Autor: García Rivas, Ana. 
 CORRUPCIÖN EN TVE. 
 Esperando cambiar     
 
 Diario 16.    15/11/1982.  Página: 45. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Esperando cambiar

Ana García Rivas

El informe de «España crítica» aporta datos, pero no cuenta nada nuevo sobre la caótica situación de TVE. Las «maniobras» de Chicho Ibáñez Serrador no son la consecuencia de una mente corrupta, las corrupciones están en la estructura de TVE, que permite al director de «Un, dos, tres» idear la operación y, además, salirse con la suya.

En un ente público como debe ser, Chicho Ibáñez Serrador sería un cerebro bien pagado y como tal se valorarían sus servicios. Tú piensas y yo pongo los medios para hacer realidad tu sueño, y si nos caemos de la cama nos repartimos las moraduras y hasta otra. Aquí los cardenales los padecemos nosotros y encima pagamos la cera que nos hace resbalar. Por si fuera poco, tenemos arrobas de líquido almacenado para rompernos la crisma en lugar del peroné. Lo de los pluses es harina de otro costal. Premiar a la gente por trabajar o hacer que trabaja es una política que siempre imponen los enanos dictadores. Era norma en TVE, pero Carlos Robles Piquer la hizo decreto-ley.

El cuñado de Fraga llegó para cortar de raíz los aires, nuevos que hablan hecho circular por TVE el equipo de Fernando Castedo y sabía, por propia experiencia, que valía más un sobre a tiempo que su discutible simpatía personal.

Sin embargo, Robles Piquer no hizo más que fomentar una situación. En TVE hay muchos trabajadores, pero pocos profesionales, los que abundan en demasía son los funcionarios, los que van por la vida con la mentalidad de ocho a tres y el café con pincho de tortilla a las once. Por eso hay que gratificarles con un plus que les permita comprarse un llavero de «loewe» o la gorra de capitán de yate, a cambio de renunciar a la aceituna con el chato de las dos. La nómina es por «estar», el plus para que trabaje.

Ha llegado la hora de llevar al terreno de la realidad la respuesta de Felipe González a un periodista sobre lo que va a ser el cambio: hacer que el país funcione; empezando o acabando por la televisión. Que se acaben los chanchullos y los pluses, que a cada uno se le pague por lo que sabe y puede hacer.

 

< Volver