Autor: Domenech, Jordi. 
 A excepción de Alianza Popular. 
 Ningún partido se opondrá al término nacionalidades en el texto constitucional     
 
 ABC.    10/02/1978.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC. VIERNES, l0 DE FEBRERO DE

A EXCEPCIÓN DE ALIANZA POPULAR

NINGÚN PARTIDO SE OPONDRÁ AL TERMINO «NACIONALIDADES» EN EL TEXTO CONSTITUCIONAL

Barcelona, 9. (Crónica de nuestro corresponsal, por teléfono.) Los diputados

catalanes de Unión de Centro Democrático apoyarán que se mantenga en el texto

constitucional el término «nacionalidades», según me ha manifestado persona muy

vinculada a la dirección del citado partido en Cataluña. De esta forma, pues,

todos los colectivos que operan en la realidad política catalana, a excepción de

Alianza Popular de Cataluña, se muestran partidarios de que el polémico término

«nacionalidades» se mantenga tal y como aparece en el anteproyecto de

Constitución en el texto definitivo. Asimismo, y en relación con esta cuestión,

Convergencia Democrática de Cataluña, el partido capitaneado por el señor Jordi

Pujol, ha hecho pública una nota en la que desmiente de forma categórica y

rotunda que esté dispuesta a negociar la inclusión del término «nacionalidades»

en el texto constitucional tal y como se publicó en algunos medios informativos.

U.C.D. NO SE OPONDRÁ.-Los nueve diputados catalanes de U. C. D. apoyarán que se

mantenga el término «nacionalidades» en la Constitución, según se me ha

asegurado en medios muy allegados de la directiva de este partido en Cataluña.

La misma fuente ha precisado que ni los diputados de U. C. D. del resto de

España ni este como partido se opondrán a que la palabra «nacionalidades» figure

en el texto constitucional, ya que para ellos este término es la expresión de la

personalidad cultural, política y socioeconómica de algunos de los pueblos que

forman España. En este aspecto, se me ha recordado que hace unos quince días se

reunieron en Madrid todos los diputados catalanes, a excepción del de Alianza

Popular, señor López odó, que ya en aquella ocasión los representantes de U.C.D.

manifestaron cláramente que no se opondrían a la inclusión de la palabra

«nacionalidad». Sin embargo, tambíén me han indicado que en algunos sectores de

U.C.D., incluso dentro de sus diputados, hay quienes no están muy conformes con

esta denominación, pero que la aceptan para no crear un conflicto o un

apasiónamiento en el debate constitucional en torno a un tema tan delicado como

éste. Por el contrario, en otras fuentes del partido en el poder estrechamente

vinculadas a la vicepresidencia política del Gobierno, se me ha precisado que si

al fin se retirase del texto constitucional el término de «nacionalidades» se

aseguraría en todo momento que la Constitución quede claro y definido que

algunos de los pueblos que forman España, como es, por ejemplo, el caso de

Cataluña, tienen una personalidad política específica y diferenciada; es decir,

«una singularidad política». Asimismo, el Partido Centro Catalán, que

dentro del presente mes va a constituir junto con otros grupos el colectivo

Unión del Centro de Cataluña, que se unirá mediante un comité de enlace

con U. C. D., y según me ha manifestado su secretarlo general, Joaquín Molins,

también es partidario de que el término «nacionalidades» se mantenga en la

Constitución.

SE PODRÍA ROMPER EL CONSENSO.-Por su parte, Convergencia Democrática de

Cataluña, y en la nota antes aludida, no sólo desmiente que esté dispuesta, en

ningún caso, a negociar el término «nacionalidades», sino que también añade que

«su eventual desaparición obligaría a una reconsideración de su postura de

consenso solidario, adoptada hasta la fecha ante el texto constitucional en su

globalidad». Para este partido, el término «nacionalidad» especifica: «el

carácter diferencial en sus ámbitos lingüístico, cultural e histórico de

Cataluña». Lo que al entender de este colectivo no es algo coyuntural, sino que

responde, entre otros factores, a mil años de historia, y, por ende, un texto

constitucional que contempla y refleja -incluso de forma detallista- situaciones

y factores socioeconómicos de índole coyuntural no puede silenciar y obviar re a

l i d a d e s históricas milenarias». En este aspecto, y en círculos próximos al

Comité Ejecutivo de U. C. D-, se me ha precisado que si durante los debates, ya

sea en la Comisión Constitucional o en el Pleno del Congreso, o el Senado, se

retirara el término «nacionalidad», tal y como figura en el anteproyecto

constitucional, su postura ante determinados temas de gran importancia

contemplados en la Constitución podría variar de forma espectacular.

LA IZQUIERDA NO MARXISTA, ORGANIZADA.-Otro tema que tendrá especial repercusión

en la política catalana es la definitiva organización de los grupos de izquierda

no marxista, proceso del que se ha hablado ya en anteriores crónicas, y que ha

sido culminado, en su primera fase, los primeros días de esta semana. El nuevo

colectivo se denominará Unión de Izquierdas de Cataluña, organización que en un

principio no adopta el carácter de partido unitario, ya que los grupos que la

forman de momento seguirán manteniendo su propia identidad. Las fuerzas

políticas que en un principio se han unido son Agrupación Catalana de Izquierda

Liberal. Grupo de Escindidos de Izquierda Democrática de Cataluña y aglutinados

en la actualidad en torno a José Pi Suñier Cuberta; Izquierda Republicana de

Cataluña, que cuenta con un diputado, Eriberto Barrera, y la Agrupación

Socialista José Pallach, grupo también de escindidos del partido Socialista de

Cataluña Reagrupament, que se definen como socialdemócratas y cuyo líder es la

viuda Pallach. La presentación pública de Unión de Izquierdas de Cataluña ahora

parece que ya no se demorará más, se efectuará la próxima semana, dándose a

conocer un manifiesto-programa. Asimismo, se me ha indicado, por parte de los

promotores, que esta nueva agrupación está efectuando contactos para que en la

misma se integren todos los grupos de liberales de izquierda y socialde-mócratas

que operan en la realidad política catalana. Por último, hay que señalar que

este partido tendrá como uno de sus objetivos principales apoyar decidida y

claramente la política del presidente Tarradellas.- Jordi Domenech.

 

< Volver