Parlamentarios de UCD, PSOE, PSP y PCE sobre el futuro de la Prensa Pública. 
 Democracia y prensa institucional, compatibles  :   
 No rotundo a la privatización de "Pueblo" y MCSE. 
 Arriba.    16/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Parlamentarios de UCD, PSOE, PSP y PCE sobre el futuro de la Prensa pública

DEMOCRACIA Y PRENSA INSTITUCIONAL, COMPATIBLES

No rotundo a la privatización de «Pueblo» y MCSE

MADRID. (De nuestra Redacción.)—Con lo que un asistente calificó de «coincidencia absolutas ante el futuro de la antigua Cadena del Movimiento y el diario «Pueblo» terminó un coloquio sobre este tema en la Facultad de Ciencias de la Información, en el que parlamentarios de la UCD, del PSOE, del PSP y del PCE se mostraron de acuerdo en ]a necesidad de no privatizar estos medios, de ponerlos al servicio de la sociedad y bajo control de ésta a través del Parlamento, y de utilizar en este proceso Imaginación e Ideas nuevas, evitando caer en la trampa de pensar que una Prensa Institucional es incompatible con un sistema democrático.

Pilar Brabo, del PCE; Fernando Soler, de UCD; Carlos Lujan, del PSOE, y Joaquín Navarro, del PSP participaron en el coloquio junto con Fernando Castelló, representante de la comisión gestora pro Unidad de los Periodistas, Javier Martínez Reverte, del comité de empresa de «Pueblo» y Domingo Roibas que actuó como representante del comité de empresa de ARRIBA en el coloquio-debate, organizado por la Asociación Cultural de la Facultad de Ciencias de la Información.

Soler: «Sin partidismo de ninguna clase»

Soler comenzó manifestando que no tiene por qué repugnar el hecho de que no el Gobierno, sino el Estado, «asuma una cadena de periódicos que sirva a la sociedad sin partidismo de ninguna clase» dependiendo del Parlamento, una Prensa que «luego podría evolucionar» de la forma más conveniente para la comunidad nacional, con los trabajadores buscando, con el Parlamento, cierto grado de autogestión, durante un plazo medio de varios años, de estudio de futuras salidas. «No entiendo que exista para siempre, pero de eso a decir que desaparezca...», dijo Soler que culpo al problema económico de los MCSE a la «catastrófica gestión» llevada a cabo por «gentes llegadas hace muchos años». Pero esa Prensa, manifestó, puede autofinanciarse si se reestructura y sanea.

El parlamentario de UCD dijo que opinaba al hablar así «en nombre del partido», pese a que «el Gobierno puede sorprendernos» con una maniobra de privatización y condenó el planteamiento del tema de los Medios de Comunicación Social del Estado dentro de un enfoque de lucha izquierda-derecha que calificó de «error gravísimo» que pagarían los trabajadores de los medios. En lo profesional, dijo, es preciso evitar la «tiranía del director».

Pilar Brabo: «Soluciones nuevas»

Pilar Brabo, del PCE, pidió «soluciones nuevas e inéditas» para armonizar una Prensa de la so ciedad con una democracia manifestando que «no son completamente inocentes» las peticiones de desaparición de los MCSE y de «Pueblo», y que tales peticiones, muchas veces simple deseo de obtener cabeceras, pueden desembocar en un control por grupos privados de la información. Es preciso un control parlamentario de los trabajadores e incluso de organizaciones sindicales o asociaciones ciudadanas de esa Prensa que debe ser, dijo, pluralista y democrática, plantearse «eficacia y rentabilidad» y funcionar en el marco autonómico, regional. La solución del tema, afirmó, no es rígida ni esquemática: es una solución de nuevo tipo.

