El dilema del momento. 
 ¿Investidura o elecciones generales?     
 
 ABC.    05/12/1978.  Página:  17,19,24,25,27. (Sección EspecialColoquios en ABC. Páginas: 5. Párrafos: 127. 

El dilema del momento

¿INVESTIDURA O ELECCIONES GENERALES?

En estos momentos en que el pueblo español tiene centrada su atención en el

próximo Referéndum constitucional y medita sobre la respuesta que, en

conciencia, va a dar a la pregunta que se le formula, a la clase política la

encontramos sumida en torno a otro dilema, que tiene también indudable

trascendencia general: ¿Investidura o elecciones generales? Es decir, en el

supuesto de que la Constitución sea refrendada por el pueblo, ¿qué va a pasar?

Según ha quedado claramente expresado en el texto constitucional, sólo puede

ocurrir una de estas dos cosas:

El presidente Suárez presenta su dimisión al Rey y bien él mismo —en el caso de

recibir del Soberano ese cometido— o el candidato que, en su lugar, sea

designado por el Monarca, comparece ante el Congreso de los Diputados para

exponer el programa político del Gobierno que pretende formar y obtiene o no la

confianza de la Cámara. (Voto de Investidura.)

El presidente del Gobierno, previa deliberación del Consejo de Ministros y ´bajo

su exclusiva responsabilidad´, propone la disolución del Congreso, del Senado o

de las Cortes Generales, que será decretada por el Rey, y fija la fecha para las

nuevas elecciones generales.

Para darnos sus impresiones sobre un tema de tanta actualidad, acudieron a

nuestro "Coloquio en ABC" cinco destacados y representativos diputados:

• Don José Pedro Pérez Llorca, portavoz de U.C.D.

• Don Gregorio Peces-Barba, portavoz del P.S.O.E.

• Don Manuel Fraga Iribarne, portavoz de A.P.

• Don Ramón Tamames Gómez, portavoz del P.C.E.

• Don Jordi Pujol Soley, portavoz de Convergencia Democrática de Cataluña.

Moderador: don Luis Sánchez Agesta, senador de designación regia, que hizo

alarde de ponderación y equilibrio.

El coloquio duró dos horas. Fue todo un extraordinario ejemplo de confrontación

responsable de ideas, criterios, opiniones y sugerencias, sin que por ello

estuviera ausente la viveza de las réplicas o la sutileza del contraste de

pareceres. Es difícil resumir tantas cosas importantes como se dijeron. Esta

información no es más que una síntesis, forzosamente condensada, de algunas de

las ideas expuestas.

El profesor Sánchez Agesta, como moderador —tras unas palabras de cordial

salutación y expresiva gratitud del director de ABC a todos los asistentes—

anunció escuetamente el tema único del coloquio: Investidura o disolución de las

Cámaras. Pidió a los representantes de los partidos que expresaran sus razones

en favor o en contra de una de estas soluciones o, si ello fuera posible,

pusieran en juego su imaginación para tratar de encontrar una tercera vía...

Don Manuel Fraga, que fue el primero en intervenir, comenzó por señalar que no

hay una tercera solución, pero, en realidad, su propuesta fue considerada como

tal, porque entre otras cosas, dijo:

—En mi opinión, hay que hacer las dos cosas: investir primero a un Gobierno, que

debe cumplir una misión esencial y muy concreta, y una vez cumplida, convocar

las elecciones generales...

Esa misión concreta, para el señor Fraga, consiste en desarrollar dos leyes

fundamentales indispensables: la del Tribunal Constitucional y la Electoral, que

resuelva problemas tan graves como el de las incompatibilidades.

—Las elecciones para ambas Cámaras —concretó el señor Fraga— deben celebrarse

antes de junio de 1979.

En la extensa justificación de su postura, don Manuel Fraga subrayó la necesidad

de que la Constitución arraigue y de que el pueblo comprenda que es algo nuevo,

pero fundamental. Aludió a las causas que hicieron fracasar las constituciones

anteriores: promulgación en circunstancias históricas infortunadas; meter en su

articulado demasiadas cosas; sostener un excesivo número de partidos

políticos...

