Autor: Urbano, Pilar. 
   Ya no habrá dos Españas     
 
 ABC.    01/11/1978.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

8 PAG. 7.

YA NO HABRÁ DOS ESPAÑAS

Si en las vísperas, la metralla criminal se escondía bajo el remite anónimo de

la cobardía, ayer, en el Senado y en el Congreso, «los padres de la

Constitución» daban su rostro, su voz y su nombre a cada sí, a cada no. a cada

abstención, en la solemne liturgia del voto nominal.

Asistimos, como dijo Felipe González, a un «alumbramiento». Y ya se sabe, «no

hay parto sin dolor». Desde el «rostrum» los oradores hicieron repetidas

memorias del terrorismo cruento que nos lacera y que trata de hostilizar,

pertrechado en antifaces, ¿quién sabe de qué signo?, el hecho luminoso de que

España sea un pueblo soberano y uno. Y afirmaron que «ya no hay dos Españas».

-UN SI Y UN NO CLAMOROSOS

Letamendía, con «pullover» desastrado, cruzado de brazos sobre el respaldo del

escaño de reinante, montó su «número» cantestatario, lanzando un estentóreo,

«no», casi un rugido, a la hora de votar, tamborileando con los nudillos y

gritando «¡¡mal, muy mal!!» a las palabras de su paisano Arzallus. Después

abandonaría el hemiciclo «Me voy -dijo en pasillos- porque en Éuzcadi tengo

mucho que hacer.» «He votado no porque esta Constitución es antivasca. Y en

cuanto al P.N.V. ya no son nacionalistass. Quizá sean neocarlistas vascos.»

Los «flashes» simultáneos de los fotógrafos, disparados cuando a su tiempo

votaban Suárez y Carrillo, apagaron el sonido de sus «síes»; en cambio Pasonaria

casi declamó el voto afirmativo con una intensidad que ya quisiera para sí Nuria

Espert. Al comentárselo, suelta una carcajada: «¡No me diga que se me ha oído

más que a los hombres... Bueno, yo no soy mujer tímida, y cuando digo que sí, lo

digo con toda mi alma.» ¡Genio y figura!

• SUAREZ GUARDO LA CARTA.

Suárez taria el discurso escrito pero cuando Felipe González empezó a recordar

al Gobierno que «o disolver Cámara o Someterse a investidura», sacó su pluma

«Dupont» de laca ámbar y empezó a garabatear un «imprompto» de respuesta.

Expectación en las tribunas curiosas de la Prensa. Después.... desilusión;

Suárez no dijo «ni el día ni la hora», «ni el que , ni el cuando.» Un

periodistam, al salir le interpeló: «Presidente, ¿me he distraido, por un

casual, cuando usted decía "la fecha" de las elecciones generales?» Suárez le

palmotea en la espalda: «No, no la he dicho, Esa se sabrá, a su tiempo. No voy a

desvelarte a ti lo que lo que he callado ahí en el hemiciclo.» Y los propios

diputados de su aprisco conjeturaban en el bar del Congreso, «¿Aguardará a tener

más datos sobre el electorado posible?, ¿esperará a tener más triumfos "reales"

en las manos?» Ha «volado» la ilusión del premio Nobel, porque Cárter jugó

fuerte para pinchar el globo. Ahora Suárez tendrá que capitalizar en otros

campos: algo espectacular en la redención del paro, en la solución del

terrorismo... O -apunta servidora con timidez- un relumbre de «ábrete, Sésamo,

Europa», que al fin y al cabo ésa va a ser la musiquilla electoral de U. C. D.:

«por una España europea, occidental y libre».

- EL «PUZZLE» DE ALIANZA

Fraga y siete más (entre ellos los dos López Bravo y Rodó) dijeron «sí»

y «apostaron por la esperanza». Su junta Nacional opuso el «pero...» de los

recelos sobre la Constitución. Me acerco a Mendizabal, Jarabo y Martínez

Emperador antes de empezar el Pleno. Me dicen que votarán en contra porque la

gran mayoría de sus electores en Vizcaya, Valencia y Madrid, respectivamente,

«están por el no». Y me muestran un fajo de telegramas... Licinto y otros dos

lavaron, con la abstención, sus escrúpulos de conciencia..-Pilar Urbano.

 

< Volver