Arias Navarro: política de defensa     
 
 Informaciones.    27/04/1974.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ARIAS NAVARRO:

POLÍTICA DE DEFENSA

El presidente Arias Navarro ha escogido una base militar —Rota— para su primera visita oficial en el interior del país. En las palabras dirigidas a la oficialidad de la base el señor Arias Navarro puso énfasis en que la localización de esta primera visita oficial no obedecía a la casuística, sino a una intención deliberada.

A su llegada a la base el presidente afirmó: «No hay política nacional completa ni, en último extremo, viable, sin un componente adecuado de política de defensa (...). El desarrollo, junto al mejoramiento de las cotas de bienestar que comporta, nos impone también crecientes responsabilidades, y entre ellas, la de mantener tos valores que nos singularizan y la de acentuar nuestra presencia en el concierto internacional, en un mundo dinámico qué no permite la inhibición ni la autarquía.»

«Somos conscientes —prosiguió el presidente— de que ha llegado el momento de situar la defensa nacional al nivel que corresponde al desarrollo general de España. En estos años los es pañales hemos contraído una deuda mas con nuestras fuerzas armadas, que han visto envejecer su material mientras se atendía a necesidades apremiantes de infraestructura social y económica. Como anuncié en mi discurso ante las Cortes Españoles, es proposito del Gobierno que el país cuente con las fuerzas armadas que le "flilB. JtfSBIflWB perfeccionando sus cuadros, renovando su material, potenciando, en suma, los efectivos de los tres Ejércitos.

El presidente recorrió la zona militar Cádiz-Rota, y en los astilleros de Matagorda presidió la botadura de un petrolero de 230.000 toneladas.

Anteriormente el presidente Arias Navarro recibió en audiencia en su despacho de Madrid a los directivos de la Agrupación de Vigilantes y Serenos. Don Carlos Arias les dirigió las siguientes palabras: «Un largo camino de lealtades y de fidelidades en el cumplimiento de vuestro servicio necesariamente tenía que culminar en el reconocimiento de vuestras legitimas aspiraciones. Ha sido la Organización Sindical la que ha puesto proa firme y la que ha decidido el camino para reparar tanto olvido, tanta injusticia y tanta postergación... (...). Hoy la Organización Sindical siente la satisfacción de haber cumplido con una meta más. La Organización Sindica] es la preocupación constante en la redención de todos los hombres del trabajo, en contra de la minoría de los partidos políticos que significaban la disgregación y el enfrentamiento de quienes pueden y de quienes no han podido.»

 

< Volver