—Fracasaron también algunas —añadió— porque quienes las hicieron no las

respetaron. Hay que respetar lo que se dice en la Constitución. Y si algo quiere

decir lo de "devolver al pueblo la soberanía" habrá que acudir a pedir al pueblo

su opinión, en unas elecciones próximas. Porque es evidente que ha habido

cambios sustanciales en la opinión: los problemas de orden público, la crisis

económico-social, los fallos en política exterior, la división en las Fuerzas

Armadas, la evolución rápida de algunos partidos, como los comunistas pasando de

lininistas a eurocomunistas y el P.S.P. integrándose en el P.S.O.E.

Para el señor Fraga Iribarne es impoble que después de la Constitución continue

existiendo una política de consenso.

Habrá que clarificar las cosas y el mejor metodo de clarificación está en las

elecciones. El pueblo —dijo luego, refiriéndose a la necesidad de una

estabilidad económica— está cansado y desea que pase lo que tenga que pasar,

pero por las vías legales.

—Muchos españoles —dijo también— creen que el actual Gobierno no está en

situación de resolver problemas como el de las Fuerzas Armadas, el Orden Público

o el de la Economía. Hay que ir, por tanto, a unas elecciones, con un programa y

unas propuestas concretas. Mi fórmula comprende, pues —remató— las dos cosas:

Investidura de un Gobierno neutral que prepare las elecciones e, inmediatamente

después, disolución de las Cámaras...

REPLICA DE PÉREZ LLORCA.—Lógicamente las reiteradas alusiones del señor Fraga al

Gobierno motivaron que el señor Pérez Llorca, portavoz del partido

gubernamental, se apresurara a solicitar la palabra para un turno de réplica, en

el que dijo:

—Hay que reconducir el problema a los términos legales. Las opciones que abre la

disposición transitoria octava, estriban en una decisión que ha de tomar una

persona —se refería, evidentemente, al presidente del Gobierno, pero no lo

mencionó— que asume la ´responsabilidad exclusiva´ de esa decisión. Esto de la

«responsabilidad exclusiva» es una frase políticamente oportuna, que fue

introducida por la Ponencia...

El señor Pérez Llorca pareció indicar que a sugerencia del señor Fraga, pero el

señor Peces-Barba aclararía luego que la paternidad de esa enmienda corresponde

a! Grupo Socialista...

—Es evidente —insistió Pérez Llorca— que antes de que se adopte una de las dos

soluciones contenidas en la Constitución, tiene que haber una decisión del

presidente del Gobierno. Y esa decisión se tomará valorando los proes y los

contras, en función de los intereses generales del país, con la visión que de

los problemas se tiene desde la óptica de mi partido: U.C.D.

En su réplica a los argumentos del señor Fraga subrayó que a éste se le "había

olvidado", al hablar de los partidos que han tenido una evolución rápida,

incluir al suyo. Alianza Popular, cuyas transformaciones apuntó, recalcando que

"el partido del Centro ha mostrado una mayor estabilidad"... «Para Alianza

Popular —dijo— puede haber un peligro de desestabilización si no hay unas

elecciones rápidas, y por eso el señor Fraga opta por esa solución.»

En cuanto a las alusiones a la división del Ejército, afirmó:

—Se trata de un tema grave y es responsabilidad de todos no colaborar a ella.

También afirmó que desde las elecciones del 15 de junio el Gobierno ha hecho

muchas cosas relevantes, y en cuanto a la posibilidad de un Gobierno neutral que

elabore unas leyes para garantizar el juego democrático, subrayó que no hay

precedentes de situaciones normalizadas con Gobiernos neutrales. «Hay, sí,

Gobiernos presidencialistas, regios o parlamentarios. pero la solución neutral

es falsa.»

Afirmó también que, con arreglo a lo previsto por la Constitución, no existen

problemas técnicos que hagan necesaria la revisión de la ley electoral y, en

definitiva, concluyó:

—La espina dorsal de los argumentos esgrimidos por el señor Fraga no se apoya en

textos legales. Cada opción —y es normal que así sea— nace del análisis que se

haga de la situación, bajo la óptica concreta de cada partido.

El señor Fraga, en una brevísima réplica, asequró "La situación no está

normalizada. Una ley electoral no es un problema técnico. .."

DESCARTADA LA COALICIÓN U.C.D. - P.S.O.E.

En la extensa intervención del representante del P.S.O.E., señor Peces-Barba

Martínez, hubo numerosos puntos interesantes.

—El problema investidura-eleccíones generales está claramente resuelto en la

Constitución —dijo.

