Autor: Duque, José Carlos. 
 Las constituyentes de 1978. Las minorías sólo pudieron protestar. 
 UCD y PSOE: Manda el consenso     
 
 Diario 16.    27/09/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Dioriol 16/ 27septiembre78

las constituyentes de 1.978

UCD y PSOE lucieron el consenso en la segunda sesión constitucional del Pleno

del Senado, en el que sólo dos de los trece artículos aprobados fueron

modificados.

El artículo 4 introduce un nuevo apartado que contempla el que una ley determine

la composición del es...

Las minorías sólo pudieron protestar

UCD y PSOE: Manda el consenso

José Carlos Duque

MADRID, 27 >D16>.—Los partidos mayoritaríos, UCD y PSOE, tienen la Constitución

totalmente pactada, según la actitud de los senadores centristas y socialistas

que actuaron consensualmente en los debates constitucionales, a pesar de las

protestas de los grupos minoritarios que encajaron todo lo democráticamente

posible los acuerdos de ambos grupos parlamentarios.

El portavoz del grupo Progresistas y Socialistas Independientes, Manuel Villar

Arregui, vio con asombro cómo UCD se apropiaba de una enmienda socialista, la

hacía suya, la defendía y votaba a su favor por obra y gracia del consenso.

UCD, que había votado contrariamente al PSOE, en la Comisión Constitucional, y a

favor de la enmienda que logró aprobar entonces el PSI, arrebató prácticamente

el voto particular socialista que suponía la vuelta al texto del Congreso y lo

aprobó «al alimón» con su aliado.

Al senador del PSI, Manuel Villar Arregui, no le quedó otra opción que exclamar:

«Lo que se ha contemplado esta tarde aquí supera lo imaginable y demuestra hasta

qué punto se está fraguando el consenso. El consenso a que han llegado los dos

grupos mayoritarios es como una película de televisión por capítulos. Los de

televísión,. que en este caso son los de UCD y PSOE, ya han visto el final,

mientras que los televidentes, que somos las minorías, tenemos que ir

capítulo por capítulo para ver el final.»

Muy bien atado

Las afirmaciones del senador Villar Arregui en el Pleno de la Cámara Alta, de

ayer, parecían ser una premonición Tampoco la retirada de numerosos votos

particulares de senadores al dictamen Los en otro tiempo famosos Carlos Ollero»

Luis Sánchez Agesta y hasta el mismísimo Fidel Carazo, retiraron un gran

contingente. Este último llegó a afirmar en la sesión consumada de ayer: «Retiro

mis sesenta y cinco votos particulares de enmienda y que se apruebe desde ahora

mismo la Constitución con mi voto en contra.»

Los mismos senadores socialistas, en los pasillos del Senado, afirmaban que

«empezaba a hacer efecto el consenso». El artículo 9 se cambió por el 10 y el

antiguo 25 (en la redacción del dictamen, el 27), para contentar a UCD sobre el

tema de la enseñanza religiosa y otras modificaciones.

Ni la Iglesia católica pudo ser ayer «rescatada» de lo «profano» por senadores

católicos y se mantuvo inclusa en el articulado. (Se recoge en el artículo 15

del Pleno del Congreso y en su correspondiente 16 de la Comisión Constitucional,

ahora aprobado por el Pleno.) El artículo, en su apartado tres, quedó incólume:

«Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad

española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia

católica y demás confesiones.»

Solamente se enmendaron dos artículos, el 4 y el 9, del total de 13 debatidos y

aprobados. En el cuarto se añadió un leve añadido propuesto por el senador

independiente Justino de Azcárate en torno al escudo español: «Una ley especial

determinará la composición y características del escudo oficial del Estado

español.» Fue aprobada en masa: 189 a favor, ninguno en contra y ocho

abstenciones.

El artículo 9 enmendado, vuelve la redacción al texto del Congreso a cambio de

no tocar el 10 y la concesión del célebre artículo «anteriormente inconsensuado»

de la enseñanza.

