Autor: Esquivel, Javier de . 
 Telenoticias. 
 Consejo Rector de RTVE: Ha estallado la guerra     
 
 Ya.    23/12/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

TELENOTICIAS

CONSEJO RECTOR DE RTVE: Ha estallado la guerra

LAS DISCREPANCIAS SE RADICALIZAN • PRIMERA MEDIDA A ADOPTAR: ESTABLECER EL ORDEN EN SU SENO

La situación es cada día más crítica y más tensa en Prado del Rey. Siguen saliendo a la luz notas facilitadas por el denominado "comité anticorrupción"; no se clarifica suficientemente la planificación de nuevos programas; hay crisis de ideas y de contenidos, porque nadie en estos momentos quiere asumir responsabilidades. La televisión va un poco a la deriva, impulsada por una inercia tan absurda como contraproducente. Ahora, al menos en pura teoría, ya hay alguien responsable que puede ir poniendo orden en las cosas: el Consejo Rector de RTVE.

Mientras éste, constituido el pasado viernes y que hace un par de días volvió a reanudar la sesión, se enfrenta con el primer problema: la manera de constituir la Comisión Permanente, que está formada, de acuerdo con el decreto constitucional, por catorce miembros, las discrepancias, en vez de arreglarse, van aumentando y las posturas parece que se radicalizan. De un lado, los representantes de UCD. De otro, los de los demás partidos con representación parlar mentaria.

La mayor parte de los problemas de RTVE van a encontrar BU marco adecuado una vez que esté aprobado el estatuto jurídico que el Consejo Rector debe redactar y someter a las correspondientes confrontaciones legales. Pero no se podrá discutir esta normativa mientras en su propio seno este Consejo no haya logrado poner orden. Hasta ahora, y en sus dos primeras reuniones, ha sido imposible. Todos los profesionales del medio y todos los espectadores seguimos con atención lo que puede pasar en esa cala en la que los consejeros discutan y discrepan. Es sintomático que ya desde las primeras confrontaciones el acuerdo haya resultado inviable.

SALAMANCA, LA DEL SABER.—Gonzalo Torrente Ballester, gallego de nacencia pero salmantino de larga residencia, ha dicho que hay dos Salamancas: la del renombre internacional, con su famosa Universidad, que resume ni más ni menos que setecientos anos de saber, y la agrícola y ganadera. Y con un tópico: el toro de lidia. Claro que los problemas son Importantes. El de la despoblación, por ejemplo. Las gentes charras son emigrantes a la fuerza, y así se da el caso de que hoy la población es menor que en 1940.

No se puede olvidar la riqueza artística y monumental de la capital, que reúne entre sus confines más de sesenta monumentos.

Todo esto y alguna cosa más será noticia y actualidad hoy en el programa "Viejas tierras, vocee nuevas". Intervienen Jesús Esperaba de Arteaga, José Luis González Marcos y Manuel Delgado Sánchez-Arjona, los dos primeros, diputados por UCD y

PSOE, respectivamente, y el último, senador, que pertenece también al partido político de Centro.

PELÍCULA DE ACCIÓN.— Y, además, española. La dirigió José Antonio de la Loma en. 1968 y su título es "El magnifico Tony Carrera". Este personaje, que ahora se dedica a corredor de fórmula 1, fue antes hábil e internacionalmente famoso "salteador" de cajas fuertes. Y un buen día, una banda de indeseables quiere que vuelva a trabajar para ellos.

La cinta, que se inscribe dentro de los géneros de intriga y acción, está llevada con mucho ritmo y tiene además momentos de gran espectacularidad. Thomas Hunter, Erika Blanc, Fernando Sancho, Gerard Tychy y Walter Barnes son sus principales intérpretes.

LO QUE DEBE EVITARSE.— El pasado viernes, el programa-concurso "Un, dos, tres..." tuvo en su parte espectacular algunos reparos, que el buen criterio de Ibáñez Serrador debe saber evitar en el futuro. Nos referimos a la participación de un humorista.

La audiencia de este programa está constituida en una gran parte por la gente menuda, y no vienen a cuento ni mucho menos una serie de palabras y de frases. Primero, por el evidente mal gusto que denota quien las pronuncia, y por otra, porque de alguna manera se rompe la trayectoria de un programa que desde sus orígenes ha sabido mantenerse limpio. Pero es que, además, cuando los humoristas tienen que recurrir, cara a la pequeña pantalla, a esta sal gorda y a esta fraseología de dudoso Ingenio, están pregonando que no saben hacer otra cosa y que desconocen completamente para el público que actúan en cada momento concreto.

Esperemos que el demostrado buen criterio de Ibáñez Serrador salve en el futuro estas situaciones. Por encima de todo queda su profesionalidad y su ingenio, que no precisa apoyaturas de tan mal estilo

Javier DE ESQUIVEL

 

< Volver