Recordó que hubo necesidad de ampliar la transitoria octava en la Comisión

Mixta, porque, «distinguidos profesores» hicieron de su texto primitivo un

enjuiciamiento interesado —merecedor del "suspenso"—, en virtud del cual no era

obligado para el Gobierno Suárez someterse al voto de investidura. Esto produjo

alarma en el Grupo Socialista:

—O nosotros no sabíamos leer —dijo— o, evidentemente, en el texto de la

Constitución está bien claro que una vez refrendada ésta o se recurre a la

investidura o se procede a la disolución de las Cámaras.

Como en opinión del señor Peces-Barba U.C.D. parecía tender a evitar el voto de

investidura, la Comisión Mixta dejo solucionado claramente el problema. No se

mostró partidario de una nueva ley Electoral, porque «no se podrán encontrar

criterios más objetivos que los de la ley que rigió las elecciones del 15 de

junio".

El señor Peces-Barba desmintió, categóricamente, la posibilidad de una gran

coalición entre U.C.D y el P.S.O.E. «Esa fórmula —dijo— está descartada y antes

de las elecciones generales es impensable.» También descartó la tesis de un

Gobierno neutral, por no considerarla constitucional. «La investidura de un

Gobierno neutral —se prequntó—. ¿quién la votaría? Los socialistas no, desde

luego. No veo clara esa fórmula.»

El señor Peces-Barba afirmó que la posición socialista es de «respeto a los

términos establecidos en la Constitución. Una vez aprobada —dijo— vamos a

respetarla».

El señor Peces-Barba dedicó un expresivo elogio para el Rey Don Juan Carlos.

—Me es grato reconocer y resaltar, precisamente en esta casa de ABC, la posición

correcta y democrática que el Rey ha mantenido en todo este proceso.

Aludió al viaje que los Reyes realizan por los paises hispanoamericanos, «que ha

aumentado —dijo— el prestigio internacional de nuestro país, porque el Rey ha

sabido resaltar el ejemplo positivo de nuestra democratización y de nuestra

Constitución".

LAS ELECCIONES MUNICIPALES

El señor Peces-Barba señaló su protesta por el escandaloso retraso, innecesario,

de las elecciones municipales. «La mayor parte de los Ayuntamientos —dijo—

siguen estando en manos de hombres del régimen anterior. Ese retraso es un hecho

grave, por eso pedimos que las elecciones municipales se celebren en el plazo

que tienen establecido. Somos partidarios, naturalmente, de las elecciones

generales, porque los resultados del 15 de junio no se pueden perpetuar y es

necesario que los ciudadanos se pronuncien cuanto antes sobre los problemas

generales del país. Pero primero deben celebrarse las elecciones municipales.

Las generales pueden celebrarse o al mismo tiempo o inmediatamente después,

siguiendo los cauces de la transitoria octava.»

En este punto el señor Peces-Barba explicó que la frase «exclusiva

responsabilidad; referida al presidente del Gobierno, se debió a una enmienda

socialista, «porque queríamos —aclaró— que la figura de! jefe del Estado no se

viera mezclada en estos pequeños problemas..,*.

—En todo caso —terminó el señor Peces-Barba— el voto de investidura es

imprescindible. Creo que si no se produce la disolución de las Cámaras en el

plazo de un mes hay que ir a la investidura. Mientras tanto, las elecciones

municipales deben seguir su curso.

LA POSICIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA

Correspondió luego al profesor Tamames Gómez exponer el punto de vista del

P.C.E., «bien conocido ya», afirmó. -Frente a la disyuntiva que presenta la

transitoria octava nosotros entendemos que, pensando en los intereses generales

del país, la posición más correcta sería la investidura.»

Para el señor Tamames hace falta un programa mayoritario para resolver el paro,

que dijo: "Es el problema social más importante y va a ser el problema político

número uno.» Hay que ir a la recuperación económica, «que no se resuelve con

cuadros macroeconómicos». sino que es un problema que depende del esfuerzo

nacional y requiere una planificación a tres años, para estimular las

inversiones pública y privada. Tres años son necesarios para poner en marcha ese

proceso y para lograr el desarrollo de la Constitución en las leyes orgánicas,

que son las exigencias mayores. Es necesario que la ley Electoral tenga en

cuenta los criterios señalados en la Constitución.

