La campaña constitucional. 
 Sigue la marejada episcopal sobre la Constitución  :   
 Discrepancias en los medios eclesiásticos en torno a la pastoral del primado. 
 ABC.    02/12/1978.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

ABC. SÁBADO, 2 DE DICIEMBRE DE 1978.

LA CAMPAÑA CONSTITUCIONAL

SIGUE LA MAREJADA EPISCOPAL SOBRE LA CONSTITUCIÓN

Discrepancias en los medios eclesiásticos en torno a la pastoral del primado

Madrid. (De nuestros corresponsales y agencias.) La pastoral del arzobispo de

Toledo, cardenal González Martín, continúa produciendo discrepancias en medios

eclesiásticos. Especialmente los temas relativos a la enseñanza, así como los

valores morales contemplados en el texto constitucional, centran documentos y

comunidades de diversos obispos, que, en síntesis, reproducimos a continuación.

- MONSEÑOR PALENZUELA (Segovia): «La Iglesia no impone el no»

«Desde la misión de la Iglesia, los obispos consideran que no se dan motivos

determinantes para que indiquemos o prohibamos a los fieles una forma de voto de

terminada», ha manifestado el obispo de Segovia, Antonio Palenzuela Velázquez.

«Es decir, que desde la iluminación de la fe de los asuntos políticos y

temporales, los obispos consideramos que no hay ningún motivo para que estén

obligados los creyentes a votar «sí» o a votar «no» a la Constitución. Cada uno

debe de aplicar en conciencia ciertos criterios junto a sus legítimas

preferencias políticas con la conciencia de que la Iglesia respeta su acción,

sea afirmativa, negativa o de abstención.»

«Una Constitución se justifica moralmente si salva globalmente las exigencias

que ofrezcan una base idónea para la convivencia civilizada de los ciudadanos,

partidos y fuerzas sociales; que garantice suficientemente el ejercicio de los

derechos humanos, de las libertades publicas y de los deberes cívicos, y que

respete los valores espirituales del votante, en nuestro caso la libertad

religiosa y los principios cristianos.»

Monseñor Palenzuela dijo también que a través de la difusión de estampas o

carteles con motivos religiosos «se ha hecho creer a los fieles que la Iglesia

Impone necesariamente el dar el "no", y no me parece mal que alguien, por

motivos religiosos, de su "no" a la Constitución, pero que tenga en cuenta que

no lo hace forzado por la autoridad de Iglesia, sino que el voto lo dará

teniendo a la vista su propia conciencia y sus opiniones políticas, muy

respetables».

- MONSEÑOR PEINADO (Jaén): «Apoyo a la Conferencia Episcopal»

«No hay en materia religiosa ninguna razón para votar ni "sí" ni "no"», ha

manifestado Miguel Peinado, obispo de la diócesis de Jaén.

Él prelado jiennense pronunció estas palabras en respuesta a una interpelación

formulada en un coloquio que siguió a la conferencia que monseñor Peinado ha

pronunciado en la Semana de Pastoral Sanitaria sobre la postura de los obispos

en relación con el próximo referéndum constitucional y en la que el obispo

contestó que se remitía a la nota hecha pública por la Conferencia Episcopal

Española.

La primera autoridad religiosa de la diócesis añadió que «cualquier cristiano

puede pensar y votar cualquier opción, porque tanto la una como la otra están en

igual cercanía al Evangelio».

«Existe, pues, para el cristiano -continuo- una absoluta libertad de conciencia

en este aspecto.»

- MONSEÑOR FRANCO (Tenerife): Duras críticas al texto

constitucional

Tras analizar el texto constitucional y someterlo a críticas, el obispo de

Tenerife, monseñor Luis Franco Gascón, recomienda en una larga pastoral a sus

feligreses que voten con conciencia recta y libremente.

Pese a que en ningún momento el obispo solicita de forma expresa el «no» a la

Constitución, rechaza enérgicamente muchos aspectos del articulado y pide a los

católicos que cumplan con el deber cívico de votar.

Monseñor Franco Cascón señala que «es evidente que como católicos no podemos dar

un voto que contradiga las exigencias de nuestra fe; no podemos aprobar con

nuestro voto lo que desaprueba nuestra fe, no podemos transigir, ilusionados por

el señuelo de una convivencia pacífica con la negación o transgresión de los

derechos de Dios, defendidos por nuestra fe defendidos por nuestra religión».

Al referirse a la confesionalidad del Estado, el obispo indina que la

Constitución propone un Estado aconfesional «a pesar del peso histórico de

España en esta cuestión; a pesar de la ejemplaridad de muchas constituciones de

Estados modernos, cristianos y no cristianos, que son confesionales», y añade

que «no está la aconfesionalidad del Estado, consignada en esta Constitución, en

armonía con la doctrina de la Iglesia, con la recia razón ni con el hecho

histórico de la mayoría de los pueblos que la rechazan».

- MONSEÑOR GEA (Ibiza): «La Constitución, obra de los

ciudadanos»

El obispo de Ibiza, monseñor Gea Escolano ha publicado en «Diario de Ibiza» un

interesante artículo bajo el título «El católico ante la Constitución». El

artículodocumento ha sido muy bien reribido en los diferentes ambientes de la

isla. Escribe el obispo de Ibiza: «Desde la perspectiva cristiana como desde

cualquier otra, cierto que se podría perfeccionar. Hay alguna laguna sobre todo

en cuestiones importantes, como la familia y la enseñanza. El pleno del

episcopado ya ha señalado este extremo, asumiendo la declaración que en su día

publicó la Comisión Permanente del mismo.» Continua en su artículo monseñor Gea:

«De cara a la orientación que los católicos como tales debemos dar a nuestro

voto hay que hacer notar que en esto como en todo hemos de actuar en coherencia

con nuestra fe y que la Constitución no la hacemos los católicos, sino los

ciudadanos. Y el ciudadano católico, al actuar en política, deberá procurar que

las leyes posibiliten el ejercicio en libertad de sus propias convicciones

religiosas y morales, debería oponerse a la misma».

- MONSEÑOR YANES (Zaragoza): «No es una Constitución atea»

Monseñor Yanes, arzobispo de Zaragoza, ha hecho unas declaraciones en las que

mantiene que, aunque en el texto constitucional español no se menciona el nombre

de Dios, como en otros muchos, de ningún modo se puede decir que sea una

Constitución atea, ya que en ninguno de sus artículos se niega tampoco a Dios.

«Pienso que esto para un país como España es un fallo», especifica sobre este

aspecto el arzobispo de Zaragoza y presidente de la Comisión Episcopal de

Enseñanza y Catequesis en las declaraciones hechas a la revista «Iglesia en

Zaragoza», que aparecerán en el número del próximo día 3 de diciembre.

En cuanto a la postura de la Iglesia respecto a la alternativa que ahora se

ofrece al país, monseñor Elias Yanes recuerda que la proclamación que la Iglesia

viene haciendo en sus documentos en favor de los derechos humanos y de la

participación de los ciudadanos en la vida pública, sólo es viable en un régimen

democrático.

 

< Volver