Autor: Ibáñez, Juan G.. 
 Encuesta D16. 
 No hay acuerdo sobre el calendario político     
 
 Diario 16.    08/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 34. 

Encuesta D16

No hay acuerdo sobre el calendario político

Juan G. ibáñez

MADRiD, 8 (Dio).-Los principales partidos que defendieron la aprobación de la

Constitución divergen en sus opiniones sobre el calendario político más

conveniente para los próximos meses, cuando faltan menos de tres semanas para

que Adolfo Suárez pueda solicitar en el Parlamento la investidura como primer

presidente constitucional, o disolver las Cortes y convocar elecciones

generales.

Doce horas después de que se conocieran los últimos resultados del referéndum

constitucional, D16 realizó un sondeo entre media docena de fuerzas políticas -

UCD, PSOE, AP, PCE, ORT y PTE- para conocer sus opiniones ante el dilema voto de

investidura disolución de las Cortes, las condiciones de apoyo en el caso de una

investidura y la prioridad entre elecciones legislativas y elecciones

municipales.

UCD: Suárez proveerá

Un portavoz autorizado de la Unión de Centro De mocrático manifestó a D16 la

imposibilidad de dar una respuesta concreta a cada pregunta, ya que implicaría

adelantar la decisión del presidente del Gobierno, que también lo es del

partido, y a quien corresponde la «exclusiva responsabilidad» de la elección.

«Lo único que podemos decir como partido en el poder -añadió el portavoz

autorizado- es que el presidente tomará su decisión en el tiempo y forma que

establece la Constitución. Y ese tiempo todavía no ha llegado.»

Adolfo Suárez admitió el miércoles, cuando acudía a votar, que ya tiene

prácticamente tomada la decisión, pero advirtió que sería poco responsable

divulgarla antes de la aprobación de la Constitución, y sobre todo fuera del

plazo que la flamante «ley de leyes» establece.

Solana: A las urnas

Javier Solana, secretario de información del Partido Socialista Obrero Español,

ratificó la opinión socialista de propugnar la disolución de las Cortes y la

convocatoria de elecciones legislativas.

Solana declaró a D16 que para manifestar con rigor si el Partido Socialista

apoyará la investidura de Adolfo Suárez como primer

presidente constitucional es .indispensable conocer el programa político,

económico y social quf presentará para solicitar el voto favorable de los grupos

parlamentarios.

«De todas formas --según Solana-, no parece probable que el grupo parlamentario

socialista conceda su voto positivo al nctual presidente del Gobierno.»

Solana declaró a D16 que el PSOE mantiene la tesis de que las elecciones

municipales deben celebrarse antes que las generales. «Las legislativas -agregó-

deberán celebrarse al tiempo que las municipales o después de éstas, pero nunca

después del mes de junio de 1979.»

El secretario de información del PSOE recordó que el Partido Socialista de

Euskadi presentó no hace mucho un plan de pacificación para el País Vasco, que

fue asumido por la dirección general del primer partido 6e la oposición.

Fraga: Acelerar las autonomías

Manuel Fraga, secretario general de Alianza Popular, se mostró partidario de

acelerar el proceso autonómico para facilitar la normalización de la vida

política y ciudadana en el País Vasco. Entre las condiciones indispensables para

conseguirlo, el dirigente derechista señaló también «el restablecimiento de la

seguridad en el territorio y actuar con

responsabilidad todas las fuerzas políticas no revolucionarias».

Fraga declaró a D16 que su partido «ha propuesto y mantiene que debe investirse

un Gobierno neutral, de grandes personalidades no vinculadas con partidos, para

convocar elecciones generales cuanto antes».

Respecto a un posible apoyo aliancista para que Suárez obtenga la investidura,

declaró que «el Grupo Parlamentario resolverá su actitud en su momento, pero

usted juzgará nuestra probable acti tud por la enérgica oposición que venimos

manteniendo. Sólo apo y a r emos, en todo caso, un Gobierno que haga unas

elecciones limpias cuanto antes».