Sostuvo la conveniencia de que el Congreso llegue a tener 400 diputados, y a

este respecto expuso la tesis del P.C.E. en relación con los distritos y los

porcentajes, subrayando la sobrecarga de trabajo que pesa sobre los diputados en

la actualidad y que hace aconsejable esa ampliación del número.

Se refirió también a te puesta en marcha de las autonomías y a su desarrollo.

"Un programa mayoritario de este tipo —dijo—, que recogiera todos estos

problemas, habría que negociarlo antes de la investidura, lo que significaría

una transformación importante del actual Gobierno. Los socialistas dicen que no

estén dispuestos a la coalición, pero todo es meditable.»

Tras afirmar que «es indispensable ensanchar y profundizar la democracia, señaló

que «es indispensable un ****** de control y seguimiento para vigilar el

desarrollo de cualquier política pactada».

«La investidura —dijo también— exigiría unas negociaciones rápidas, sin esperar

a agotar el plazo señalado en la transitoria octava. Las elecciones municipales

deben celebrarse en el plazo previsto, porque eso significará el comienzo de la

profundización de la democracia. Hay que poner en marcha los nuevos gobiernos

locales, porque para muchas gentes de los pueblos la situación no ha cambiado en

nada.»

El señor Tamames se refirió también a cuestiones internacionales que aconsejan

retrasar las elecciones: Gibraltar, el ingreso en la Comunidad Económica

Europea, la O.T.A.N., para terminar señalando que, para el P.C.E, las elecciones

generales podrían celebrarse en 1980, sin abandonar el Pacto económico y

político, porque, en su opinión, esas elecciones —dijo— «no van a cambiar mucho

las cosas, en cuanto a la composición de las Cámaras".

Tras afirmar que esto no está normalizado todavía el señor Tamames mostro su

especial preocupación porque "la Administración Pública se nos está hundiendo a

pedazos. Los Ministerios no funcionan. No hay eficacia en el aparato del Estado.

No hay política de vivienda, ni va bien la Seguridad Social. Ni siquiera los

ministros pueden ser localizados en sus despachos». Insistió en estas

situaciones de desconfianza sobre la Administración que obligan a empezar a

reformarla.

Dijo, asimismo, que. por razones técnicas, las elecciones municipales debe

celebrarse primero, porque si se convocaran antes las generales aquéllas se

retrasarían mucho más aún...

"El esfuerzo —dijo— ha sido prolongado. Hay cansancio y el Gobierno algo

gobierna, pero no rinde y e! país está patas arriba.»

Se refirió a la falta de expectativas, a la desconfianza del empresariado a la

confusión en el Ejército, a la inmoralidad en el cine, a la falta de lucha

contra el paro. "Se previo que, en este año, sólo habría un aumento de 100.000

parados y ya vamos por los 180.000. Las previsiones no son negociables —afirmó—.

Se cumplen o no se cumplen. El deterioro económico es progresivo, con una

secuela de problemas sociales y políticos. Desde que se vio que no va a haber

Pactos, la coflictividad, en torno a los convenios ha aumentado. Hay que

programar con un horizonte de tres años, no habrá despegue en las inversiones.

Las elecciones, en este aspecto, no van a aclarar nada."

El señor Tamames expresó también su temor de que «la presión socialista va a

conducir a la convocatoria de elecciones generales, con lo que se van a retrasar

las municipales, porque U.C.D. preferirá celebrarlas estando en el poder, ya

que si pierde los Ayuntamientos, el triunfo en las generales sería más difícil

para U.C.D.

PRIORIDAD PARA LA CRISIS ECONÓMICA

La intervención del señor Pujol se inició con una nota de buen humor:

—No sabemos lo que va a pasar, pero vamos a esperar, porque ya nos avisaran de

lo que se decide...

Don Jordi Pujol afirmó que la postura de su partido, Convergencia Democrática de

Cataluña, permanece sin variaciones:

—El interés general del país aconseja que las Municipales se convoquen en el

plazo comprometido por el Gobierno,

—Hay que conceder atención prioritaria a la lucha contra la crisis económica,

que no está resuelta ni mucho menos. Se ha ganado mucho, pero todo puede

perderse rápidamente. Si ahora se abre un proceso electoral vamos a perder,

entre unas elecciones y otras, casi un año.

Puso el ejemplo de Italia, para demostrar que en el terreno económico, cuesta

varios años recuperar lo que se pierde en un solo año.

