La semana política     
 
 Informaciones.    27/04/1974.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EL Consejo deliberante de ayer se ocupa de temas como orden público, situación económico-laboral y del momento político de nuestros dos más inmediatos vecinos: Francia (elecciones presidenciales) y Portugal (golpe de Estado militar). Estos dos últimos temas —al margen de lo deliberado en el Consejo— ocupan la atención pública nacional. En Portugal, la Junta militar presidida por el general Spínola ha puesto fin a cuarenta y ocho años de salazarismo y postsalazarismo (encarnado por Caetano) con una enérgica acción militar que promete encauzar al país hacia posiciones auténticamente liberales (ya enunciadas con la libertad de los presos políticos, el ataque armado contra la Dirección General de Seguridad. —PIDE o Policía Política, que amenazó con el asesinato de los detenidos por delitos de convicción—) y la promesa de elecciones auténticas antes ale un año, la autodeterminación de las colonias, desaparición de la censura de Prensa, etc.

Cara a las elecciones presidenciales francesas, la erección de Mitterrand como Presidente aparece —dada la escisión de la «mayoría» Chaban-Giscard— como más posible que probable, con inclinación hacia esta última posibilidad. Mitterrand ya ha declarado que es partidario del ingreso de España en la C. E. E. —según declaraciones recogidas por la revista «Cambio 16»—, «tras una evolución hacia la democracia».

El primer ministro libio, El Jallud, ha estado en visita oficial en España. El programa oficial de éste fue alterado, reduciéndose la última parte de las visitas a las zonas andaluzas.

De otra parte, Barrera de Irimo, vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Hacienda, regresó de su visita a Arabia Saudí. Parece que ha logrado un acuerdo de absoluta preferencia en materia de abastecimiento petrolífero.

 

< Volver