«Alianza Popular -aseguró Fraga a D16- propugna la celebración simultánea de

todas las elecciones, que es lo que quiere decir elecciones generales.»

Tamames:

Condiciones

a Suárez

Ramón Tamames, de la ejecutiva del Partido Comunista, se inclinó por la

investidura del p r e s i dente del Gobierno, ya que éste, para obtener apoyo

parlamentario, deberá presentar un programa de Gobierno a las Cámaras,

Para que dicho programa obtuviera el apoyo comunista, declaró Tamaraes a D16,

debería tener un carácter decididamente progresista para resolver los

principales problemas que, a juicio del PCE, tiene planteados el país: la crisis

económica; desarrollo legislativo de los principios constitucionales; desarrollo

de las autonomías, y ..

Tamames subrayó la conveniencia de negociar un programa progresista de Gobierno

entre UCD, PSOE y PCE para afrontar los problemas más angustiosos. El líder

comunista consideró prioritaria la celebración de elecciones municipales, «ya

que el planteamiento de adelantar las legislativas a las municipales es

contrario a los intereses generales del país».

Según el diputado comunista, «la UCD quiere hacer

las municipales desde el poder», cuando en realidad la renovación de los

Ayuntamientos por nuevas corporaciones elegidas democráticamente influirá

positivamente en la gente, que percibirá de este modo el cambio político

producido en el país.

En caso de que se llega ra a un acuerdo entre los partidos mayoritarios para

conducir la política española en los próximos meses, manifestó a D16. no

supondría obstáculo alguno el mantenimiento del pacto para la celebración de

elecciones generales y el consiguiente cambio de Gobierno.

Sanroma: Municipales y generales

José Sanroma, secretario general de la Organización Revolucionaria de

Trabajadores, manifestó que «son necesarias elecciones municipales en el plazo

legalmente ya previsto. Después, en breve plazo, y también dentro de 1979,

elecciones generales»,

«Las primeras -añadió Sanroma- tienen el objetivo de llevar la democracia a los

Ayuntamientos, que se encuentran en una situación caótica e insostenible. Las

segundas, las elecciones generales, a celebrar más tarde, son la única vía para

conseguir un Parlamento más representativo que el actual, con mayor

participación de las fuerzas de izquierda y con la presencia de la Organización

Revolucionaria de Trabajadores.»

García Castro:

Gobierno UCD-PSOE

Eladio García Castro, secretario general del Partido del Trabajo de

España, descartó, «de momento la posibilidad de unas nuevas elecciones

generales, que contribuirían a crear un clima de vacío de poder en una situación

en extremo delicada como la actual», por lo que las fuerzas políticas

democráticas deben apoyar un Gobierno de coalición UCD-PSOE.

Según el secretario general del PTE, ésta es la segunda de las opciones que se

le presenta al presidente del Gobierno, ya que la otra es la formación de «un

Gobierno duro, con la inclusión de la derecha semigolpista de Fraga, cuyo

objetivo seria restringir el marco de los derechos democráticos e imponer un

pacto social con condiciones verdaderamente leoninas para los trabajadores».

El Partido del Trabajo apoyaría un Gobierno de coalición de centristas y

socialistas en caso de que abordara un programa dirigido a resolver los

problemas políticos planteados, especialmente en Euskadi y a erradicar el

terrorismo y el golpismo.

Zavala: Disolución del Parlamento

José María Zavala, secretario general del Partido Carlista, consideró

prioritaria «la disolución de las Cámaras y la con-vocatoria de elecciones

generales dentro del plazo que se prevé, agotándolo al máximo para dar lugar a

las municipales con antelación».

Antes de la celebración de las elecciones municipales se debe rectificar la ley

de 17 de julio de este año, sobre elecciones locales, «para que la participación

sea del pueblo, a través de candidaturas de interés local y no de candidaturas

de partidos».

Según el dirigente car lista, se debe constituir una Cámara socio-económica,

donde los sindicatos y la patronal «puedan dirimir y pactar toda la política

económica que el Parlamento recoja como propuesta».

 

< Volver