Autor: Soriano, Manuel. 
 Las constituyentes de 1978. Sólo Silva y Letamendia votaron en contra. 
 Aprobada la Constitución     
 
 Diario 16.    22/07/1978.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 71. 

las constituyentes de 1978

Por amplia mayoría el Pleno del Congreso de los Diputados aprobó ayer el

proyecto de Constitución democrática, acogiéndose la efeméride con una gran

ovación de toda la Cámara. 258 votos a favor sumaron centristas, socialistas,

comunistas y nacionalistas catalanes, frente a dos solitarios en contra, de

Federico Silva Muñoz y Francisco Letamendia, y 14. abstenciones, del grupo en

bloque de Alianza Popular, y los republicanos catalanes Heribert Barrera y

Joaquín Arana. Los diputados del PNV abandonaron poco antes el hemiciclo,

dejando en suspenso su pronunciamiento definitivo hasta el trámite del Senado.

Los nacionalistas vascos consiguieron parte de sus aspiraciones. Informa, Manuel

Soriano,

Sólo Silva y Letamendia votaron en contra

Aprobada la Constitución

A las siete y veinte de la tarde de ayer, el presidente del Congreso de los

Diputados, Fernando Alvarez de Miranda (UCD) declaró aprobado el proyecto de

Constitución democrática elaborado por la Cámara Baja.

Por unos minutos, los legítimos representantes del pueblo español se olvidaron,

de la tremenda tensión de la jornada de ayer, emborrachándose de satisfacción al

ver culminado el principal trabajo para el que fueron elegidos.

La sentencia del presidente fue acogida con una larga y vibrante ovación de los

diputados y miembros del Gobierno puestos en pie. No asistían ni el presidente

ni el vicepresidente segundo del Gobierno. Los parlamentarios se felicitaban

mutuamente.

La votación a la totalidad del proyecto de Constitución democrática se realizó

con solemnidad. Los diputados, por filas, iban poniéndose de pie el emitir su

voto; 258 se contabilizaron a favor; dos, en contra, y 14 abstenciones.

Los votos negativos fueron del ex ministro de Franco Federico Silva Muñoz (AP) y

de Francisco Letamendia, de la coalición abertzale Euskadiko Ezkerra. Si la

actitud de este ultimo se esperaba, la del aliancista cogió de tal sorpresa qué

al levantarse su nombre resonó en todo el hemiciclo.

Las abstenciones fueron del grupo en bloque de AP, que registró algunas

ausencias, como la de Gregorio López Bravo y Gonzalo Fernández de la Mora,

también ex ministros de Franco. Igualmente se abstuvieron los republicanos

catalanes Heribert Barrera y Joaquín Arana, integrados en el grupo mixto.

El PNV espera

Los diputados del Partido Nacionalista Vasco habían abandonado el hemiciclo poco

antes. Según explicó Xabier Arzallus, la actitud de este .partido frente al

pronunciamiento sobre la Constitución es de espera. Ayer no quisieron prejuzgar

ningún voto, ni el favorable, ni el contrario, ni la abstención. Esperan hasta

que el Senado dictamine el proyecto para dar su voto definitivo. Por el momento

mantienen reservas al texto, al no aceptarse algunas de sus exigencias, en

relación con los derechos forales del País Vasco.

Coreada la derogación franquista

Minutos antes de votarse la totalidad del proyecto, se votó la disposición

derogatoria por la que que dan sin efectos todas las leyes fundamentales del

anterior régimen. El portavoz socialista, Gregorio Peces-Barba, pidió que el

secretarlo de la Cámara leyera la disposición, acogiéndose a que se había

introducido una modificación, por la cual quedan derogadas también las normas

abolitorias de los derechos forales.

La intención de la petición de esa formalidad en seguida fue adivinada. La

izquierda se permitió, con corrección, corear la derogación de las leyes

fundamentales franquistas. Cuando el secretario iba enumerando cada una de

ellas, socialistas y comunistas decían: «Bien», en tono suave, pero

sensiblemente perceptible. Los diputados de UCD y el Gobierno acogieron con son

risas esta actitud, mientras que los parlamentarios de AP se mantenían serios.

Cuando el panel de la votación de esta disposición registró 250 votos a favor,

ninguno en contra y 12 abstenciones, la Cámara prorrumpió también en una fuerte

ovación, incluidos los ministros del Gobierno presentes. Se abstuvieron de

manifestarse los aliancistas y el vasco Letamendia.

Se mejoró el texto

El Pleno del Congreso de los Diputados, que apenas modificó el texto del

proyecto de Constitución elaborado por la Comisión de la Cámara, introdujo

algunas variaciones que pueden valorarse como más progresivas.

Entre ellas, la más destacable es el reconocimiento de la mayoría de edad a los

dieciocho años, tanto a efectos políticos como civiles (artículo 11). Y el

derecho de asilo político a los extranjeros, Se modificó en contra del criterio

de la izquierda el artículo 14, que ahora hace más estrecha la posibilidad de

despenalizar el aborto. Positivamente se enmendó el artículo 19, garantizando el

control parlamentario de los medios de comunicación social del Estado.

Otra Importante modificación, aprobada por el Pleno ayer mismo, es la del

apartado 2 del artículo 144, por la que el Estado podrá transferir, y no sólo

delegar, como decía originariamente el texto, facultades de su titularidad.

Finalmente, se enmendó la disposición derogatoria, introduciendo un párrafo

referido a las disposiciones que abolieron los derechos forales del País Vasco.

Se introdujo un nuevo texto como preámbulo.

La tónica de los debates, iniciados el 5 de junio y desarrollados en sesiones de

mañana y tarde en días hábiles,. fue el mantenimiento del pacto constitucional

contraído entre el Gobierno y la oposición, con cierta automarginación en

algunos temas de Alianza Popular y la lucha del Partido Nacionalista Vasco para

que se recogieran sus exigencias.

Al Senado

El proyecto de Constitución tiene que pasar ahora el trámite del Senado. Según

declaró ayer a D16 su presidente, Antonio Fontán, se espera que la Cámara Alta

dictamine el texto en las primeras semanas de septiembre.

Después de que el «Boletín Oficial» publique el texto aprobado por al Congreso,

transcurrirán diez días para la presentación de enmiendas por parte de los´

senadores. Después se debatirá en una comisión, que hará las veces de ponencia

y, finalmente, el proyecto pasará al Pleno de la Cámara Alta. No se espera que

sufra importantes modificaciones, por lo que puede afirmarse que lo

aprobado ayer en el Pleno del Congreso es casi la futura Constitución

democrática de los españoles.

 

< Volver