Referéndum. 
 Numerosas denuncias en la junta electoral de Vizcaya  :   
 Se destaca que muchos miembros de mesas profirieron insultos contra los electores. 
 ABC.    09/12/1978.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

NUMEROSAS DENUNCIAS EN LA JUNTA ELECTORAL DE VIZCAYA

Se destaca que muchos miembros de mesas profirieron insultos contra los

electores

Bilbao, 8. (Logos.) La Junta Electoral de Vizcaya ha recibido numerosas

denuncias, destacando varios insultos proferidos por miembros de mesas contra

electores, subrayando, asimismo, que el referéndum ha puesto de manifiesto la

deficiente organización material en esta provincia.

Según dicho informe, la celebración del referéndum ha demostrado la «malísima

organización material» que ha existido en esta provincia, según informaciones de

la Junta Electoral de zona. Además de los cientos de casos que tuvieron que

hacer frente durante la votación, de los que la Junta solucionó buena parte, la

sede de dicha Junta registró un movimiento continuo de vecinos que exponían sus

casos y protestaban de incidentes.

De todo ello se desprende que, a pocas horas del referéndum, está claro que la

elaboración de los censos ha sido muy deficiente, lo que ha contribuido a una

mayor abstención de la que hubiera habido de forma natural. Parte de la mala

organización estuvo motivada por la escasez de personal dedicado al tema

electoral. Desde el mes de mayo, en que comenzaron las rectificaciones de los

censos, hasta octubre, en que el trabajo se centró en el trámite de la votación,

algunos funcionarios de la Administración Pública han tenido que trabajar sin

ningún tipo de remuneración hasta más de trescientas horas extraordinarias.

También se han registrado negligencias en las adecuaciones a los censos del

pasado año.

El referéndum ha demostrado la indiferencia de muchos ciudadanos hacia su

situación en los. censos: desde difuntos que no fueron dados de baja a cambios

de domicilios sin comunicar y otros, El hecho es que la mecánica electoral ha

sido dificultada por muchos de estos casos. También ha habido presidentes de

mesa doblemente elegidos en dos barrios o localidades y personas que no

comparecieron en sus puestos de interventores por haber fallecido.

Aunque de modo informal, ya que hasta ahora no se han registrado denuncias

oficiales, ha proseguido la casuística de quienes vieron impedido su derecho a

votar por ligerisimas diferencias entre sus apellidos y lo que constaba en las

listas. Familias de cuatro hermanos que presentaron su caso por haber recibido

insultos por miembros de las mesas.

Dos mesas han sido impugnadas en esta provincia: la del barrio bilbaíno de

Arangoiti y una de Munguía. En la primera, según información de la coalición

electoral de Euzkadico Ezkerra, que propugnaba la abstención, se subraya que

votaron 38 personas mayores de dieciocho años que no figuraban en el censo.

Un policía municipal que trató de votar en Munguía provisto de su arma de fuego

reglamentaria fue advertido por un miembro del Partido Nacionalista Vasco de que

no podía votar. El agente, durante cuarenta minutos, permaneció en los

alrededores de la mesa, impidiendo el voto al resto de los ciudadanos. El

interventor fue citado en el Juzgado y la mesa ha sido impugnada.

 

< Volver