En apoyo de su tesis, favorable a la investidura, adujo también la necesidad de

desarrollar el contenido de la Constitución, especialmente en lo relativo a los

Estatutos de las autonomías, que se retrasarían considerablemente y resultarían

perjudicados, si se convocaran elecciones generales.

Defendió la continuidad de la legislatura y afirmó que su partido está dispuesto

a apoyarla, aunque matizando que en el voto de confianza no se vota a una

persona, sino a un programa "y eso hay que hablarlo».

«Nosotros hemos defendido, de forma clara y constante, esta política. Pero,

¿todo esto es posible? Ese es el problema. Existen dos incógnitas: la

posibilidad de un cierto entendimiento, a nivel económico y social, condiciona

el problema político. Si no hay entendimiento, sino enfrentamiento, se hará

necesario aclarar las cosas, compareciendo ante el país. Para continuar la

legislatura se necesita, si no una mayoría, una seguridad parlamentaria y está

por ver sí ésta existe o no existe. Nosotros estamos dispuestos a aportar lo que

sea necesario para que esta política pueda realizarse."

REPLICAS SOCIALISTAS

El señor Peces-Barba consumió un nuevo turno, principalmente para hacer

algunas puntualizaciones, sobre la intervención del señor Tamames: «No entiendo

—dijo— por qué razón el voto de investidura puede producir el milagro y las

elecciones van a originar la catástrofe». Afirmó que el único órgano de control

es el Parlamento y dijo: «tenemos el convencimiento de que el Gobierno, en este

momento, no quiere los Pactos, porque sus resultados habría que plasmarlos en

los presupuestos, razón por la cual los socialistas solicitaron que se ampliara,

hasta el 10 de diciembre, el plazo de presentación de enmiendas a los

presupuestos generales del Estado, petición a la que se opone el

Gobierno. «Me consta, añadió, que no es el ministro de Hacienda. Será el señor

Abril Martorell.» El señor Peces-Barba expresó su confianza en que «las

elecciones van a abrir la posibilidad de un Gobierno de izquierdas», porque los

países occidentales demuestran que hay una inclinación a la izquierda y que

también los partidos en eI Poder pueden perder unas elecciones... «Las

afirmaciones del señor Tamames —dijo también— me ratifican en que la formula

socialista es la más interesante.»

MEJOR ELECCIONES QUE INVESTIDURA

El señor Fraga fribarne se ratificó en su postura: «Mejor elecciones generales —

dijo— que investidura. Las soluciones sólo pueden alcanzarse por ese camino.»

Remachó el señor Fraga algunas de sus afirmaciones anteriores y se mostró de

acuerdo con el señor Tamames, en cuanto que la Ley electoral es estrictamente

necesaria. "No hay Parlamento en el mundo con tan alto número de cargos en el

Gobierno, No creo en un Gobierno de concentración. Coincido en cuanto al

destrozo de la Administración...»

El señor Fraga dijo también en este nuevo turno:

—No niego que sea urgente la elaboración de los Estatutos, pero es más urgente

la Ley del Tribunal Constitucional.

—Hay que dejar claro que el actual Congreso no está en condiciones de funcionar

adecuadamente. Hay defectos importantes en el Reglamento. Sólo se celebran

plenos un día y medio cada semana. No se discuten allí los grandes problemas

políticos. El Gobierno dicta un gran número de decretos-leyes. Se legisla

creando «mayorías» ad-hoc», artículo por artículo. Este Parlamento no puede dar

soluciones. Tiene que darlas otro. De este congreso, salga la investidura que

salga, es evidente que no saldrán las soluciones que el país necesita. De ahí

que la única alternativa posible sea las elecciones generales.

LA "MADRE DEL CORDERO"

El señor Pérez Llorca, tras insistir en que acudía a este coloquio de ABC a

título personal, quiso hacer algunos comentarios a lo que acababa de escuchar. Y

dijo:

—La disposición transitoria octava es «la madre del cordero". Está aquí —lo

decía exhibiendo, en su mano, un ejemplar de la Constitución— y tiene su pre

historia y su historia. Nos hemos puesto de acuerdo en ella.

LA MANO QUE NO HA SIDO PEDIDA

Refiriéndose a las afirmaciones del señor Peces-Barba, el señor Pérez Llorca,

manifestó:

—Por nuestra parte nadie ha hablado de un Gobierno de coalición. Es absurdo

rechazar una mano que no ha sido pedida.