Y van más allá

PSOE y UCD llegaron prácticamente a un acuerdo general del texto que saldrá

aprobado en el Señado, con las modificaciones oportunamente pactadas, que

hicieron blanco el pasado martes y, según Europa Press —de fuentes solventes—

los dos partidos mayoritarios han avanzado en el estudio de los temas que habrán

de discutirse en la comisión CongresoSenado. Si bien la citada agencia indica

que no se ha llegado a algún acuerdo sobre la disposición adicional relativa a

los fueros vascos y otros temas: título preliminar, Tribunal Constitucional,

organización de la Justicia, competencias del Senado y las enmiendas que

Introdujeron, «muy a pesar del PSOE», los senadores centristas Alberto Bailarín

Marcial (sobre la decisión de la provincia a someterse o no al estatuto de

autonomía), Ricardo de la Cierva (tema de las instituciones culturales en las

comunidades autónomas) y otras como la defendida por Cecilio Valverde.

No obstante, fuentes socialistas mostraron a D16 la cara optimista del consenso

e indicaron que parte de estos apartados enmendados no revisten ninguna

problemática.

Reuniones en Castellana, 3

Puentes solventes indicaron que el consenso se fraguó en las reuniones que,

hasta altas horas de la madrugada, mantuvieron el PSOE y UCD el jueves y viernes

pasados en Castellana, 3, sede de la Vicepresidenda del Gobierno. A dichas

reuniones asistieron por parte de UCD el vicepresidente del Gobierno y ministro

de Economía, Fernando Abril Martorell; el ministro de Justicia, Landelíno

Lavilla Alsina; los portavoces del Congreso y del Senado del partido, José Pedro

Pérez Llorca y Antonio Jiménez Blanco, así como el coordinador general del

partido gubernamental, Rafael AriasSalgado, y Osear Alzaga.

Por parte del PSOE asistieron Alfonso Guerra y Gregorio Peces-Barba, dirigentes

del Partido Socialista en el Congreso; Francisco Ramos, portavoz socialista en

el Senado, y el diputado vasco y consejero del Interior del CGV José María

Benegas, si bien este ultimo, según Europa Press, no asistió el viernes pasado

por no encontrarse en Madrid.

Los asistentes centristas forman parte de un grupo «director» para encauzar los

debates constitucionales, donde el portavoz de UCD, Antonio Jiménez Blanco,

consulta a cada paso con los máximos dirigentes del partido gubernamental.

Un Pleno sin fuerza

Desde el artículo 3, el Pleno del Senado se vio sin fuerza para enfrentar

enmiendas contrarias al pacto PSOEUCD. En esto artículo, tanto el senador vasco

Gregorio Monreal como Rosendo Audet, que quisieron expresar en la Constitución

la cooficiliadad de las lenguas de las nacionalidades, fueron derrotados por

abrumadora mayoría,

Los artículos 5, 6, y 7, también fueron aprobados sin debate. Tampoco consiguió

nada positivo el senador vasco Juan María Bandrés sobre supresión del artículo

8.

Sólo la enmienda de Azcárate, añadiendo un apartado al articulo 4, salió

adelante, con la ayuda del PSOE y UCD. Azcárate señaló que se trataba de hacer

un «escudo que simbolice la libertad y la paz de España, olvidando todos los

rencores y rencillas pasadas». El vasco Juan María Bandrés tomó la palabra para

decir que «la bandera de España es un símbolo a la represión, por lo menos

durante cuarenta años, y pidió que la bandera vasca, la ikurriña, aparezca junto

a la bandera de España sólo cuando la unión sea real.

El senador Xirinacs, que al artículo 15 pedia la abolición total de la pena de

muerte, encajó la derrota, El defensor del dictamen, el senador de UCD, Antonio

Escudero, indicó que la enmienda del catalán era "una saludable utopía".

"Votaríamos a favor si pensáramos que con ella se pudiera conseguir algo. Yo si

pudiera pediría la abolición de la guerra", indicó Escudero. El dictamen,

conforme al texto de la Comisión Constitucional, fue aprobado por 163 a favor.

En el artículo 16, senadores católicos, como Manuel Villar Arregui, e incluso

Juan María Bandrés, que se definió como "católico practicante", no pudieron

rescatar a la Iglesia del texto constitucional. Y ni mucho menos fue aprobado el

derecho a la objeción de conciencia, contemplado genéricamente.

 

< Volver