Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Diputados catalanes valoran muy positivamente la Constitución     
 
 Informaciones.    24/06/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Diputados catalanes valoran muy positivamente la Constitución

SOLÉ TURA (P.S.U.C.): «EL PELIGRO DEL ULSTER SE CIERNE SOBRE ESPAÑA SI NO

CORRIGEN NUESTROS COMPAÑEROS VASCOS ALGUNAS DE SUS POSICIONES»

BARCELONA, 24 (INFORMACIONES, por Enrique Sopena).

EL rechazo reiterado e, las actitudes "testimonialistas", una valoración muy

positiva de la Constitución, sobre todo desde el ángulo de las autonomías, y la

justificación de las rozones que indujeron a los socialistas, comunistas y

"convergentes" a no sumarse a la propuesta del señor Le-tamendia sobre

autodeterminación fueron, entre otros, los puntos más descollantes de la rueda

de Prensa conjunta que ayer protagonizaron los diputados señores Solé Tura

(P.S.U.C.), Roca Junyent (Convergencia Democrática) y Martín Tobal (Socialistas

de Cataluña, P.S.C.-P.S.O.E.),

En primer tugar, los tres políticos —relevantes corredactores del proyecto

constitucional— valoraron el significado de un acto, como el de la rueda de

Prensa, que hacia recordar la mejor época de la linea unitaria en Cataluña. El

señor Solé Tura indicó que, con cierta exageración, algunos comentaristas hablan

apuntado que «esta es la Constitución de los catalanes», pero que tal afirmación

había que reconocer estaba arraigada en una parcela de la realidad. «Ello —dijo—

explica de alguna manera nuestra presencia hoy aquí». Por su parte, el señor

Roca Junyent manifestó que su partido considera que los intereses de Cataluña,

tanto en la Constitución como ante el futuro Estatuto de Autonomía, sólo pueden

defenderse acentuando la unidad básica entre unos y otros. «Sería nefasto para

Cataluña —subrayó— que a la hora de debatir el Estatuto, los divisiones primaran

sobre el espíritu unitario. Hemos de mantener el acuerdo en los aspectos

sustanciales, que es algo que exige el pueblo catalán, porque los países se

construyen no desde el "testimonialismo", sno desde el pragmatismo operativo.»

El socialista don Eduardo Martín intentó ir un poco mas alla: Pensamos que esta

rueda de Prensa podría configurar, en cierto modo, la actuación futura en

Cataluña de un bloque que nosotros denominamos "bloque para el progreso". Por

ejemplo, si nos referimos al Estatuto de Autonomía, los socialistas opinamos que

tiene que estar elaborado y acabado, fundamentalmente, por las fuerzas aquí

representadas; es decir, cenitro-izquierda, socialistas y comunistas, sin que lo

que digo suponga que las otras fuerzas políticas no hayan de participar.. Valga

matizar que estos deseos del señor Martín, que hablaba en nombre, evidentemente,

de su partido, no fueron recogidos rotundamente por sus compañeros de mesa,

quienes prefirieron pronunciarse en un tono mas global, aunque sin descartar la

importancia que en Cataluña han tenido y tendrán, según ellos, estos tres

partidos, cuya suma de votos arrojó una abrumadora mayoría en las elecciones del

15 de Junio del año pasado.

LA AUTODETERMINACIÓN

En torno a la propuesta del diputado vasco señor Letamendia, referida, como se

sabe, a la incrustación en el borrador constitucional del derecho a la

autodeterminación, el ponente socialista afirmó sin ambages que, en caso de

haber presentes en el momento de la votación, la postura de su partido hubiera

sido contraria. .Y no lo hubiera sido —explicó— porque estemos en contra del

principio de autodeterminación, sino porque estamos en contra de lo que se

escondía detras de la iniciativa del señor Letamendia. Esto es, los socialistas

estamos en contra de cualquier forma de independentismo, porque quemos que éste

no interesa a la clase trabajadora. Sin embargo, creemos que es necesario,

esencial, no sólo consolidar la democracia, sino consolidar y profundizar las

autonomías en el marco de la Constitución. Si el derecho de autodeterminación se

ejercitara, en su momento, para remodelar la forma de Estado y convertir éste en

un Estado federal, nosotros no objetaremos nada.» El señor Roca Junyent mantuvo

una actitud poco rotunda. Mientras defendía el derecho "inalienable de los

pueblos en favor de la autodeterminación", rechazó la practica del mismo porque

«un Estado que lo reconozca en la Constitución es un Estado que se sitúa en una

posición precaria, a punto de quiebra». El señor Solé Tura reiteró los conceptos

ya vertidos por él cuando votó en contra, explícitamente, de la propuesta del

señor Letamendia: «Voté así porque lo que importaba es conseguir pronto la

autonomía para Cataluña y para el resto de nacionalidades y regiones de España.

Y consideramos los comunistas que un voto favorable a la propuesta de Letamendia

hubiera hecho inviable la Constitución, y, en consecuencia, todo el proceso

autonómico. De ahí la razón de mi voto tajante en contra. Los comunistas también

defendemos en nuestro programa el derecho a la autodeterminación. Ahora bien,

ese derecho no puede ni debe degenerar en independentísmo.»

PAÍS VASCO

Enlazando con el capitulo anterior, los diputados catalanes enjuiciaron la

situación del País Vasco. Coincidieron loa tres en que la actitud del Partido

Nacionalista Vasco no contribuía ni a la consolidación democrática ni a la

consolidación autonómica, aun cuando matizaron que ellos no estaban en

condiciones de entrar en un juicio a fondo sobre Euskadi. El señor Martin

subrayó que, en definitiva, tampoco el P.N. V. era el único representante del

País Vasco. «Ño sólo no es el único representante —manifestó—, sino que no es ni

siquiera el mayoritarto.. El señor Solé Tura aventuró los peligros de una

postura de intransigencia por parte de esas fuerzas vascas. «El peligro del

Ulster se cierne sobre España si no corrigen nuestros compañeros vascos algunas

de sus posiciones. Y hay que tener muy en cuenta que la democracia española no

es lo mismo que las instituciones democráticas británicas, asentadas en la

historia durante muchos años.» El señor Roca Junyent —teóricamente más próximo a

los nacionalistas vascos— abundó en parecidos razonamientos. Afirmó que su

partido. Convergencia Democrática, habla exhortado a los parlamentarios vascos a

mesurar su posición, a pesar de que él creía que ellos eran, en definitiva,

quienes tenían que acabar por pronunciarse. No obstante, el señor Roca Junyent,

entre el asentimiento de sus dos compañeros, resaltó que se habla podido

observar, recientemente, alguna corrección en los objetivos, al menos aparentes,

de algunos diputados vascos. Concretamente citó un articulo aparecido en «El

País», firmado por el señor Arzallus, que, según él, era el primer paso hacia el

reconocimiento elogioso de la Constitución. Al respecto, es importante destacar

que tanto el socialista Martín como el comunista Solé Tura, como el nacionalista

socialdemócrata Roca Junyent, reiteraron una y otra vez que él apartado de las

autonomías había quedado

perfectamente resuelto, dada la correlación de fuerzas. No dudaron en destacar

que la Constitución actual iba mas lejos, por lo que se refiere a las

autonomías, que la Constitución de 1932. En parecidos conceptos se pronunciaron

a la hora de hablar del alcance que podría tener el futuro Estatuto de

Autonomía, no sólo para Cataluña, sino para el resto de nacionalidades y

regiones de España.

 

< Volver