Autor: Medina Cruz, Ismael. 
 El bloqueo de las convalidaciones. 
 Una arbitrariedad que tiene responsables     
 
 Hoja del Lunes.    03/01/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EL BLOQUEO DE LAS CONVALIDACIONES UNA ARBITRARIEDAD QUE TIENE RESPONSABLES

NUMEROSOS periodistas tenemos presentadas desde nace meses las peticiones de convalidación del primer ciclo en la secretarla de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense. Ejercimos en tiempo y forma el derecho que se nos había reconocido por un decreto del Ministerio de Educación y Ciencia firmado, según recordaba un reciente comentario de la HOJA DEL LUNES, por don Juan Carlos de Borlón durante el breve periodo en que, por enfermedad de Franco, asumió Merinamente la Jefatura del Estado. El destino quiso regalarnos a los periodistas una excepcionalidad informativa, acorde con las características de nuestra profesión.

Excepcionalidad histórica, derechos adquiridos, vigencia de la norma, obligación legal, disciplina administrativo, etc., parecen importar muy poco, sin embargo, a la nebulosa "caja de resistencia" que ha bloqueado las convalidaciones del primer ciclo en un lugar secreto de esa especie de "bunker" pintarrajeado que es en su apariencia externa, al menos, fe Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad. Complutense. Los periodistas profesionales tenemos tendida sobre la mesa, desde hace meses, una cuestión del todo correcta: ¡A quién o quiénes interesa retrasar lo más posible las convalidaciones?

Tengo entendido que las Facultades de Ciencias de la Información de las Universidades de Navarra (privada) y de Borcelona (estatal), proceden a cumplir los deberes de convalidación del primer ciclo que les imponía el famoso decreto, desconocido para, la homónima de Madrid. Según dicen los colegas de las áreas de influencia de ambas Universidades, allí todo va como una seda. En el espacio administrativo del trámite convalidador, las cosas se producen, con la misma naturalidad, corrección y reconocimiento mutuo que caracterizaron las prolongadas y meticulosas conversaciones de la comisión mixta Ministerio de Educación y Ciencia-Universidades-Federación Nacional de Asociaciones de la Prensa, durante los mandatos de Villar Palasí, Martínez Esteruelas y Robles Piquer. Dos Facultades de Ciencias de la Información, por consiguiente, parecen haber asumido con toda naturalidad académica el continuismo con que los sucesivos titulares del Departamento y los representantes de la Universidad española, trataron de resolver un problema cuya justa naturaleza nadie puso en duda. Es lógico, por toda ello, que a la cuestión ya planteada, añadamos una suspicacia: ¿Existe alguna relación entre el bloqueo de las convalidaciones en la Facultad, de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense y las reticencias que evidencia algún representante de dicha Facultad, en el curso de las conversaciones previas con el Ministerio de Educación y Ciencia? La sospecha podría plantearse también en términos más rudos: ¿Acaso estamos ante el fenómeno, humanamente posible y administrativamente inaudito, de la prevalencia de unas opciones discentes de naturaleza personal sobre el interés genérico de vena clase profesional?

Una ves analizados todos los factores que componen el problema, es inevitable que concretemos él tapón a la convalidación del primer ciclo de los estudios de periodismo en la secretaria de la Facultad de Ciencias de la información de la Universidad Complutense, donde duermen mansamente las solicitudes presentadas, entre ellas la mía. Alguien las tiene bloqueadas. Es natural que nosotros exijamos el desbloqueo antes de pasar a ejercer otras acciones. Deseamos una solución inmediata y sin estridencias. No queremos incrementar los follones y los motivos de escándalo que en el comienzo de 1977 se acumulan sobre el Gobierno. Pero debemos advertir que la arbitrariedad inherente a esta situación anómala, cuya denuncia reitero, no es atribuible sólo al espacio académico y administrativo en que el bloqueo se produce, sino también a las autoridades administrativas que lo consienten. ¿Verdad, señor subsecretario de Educación y Ciencia?

Ismael MEDINA

 

< Volver