Autor: Mariño, Carmen. 
 Cuando se anuncia su revisión. 
 Encuesta sobre la reforma de la Ley de Prensa     
 
 Arriba.    18/03/1977.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Cuando se anuncia su revisión

ENCUESTA SOBRE LA REFORMA DE LA LEY DE PRENSA

• «Soy partidario de su desaparición» (Ángel Benito)

• «Falta articulación de toa derechos del público y un verdadero estatuto profesional» (José María Desantes)

Según afirmó en unas recientes declaraciones el director general de Régimen Jurídico de Prensa; don José Luis Fernández García, la actual ley de Prensa, que data de 1966, año en que fue promulgada siendo Ministro de Información y Turismo Manuel Fraga Iribame, va a ser revisada. Todavía no se conocen los textos en proyecta, ni por tanto el alcance de la revisión, ignorándose asimismo lo que subsistirá de te antigua ley y lo que de ella será reformada. No obstante, de tes declaraciones del señor Fernández García se desprende la supresión del artículo segundo de la ley de Prensa e imprenta y la del 165 bis b del Código Penal, así como la desaparición de las facultades sancionadoras de la Administración en cuanto a suspensión de actividades profesionales o de publicaciones.

Para saber la opinión que sobre el tema tienen algunas personalidades relacionadas con el mundo de la información, les hemos formulado las siguientes preguntas:

1. A su juicio, ¿qué le sobra y qué le falta a la actual ley de Prensa?

2. ¿Considera positiva una revisión de dicha ley?

3. ¿Es usted partidario de la desaparición de la ley de Prensa?

• «Ha prestado un gran servicio» (Enrique de Aguí naga)

ÁNGEL BENITO (profesor de Teoría General de la Información en la Facultad de Ciencias de la información.)

1. Le sobra su carácter de legislación especial, porque los países más normalizados políticamente son los países que tienen menos legislación especial, es decir, menos leyes al margen de los códigos comunes, le falta el que no garantiza una auténtica libertad de expresión.

2. Toda revisión de la ley de Prensa es positiva, pero me parece corta. Yo creo que lo que hay que hacer con la ley de Prensa es suprimirla, remitir la función informativa a los códigos comunes, al Código Civil, al Penal, al de Comercio y quizá algún ordenamiento de tipa administrativo para los aspectos que no estén contemplados en la legislación común.

3. Soy partidario de la desaparición de la ley de Prensa y de todas las reformas legales de otros cuerpos legales que inciden en la propia libertad de información.

ENRIQUE DE AGUINAGA (secretario de la Asociación de la Prensa de Madrid.)

1, 2 y 3. Tratándose de una materia tan fluida como es la de los medios de comunicación, y en unas circunstancias como tes de nuestra evolución política social, la ley de Prensa sería un caso extraordinario, por no decir milagroso, si, al cabo de diez años de vigencia, no le sobrase nada, no te faltas» nada, no estuviera necesitada de una sustitución o incluso de su anulación. Todo ello, reconociendo el gran servido que ha prestado, ya que, a pesar de cuantos inconvenientes se quieran aducir, es evidente que la Prensa actual, tan distinta de la de hace diez años, se está moviendo todavía dentro del campo de actuación abierto por aquella ley. En cuanto hombre de la caite, considero que una nueva perspectiva lega) en la materia debe considerar de triodo preferente la defensa

* «No es necesaria en un país democrático» (Juan Luis Cebrián) rápida y eficaz de la persona frente a las agresiones injustas o abusivas. Esta será la prenda necesaria para avanzar responsablemente en el camino de la libertad de expresión.

JUAN LUIS CEBRtAN (director de «El País».)

1. Le sobra la ley.

2. La única revisión medianamente positiva sería quitar, entre oíros, el artículo segundo.

3. No os necesaria una ley de Prensa en un país democrático. Con un Código Penal en la mano es suficiente para penar las infracciones que se cometan en este campo.

J. M. DESANTES (profesor de Derecho de la Información en la Facultad de Ciencias de la Información.)

1. Para responder en muy pocas palabras, a la ley de Prensa le sobra afán intervencionista de la Administración y te falta una articulación de los derechos del público y un verdadero estatuto del profesional del periodismo.

2. la revisión de la ley de Prensa es necesaria. Si la revisión que se haga es positiva o no, no se puede afirmar hasta disponer de los textos legales o en proyecto.

3. SI la ley de Prensa desapareciese, habría que sustituiría por otra regulación legal. El que la ley da Prensa tenga mucho da reformable no significa que la Prensa no haya d* ser regulada.

 

< Volver