Para las elecciones municipales —afirmó— se ha fijado un plazo. Y se cumplirá "a

no ser que se cambie la Ley".

El señor Peces-Barba afirma que, sea cual sea la solución gubernamental, el

consenso se ha terminado en un sentido global. Pero la estabilidad del país

exige continuar con una política de consenso en el desarrollo de puntos

concretos.

«Yo salgo de este debate mucho más ilustrado de lo que estaba», afirmó también,

Y quiero decir dos cosas:

—El Gobierno sí quiere los Pactos y ha hecho ofertas públicas y reiteradas en

este sentido, sin que su interés se vea correspondido por la totalidad de las

centrales sindicales y de los partidos políticos.

—La decisión sobre investidura o elecciones se relaciona con la existencia o no

de Pactos y con que se encuentra una fórmula coherente de seguridad

parlamentaria.

Tamames dice que el Gobierno no rinde, pero busca la seguridad parlamentaria

para no rendirse.

El señor Pérez Llorca recordó que cuanto se ha hecho hasta ahora en el

Parlamento representa una experiencia importante y aludió a la formación de

mayorías ´multidimensionales, en las que Alianza Popular ha votado unas veces

con U.C.D. y otras con la izquierda o con otras minorías. Las mayorías

multidimensionales —remató— son compatibles con la seguridad parlamentaria.

RESUMEN FINAL

El coloquio entró así en su fase final, en la que, respondiendo a preguntas de

un equipo de redactores de ABC todos los participantes trataron de establecer

sus conclusiones o de insistir en los puntos que consideraban más importantes,

bajo la óptica de sus partidos.

El señor Fraga aludió a la ambigüedad existente sobre los plazos máximos para la

celebración de elecciones municipales y como el señor Pérez Llorca manifestara

que «el tema está regulado», pero que «existe la posibilidad de

interpretaciones», el líder de A.P. comentó: —Éso confirma mis dudas...

LA SITUACIÓN ECONÓMICA

TAMAMES.—Si en la investidura se vota un programa mayoritario de signo

progresista, es evidente que tiene que reunir unas determinadas condiciones para

que nosotros podamos votar una investidura de ese tipo. No debe esperarse a la

proclamación de la Constitución, para empezar a contar el plazo de les treinta

días...

En las últimas semanas el P.S.O.E. ha disminuido su presión sobre la petición de

elecciones generales.

El señor Tamames, dada su condición de economista, se mostró insistentemente

preocupado por los temas económicos:

—Es cierto que nuestra economía resiste mucho, pero todo tiene sus límites. Sin

darnos cuenta, se está produciendo una ínternacionaíízación de nuestras empresas

por las continuas ventas al extranjero, a la vez que se reducen las empresas

públicas. En un plazo de cinco o seis meses, la situación económica puede ser

difícil. Hay que apurar todas las posibilidades. Si no se ultima el Pacto serán

necesarias indicaciones para seguir negociando. Si U.C.D. se niega al Pacto, es

qua piensa en la solución del decreto-ley. Las condiciones ofrecidas por el

Gobierno tienen muy poca holgura y no presentan franja de negociación.

Admitió la posibilidad de que el órgano de control por él propuesto fuera

parlamentario, aunque hasta ahora ese control sólo ha funcionado "para la

política monetaria». El seguimiento por medio de Comisiones —dijo— se ha

demostrado imposible. Habría que encontrar otras soluciones.

Los comunistas estamos por un Gobierno que resuelva los problemas del país y que

sea progresista.

—Si el P.S.O.E. consiguiera en las elecciones una mayoría relativa —preguntó el

señor Tamames—, ¿pediría al Partido Comunista que formara parte de su Gobierno?

Para el señor Pujol la legislatura actual ha sido muy fructífera. «Sí comparamos

el trabajo legislativo de este Parlamento con el italiano o el francés, por

ejemplo, veremos que el balance es positivo a nuestro favor. Es lógico que así

sea, porque debemos superar un enorme retraso, pero por eso mismo no seria

justo afirmar que el trabajo parlamentario ha sido mínimo.

PECES-BARBA.—Es difícil compaginar un programa progresista con un Gobierno

dirigido por U.C.D. Seria algo así como la cuadratura del círculo. Al señor

Tamames le resultaría más fácil votar nuestro programa.

