Según la sentencia, no trató de evitar el riesgo que sus informaciones suponían. 
 Vinader conoció su condena en París     
 
 Diario 16.    20/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Según la sentencia, no trató de evitar el riesgo que sus informaciones suponían

Vinader conoció su condena en París

El periodista Javier Vinader, condenado por la Audiencia Nacional a siete años de prisión por la publicación de dos informes sobre ultraderechistas vascos, se enteró de la sentencia judicial en la capital de Francia. El tribunal estimó en su fallo que el periodista «al publicar sus artículos fue indiferente ante el hecho que resultó probable del riesgo que podía suponer para la integridad física de las personas aludidas en ellos y no trató de evitar la producción de tal situación de peligro».

Madrid — El tribunal que juzgó al periodista Javier Vinader le ha condenado «como responsable en concepto de autor de un delito, de imprudencia temeraria profesional, con resultado de dos asesinatos y graves daños a un grupo de personas y familias», según señala textualmente la sentencia dictada por la Audiencia Nacional.

En los resultados de hechos probados, la sentencia dice que Javier Vinader, prestando sus servicios por cuenta y a las órdenes de Ediciones Zeta, estableció contacto con Francisco Ros Frutos, que había sido policía nacional con destino en el País Vasco.

Ros Frutos fue proporcionando a Vinader datos concernientes a personas allí residentes y que alegaba estaban implicadas -en . hechos y acciones delictivas terroristas, integradas en grupos de ultraderecha.

El procesado Vinader —sigue la sentencia— en ningún momento tuvo conocimiento sobre la veracidad o falsedad de las informaciones que Ros le suministraba y que suponían gravísimas imputaciones delictivas contra personas concretas y determinadas, sin que se preocupara de indagar dichos extremos. -

Fue plasmando dichas informaciones por escrito y acompañadas de fotografías de algunos de los interesados, redactó dos artículos en forma de entrevista a Ros Frutos, que se publicaron en diciembre de 1979 y enero de 1980 bajo el título de «Confesiones de un infiltrado».

Confidente

En los artículos se aludía insistentemente —según la sentencia— a Jesús García García, diciendo que era un fanático ultraderechista, confidente de la Policía, y también se aludía a que los ultraderechistas se reunían en el bar Stadium, propiedad de Alfredo Ramos Vázquez.

A raíz de aparecer los artículos en «Interviú», continúa la sentencia, «la mayor parte de las personas aludidas en unión de sus familiares, ante el temor de sufrir represalias por parte de ETA, se vieron obligados a tener que abandonar el País Vasco».

Como consecuencia directa e inmediata de la publicación dada a los hechos referidos, al ser insertados en «Interviú», dicen los jueces, personas no identificadas, pero pertenecientes a ETA, dieron muerte a Jesús García García, el 5 de enero de 1980, y a Alfredo Ramos Vázquez, el 23 de ese mismo mes.

La defensa de Vinader alegó en el juicio que los hechos descritos en los reportajes eran públicos y notorios en Baracaldo y zonas colindantes.

Insolvencia

Por todo ello se condenó a Vinader a siete años de prisión y a que satisfaga, en concepto de responsabilidad civil, la cantidad de 20 millones de pesetas que «por insolvencia del procesado —dicta la sentencia— condenamos a su pago a la declarada responsable civil subsidiaria Ediciones Zeta».

Vinader fue absuelto del resto de los delitos de los, que había sido acusado, entre ellos el de colaboración coa bandas armadas.

EÍ presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, prometió a la comisión de solidaridad con Vinader que estudiará todas las posibilidades legales para solicitar al Rey un indulto.

A este respecto la asamblea de trabajadores del grupo Zeta, editora de «Interviú», decidió ayer rechazar los términos de un posible indulto al considerar que éste supone la aceptación de que la actuación profesional del periodista ha sido un delito, al tiempo que exigen de los poderes públicos la revocación de la sentencia y su total absolución.

Solidaridad

En los locales de la Asociación de la Prensa de Madrid se celebró ayer una asamblea a la que asistieron alrededor de 150 periodistas y se tomó la decisión de nombrar una comisión con un representante por cada medio que coordinará las. asambleas a celebrar en los centros de trabajo y que estará en contacto con la comisión de seguimiento creada en Barcelona.

Libertad de expresión

En una asamblea celebrada ayer en los locales de DIARIO 16, los trabajadores de este periódico acordaron la aprobación del siguiente comunicado:

«Los trabajadores de DIARIO 16 rechazamos la sentencia judicial dictada contra el periodista Javier Vinader por cuanto supone un atentado a la libertad de expresión y derecho a la información que tutela la Constitución.

Consideramos que la pena impuesta a Vinader trasciende al resto de la profesión periodística que contempla preocupada la represión del libre ejercicio de informar.

Queremos dejar constancia de nuestra solidaridad con Vinader.

De este modo, nos sumaremos a las iniciativas colectivas del conjunto de los trabajadores del sector que se acordarán próximamente en asambleas convocadas a tal efecto.»

 

< Volver