Joaquín Navarro, del PSP, hizo historia de las «graves» divergencias entre los déficits de los MCSE que esgrime la Administración y los que presentan los trabajadores de los medios y de los intentos de privatización de los mismos por parte del Gobierno, manifestando que la «formulación del diputado de UCD puede significar un cambio de actitud gubernamental». Por otra parte, dijo, la privatización perjudicaría gravemente a la Izquierda porque «el dinero está donde está» y se conseguiría con ella «prolongar el período de transición en que estamos». Criticó severamente la corrupción que existe en los medios y pidió urgentemente un «saneamiento económico que daría como consecuencia si no la rentabilidad inmediata, sí la contrarrestación de pérdidas. Además —agregó— hay que considerar la rentabilidad social de los medios». Elogió a los trabajadores que, dijo, «no se contentan con puestos de trabajo o indemnizaciones, sino que plantean soluciones que van en un afán de servicio a la democracia en el país». Y pidió que al estudiar el tema se eviten «tres trampas»: la utilización interesada de pérdidas económicas «infladas», la presunta incompatibilidad entre la democracia y la Prensa Institucional y el pasado inmediato de esa Prensa. «Lo importante de esta reunión —concluyó— es que el representante de UCD haya manifestado que no está de acuerdo con la privatización de la Cadena.»

Carlos Lujan: «Lograr fórmulas»

Carlos Lujan, del PSOE, dijo que no merecía la pena repetir ni caer en castelarismos cuando estaba de acuerdo fundamentalmente con sus colegas e insistió en que, en sí misma, la institucionalización no equivale a la libertad y en que es preciso «lograr fórmulas para saltar por encima de los condicionamientos capitalistas generales de la empresa informativa». Y agregó: «Tampoco eran antes democráticos los medios que no eran del Movimiento. Lujan, asimismo, pidió que antes de dar forma a la Prensa de la sociedad es preciso «aclarar reclamaciones de antes de la guerra civil» y llevar a cabo un «saneamiento económico absoluto».

«El problema es global —añadió—. Por encima de la privatización está el problema de la libertad y sin libertad de Prensa no hay libertad. La privatización es una privatización de algo público y esto va en contra de la libertad... En este país hay que democratizar y democratizar no significa privatizar...»

Posteriormente los representantes de los medios y la comisión gestora manifestaron la posición de los trabajadores sobre el tema, su preocupación por la concentración de Prensa en Europa occidental y por el «dumping» profesional que se crearía al arrojar al mercado chico mil : profesionales sin trabajo. Defendieron la regionalización de la Prensa estatal y la purificación de la gestión administrativa, manifestando que «no pedimos limosna». Hasta enero de 1976, señalaron, y computando anteriores pérdidas y ganancias, los MCSE no han arrojado pérdidas y señalaron su preocupación porque en algún caso, como el de la agencia Pyresa, se haya decidido su traslado a otra agencia sin contar con los trabajadores.

Tras defender la posición del control parlamentario, de la Administración del Estado, las Universidades, los movimientos ciudadanos e instituciones culturales y autonómicas sobre la Prensa estatal manifestaron su preocupación porque esta Prensa está «empezando ya a ser desmantelada y se nos puede poner frente a situaciones de hecho, poniéndonos a la venta al mejor postor y robando a la sociedad de medios que son suyos».

En el debate posterior, todos los parlamentarios pidieron la participación de los trabajadores en la elaboración de su propio futuro y subrayaron, dijo Brabo, la coincidencia de criterios entre representantes parlamentarios de los partidos políticos. «Vamos a llevar este acuerdo al Parlamento —añadió— con urgencia, porque si no perderemos una posibilidad realmente interesante de devolver a la sociedad lo que es suyo.» Soler, de UCD, pidió que el Gobierno siga subvencionando el tiempo que sea preciso, advirtiendo que debe ser el mínimo posible para que los medias Institucionales tengan en su independencia económica la mayor garantía de supervivencia y credibilidad. «A más pesetas, menos libertad», dijo, al tiempo que afirmaba: «Me atrevo a desafiar a cualquier empresa periodística que diga que ahora o en estos cuarenta años no ha recibido un duro del Gobierno.»

 

< Volver