Hemos descartado el Gobierno de coalición antes de las elecciones. Después

podría ser, pero dependería del resultado de las elecciones generales o de la

investidura. Existen posibilidades de formar un Gobierno estable con otras

opciones. Si los socialistas tenemos la mayoría, invitaríamos a otros grupos,

sin excluir a U.C.D.

El señor Peces-Barba calificó de "farol» la afirmación del señor Pérez Llorca de

que «no se puede aceptar o rechazar lo que no se ofrece».

PÉREZ LLORCA.—Estas últimas palabras del señor Peces-Barba movieron al señor

Pérez Llorca a comentar, un poco burlonamente:

—La actitud de los socialistas frente a ese supuesto "Gobierno de coalición", me

recuerda la imagen del matrimonio. Insiste en que no se quiere casar con

nosotros, que no se lo hemos pedido. Me recuerda una copla de mí tierra que

dice:

—¿De casarnos qué?

—¡De casarnos na!

—Pero dicen que...

—Yo no digo na...

Los socialistas parece que insisten, «a ver si el novio se anima».

Los socialistas tienen una visión de lo que es el progreso y dogmáticamente

creen que son los únicos defensores del progreso. Nosotros tenemos otra, que

consideramos más adecuada.

LA COHERENCIA DE U.C.D.

Contestando también a preguntas del equipo de ABC el señor Pérez Llorca afirmó

que la coherencia de U.C.D. es la que corresponde a sus dimensiones y a su

situación en el espectro político.

—La coherencia de nuestro partido —dijo— está menos amenazada que la de un

partido que debate sobre si es marxista o no es marxista, cuestión ideológica

que puede pesar en la actitud de falta de interés por las elecciones generales

A.P. tiene una gama tan variada de respuestas frente a la Constitución que

revela también incoherencia. Por tanto, las incoherencias no las tiene sólo

U.C.D., sino «cada hijo de vecino».

La decisión de la Transitoria octava ha de tomarse contemplando los intereses

generales del país, y guiados por la solución de sus problemas, ¿Es mejor la

seguridad parlamentaria coherente o que resuelva el electorado? En la respuesta

pesarán los análisis políticos, pero, fundamentalmente, insisto, los intereses

del país.

PECES-BARBA.—Cada vez que hay un problema en U.C.D. algún periódico publica una

información titulada: "Grave crisis en el P.S.O.E.» Ahora veo que esos títulos

los hace el señor Pérez Llorca.

TAMAMES.—El Partido Comunista ha atravesado por situaciones difíciles y ha

salido siempre adelante. Tenemos luchas ideológicas dentro, pero no afectan a

nuestra cohesión. Yo me pregunto: Sí la cohesión de U.C.D. es el ejercicio del

poder, las elecciones pueden ser peligrosas. Habría que saber, en el caso de

perderlas, si U.C.D. se mantendría o si se vendría abajo su coherencia.

FRAGA.—Un programa para una investidura necesita credibilidad. Si U.C.D. va a

conseguir la seguridad parlamentaria con el apoyo del Partido Comunista y de la

Minoría Catalana, prefiero no hacer comentarios. Lo dejo a juicio de todos.

Cerró el coloquio otra intervención del señor Pujol, con estas afirmaciones:

—Es notorio que la democracia necesita una gran capacidad creativa. Hay que

dejar todas las puertas abiertas a las alianzas, ya sean de U.C.D. con el

P.S.O.E. o ya sean otras más difíciles. Alianzas de este tipo se dan en otras

latitudes no muy lejanas. El Gobierno laborista británico se mantiene gracias al

apoyo de la minoría del Ulster que, en aquel país, es algo así como la extrema

derecha. Y eso funciona y constituye un ejemplo de la posibilidad del diálogo

democrático...

El moderador señor Sánchez Agesta resumió los resultados: clara preferencia por

la investidura en los señores Tamames y Pujol; mayor inclinación hacia las

elecciones generales, en los señores Peces-Barba y Fraga y una actitud

lógicamente ambigua en el señor Pérez Llorca: es decir, empate a dos y una

abstención.

El director de ABC, don Guillermo Luca de Tena, reiteró al moderador y a los

líderes políticos invitados la gratitud no sólo por su asistencia, sino por el

interés de sus manifestaciones y por la lección de deportividad ofrecida con su

diálogo serio y, sin embargo, no exento de humor y de ironía.

Reportaje gráfico: José GARCÍA

 

< Volver