Autor: González, José G.. 
   Objetivo: informar     
 
 Hoja del Lunes.    21/03/1977.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

PRISMA ECONÓMICO

OBJETIVO: INFORMAR

Por José G. GONZÁLEZ

Secretario de la Agrupación de Periodistas de Información Económica (APIE)

José G. González tiene treinta y ocho años. Ha sido redactor de diversas revistas y diarios españoles y desde 1970 colabora en la agencia Europa Press. Es corresponsal en España de diversas publicaciones técnicas extranjeras. Fue el fundador, en 1971, de la Agrupación de Periodistas de Información Económica (APIE).

* En esta sección de HOJA DEL LUNES colaboran semanalmente los miembros de la Agrupación de Periodistas de Información Económica, de la que forman parte la casi totalidad, de los profesionales que se ocupan de esta información especializada en los medios informativos madrileños.

PASADO mañana, miércoles 23, la Asociación para el Progreso de la Dirección, más conocida por las siglas APD, nos ha convocado a periodistas y empresarios a una reunión sobre el tema "Las relaciones entre la prensa y la empresa", uno de los puntos—según se indica en el programa de la convocatoria—más discutidos y que más preocupan a la opinión empresarial española.

A dos preguntas clave se desea dar- respuesta en esa reunión: ¿Por qué la imagen de !os hombres de empresa españolea no aparece clara y objetivamente reflejada en los medios de comunicación?, es la primera. La segunda, consecuencia de lo anterior, expone: ¿Es culpa del empresario o de la empresa?

De esta forma, la APD, bajo la batuta ahora de Antonio Garrigues Walker, va a poner a debate el importante terna de las relaciones entre la prensa y la empresa. No dudo que muchas de las cuestiones que hoy preocupan a empresarios y periodistas en sus relaciones mutuas tendrán satisfactoria contestación en el curso de esa reunión.

Mi experiencia de quince años realizando información económica, gran parte de los cuales han transcurrido en "primera línea de fuego", como es el trabajo en vina agencia de noticias, me permiten llegar a la conclusión, de carácter general, de que periodistas y empresarios (tanto de empresas privadas como públicas) y añadiría incluso altos cargos de la Administración, no nos entendemos. Y la razón, casi siempre, procede de divergentes puntos de vista. Los periodistas queremos información; los interlocutores que tenemos no la facilitan, o lo hacen de una forma incompleta o la dan respaldándose en e! cada día más utilizado ´"off the record".

La situación no sólo no se resuelve, sino que se agrava. En los últimos meses es totalmente cierto que la información económica ha pasado en España a un segundo plano ante una avalancha de noticias de carácter político que dominan la actualidad. Es posible que se mantenga así varios meses más; pero, por la misma gravedad de los problemas económicos con que nos enfrentaremos en los próximos años, tienen que volver a ocupar los temas económicos una mayor importancia.

La APIE se fundó precisamente hace seis años para informar de manera veraz, clara y responsable. Formamos parte hoy de esta Agrupación cerca de cuarenta periodistas de Madrid y Bilbao. En un próximo futuro se unirán compañeros de otras capitales españolas. Considero que agrupaciones de este tipo, que ya existen en otras parcelas del periodismo, pueden servir de vehículo eficaz para el objetivo de informar y ser informados.

Si los empresarios tienen una responsabilidad grande para alcanzar esa meta, también es importante la que se plantea a la Administración española, que posiblemente sea una de las más cerradas a la información entre las naciones más avanzadas económicamente. Me consta, por haberlo observado personalmente, .que por parte de muchos altos cargos de nuestra Administración no habría inconveniente en facilitar más noticias; pero, a la hora de la verdad, lo cierto es que se prefiere el silencio, el retraso en la publicación de estadísticas, etc.

Ante la nueva etapa que se iniciará en la prensa española tras las elecciones confío en que los amplios temores, recelos y otros problemas con que hoy nos enfrentamos los periodistas desaparezcan o, al menos, disminuyan. Nuestros lectores saldrán ganando.

 

< Volver