Autor: Fernández-Rúa Plasencia, José María . 
   Relevante papel de los senadores reales     
 
 ABC.    06/12/1981.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Relevante papel de los senadores reales

MADRID. El 3l de octubre de 1978, el Pleno del Senado, bajo la presidencia de

Antonio Fontén, daba su conformidad al proyecto de Constitución elaborado por la

Comisión Mixta de ambas Cámaras legislativas, donde se salvaron las disparidades

existentes entre los textos dictaminados por el Congreso y por el Senado. La

Constitución fue aprobada en el Palacio de la plaza de la Marina Española por

226 votos afirmativos, cinco en contra y ocho abstenciones. Hubo nueve

ausencias.

Se cerraba así un dilatado proceso de discusiones, pactos y graves situaciones

entre los distintos partidos políticos con representación parlamentaria en la

Cámara Alta. Los derechos históricos de los territorios forales y el término

«nacionalidades», así como el articulo que se refiere a la libertad de

enseñanza, (ueron algunos de los que motivaron los enfrenamientos. Dos meses y

medio antes -el l8 de agosto- el proyecto remitido por el Congreso comenzó a ser

estudiado en la Comisión Constitucional del Senado, bajo la acertada y benévola

presidencia del entonces senador socialista por Avila José Federico de Carvajal.

Los senadores por designación real -hay que decirlo- tuvieron un relevante papel

en las discusiones constitucionales. Al poco de iniciarse la primera sesión de

la Comisión, y después de que fuera rechazada la enmienda a la totalidad

suscrita por ei pintoresco Luis María Xirinachs, el académico Camilo José Cela

conseguía introducir una de sus enmiendas en el texto remitido por el Congreso,

con la ayuda de los senadores centristas. También el profesor Carlos Ollero

alteró sustanciatmente determinados preceptos del proyecto, aunque volvieron a

su redacción primitiva -la mayor parte de ellos- en la Comisión Mixta de ambas

Cámaras.

Durante los debates los socialistas amenazaron en más de una ocasión con

«reconsiderar su postura» ante tas enmiendas de la UCD a ciertos artículos del

título VIII, enmendados con éxito por los senadores centristas Ricardo de la

Cierva, Cecilio Valverde y Alberto Bailarín. El acuerdo constitucional estuvo a

punto de escindirse y sólo la entrevista que mantuvo Felipe González con Antonio

Fontán -entre otras conversaciones a «gran altura»- impidió la ruptura.

Las aguas volvieron a su cauce, sin más traumas, en la Comisión Constitucional.

Sin embargo, los senadores vascos estuvieron ausentes en diversas sesiones y sus

votos M manifestaron en contra o, simplemente, en abstenciones y ausencias

premeditadas a la hora de la votación final en el Pleno -José M.ª FERNANDEZ-RUA.

 

< Volver