Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Semana muy en movimiento     
 
 ABC.    22/03/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS

SEMANA MUY EN MOVIMIENTO

«Cosas veredes Cid...» es lo que dirían cuantos hayan leído las declaraciones telefónicas de Laureano López Rodó a Pedro Rodríguez, a propósito de su cátedra de Derecho Administrativo, que na podrá recuperar hasta que pare un año estudiando e investigando, o causa de haber estado ausente más de crac» años ejerciendo funciones de ministra. «Me tienen a caldo», ha añadido muy castizamente el símbolo humana del «desarrollo» de España. La semana as ha caracterizado por dos discursos políticos que han movido en comentarios las plumas y las lenguas. El primero fue en Vigo, con mucha camisa azul, macho brazo en alto y mucho himno, a cargo del hombre más simpático y cordial de la política española; Pepe Salís. El segundo tuvo por escenario Cádiz, y el araAc, con mayores iuslas e quizá más audacia dentro de la moderación, ha sido Federico Silva, Comentadísimo ha resultado el editorial de «Nueva Diario», pidiendo cuentas al tercer mes del asesinato de Carrero Blanco sobre los asesinos del almirante con esta pregunta que no deja de tener su mecha, explosiva: «¿Qué sucede con aquellos hombres hombres cuyas fotografías publicó la Prensa poco después del magnicidio? Si son los asesinos, ¿por qué no se tramita su extradición? ¿Qué obstáculos encuentra ésta si se ha pedido?» En cambio, Rafael García Serrana, en un articulo, evoca el triste episodio del final de la Monarquía, cuando Sánchez Guerra ofreció carteras de ministros a miembros del Comité revolucionario que estaban en la Cárcel Modelo. Su objetivo era condenar a los supuestos emisarios gubernamentales que, se dice, han hablado con Ruiz Giménez y Tierno Galván. Pero, querido Rafael, aunque fuera verdad el hecho, ¿cómo se puede establecer un serio paralelo con aquella traición al Rey?— ARGOS.

 

< Volver