el caso del Tratado con los Eslados Unidos y

otros.

 

< Volver