El poder de informar     
 
 Informaciones.    26/01/1974.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

EL PODER DE INFORMAR

El Gobierno, lógicamente, aún no ha pasado de su etapa de «rodaje» (ni siquiera está cubierta la totalidad de los cuadros administrativos!, y no se ha definido detalladamente en muchas cuestiones importantes. No es este el caso de la información pública, en el que el Gabinete está demostrando desde el primer me. menta nn ideario claro, confiado y progresista. El ministro de Información y Turismo, en declaraciones al diario «Ya», afirmaba que "a los medios de comunicación les cabe el honor de convencer a los españoles de la necesidad de solidarizarse con la idea de que el Gobierno es una empresa común. (...) Soy partidario de la anticipación informadora por parte del Gobierno, frente a lo que pudiera llamarse información de simple reacción. La información es siempre buena. Si no se da, brota esa otra información paralela, deformadora:

El subsecretario don Marcelino Oreja, en un almuerzo de hermandad periodística con motivo del Patrón profesional San Francisco de Sales —que también lo es «abogado» de los sordomudos—, dijo: «Deseo un entendimiento constante para nevar a cabo este diálogo entre la Administración y los medios informativos.»

Otro ministro, el de Trabajo, además vicepresidente del Gobierno, afirmó en Barcelona que «nuestra actitud ha sitio y seguirá siendo de la mayor apertura y consideración a la información, porque estamos convencidos de que constituye medio fundamental para la participación y para lo que podríamos, llamar la popularización de la acción política».

 

< Volver