Autor: Díez, Gloria. 
 Con sentido común. 
 La verdad sobre el caso Balbín     
 
 Diario 16.    21/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

CON SENTIDO COMÚN Gloria Díez

La verdad sobre el caso Balbín

De este embrollado lío, de tanta inoportuna gripe con posterior variación a taquicardia, de las escurridizas dietas vía Francfort, debería haber salido una cosa: la verdad. Pesara a quien pesara. Y sin miedos.

No es difícil creer, aunque Balbín no lo hubiera confesado que existieron presiones para suspender el programa de «La clave» sobre los Ayuntamientos de izquierda. Está claro que —gripes aparte— el director no ganaba nada personalmente con su eliminación. Ahora, una vez descubierta la situación, digamos «embarazosa», se pretende dejar bajo la alfombra el «cuerpo del delito». Existe la criatura pero nos ocultan al padre.

Dentro de unos diez días, TVE ofrecerá la película de Borau «Hay que matar a B.». ¡Caramba con la metáfora! La cabeza de Balbín ha sido reclamada ya, pero no caerá... ¿Por qué iba a caer? ¿Quién iba a dimitirle? ¿Los amigos de aquéllos a cuyas «presiones» o «sugerencias» cedió?

Lamentablemente, de todo este asunto su figura sale más que dudosamente limpia. Y el escalafón hacia «arriba» también se ha salpicado con el escándalo.

No falta quien asegura que en las noches de Luna llena, Balbín no vira a lobo, sino a chivo. Pero no expiatorio. No es su vocación. Y no cargará con las consecuencias de un error achacable a la «obediencia».

Las versiones que aseguraban la existencia de razones distintas a la presencia de Puerta en el programa se desvanecen. Difícilmente sabremos ya la verdad. Una verdad que hoy por hoy se nos hurta en el «caso Balbín».

 

< Volver