Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Declaraciones muy políticas     
 
 ABC.    04/05/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

DECLARACIONES MUY POLÍTICAS

¿Contra quiénes lian disparado —por elevación o sin elevación— los señores Girón de Velasco y García Rebull, civil el uno y militar el otro? Evidentemente, contra el Gobierno, o, si la palabra «contra» parece dura, hacia el frente donde opera el equipo gubernamental de don Carlos Arias Navarro. El momento actual no es, ni mucho menos, fácil en orden a la política interior y exterior, no ya nuestra, sino de varios países de Europa y de América, y nada digamos de la del vecino Portugal. Paralelamente a las declaraciones de José Antonia Girón y de don Tomás García Rebull, el ministro secretario general del Movimiento ha hecho otras, tan interesnates como desconcertantes, en un discurso conmemorativo de la Falange en Alcabierre, donde sesenta falangistas murieron heroicamente. Lo interesante del discurso de Utrera Molina reside en afirmaciones y párrafos como los siguientes: «Hemos de contribuir con empeño a edificar una convivencia nacional cada vez más justa y comunitaria, abierta a lo político, pero abierta también en lo cultural, en lo económico y en lo social a ana participación política reflexiva, integradora y activa de los 34 millones de españoles que no quieren autoexcluirse del futuro por la violencia o el resentimiento.» O en «la apertura está la base de nuestra sistema, en nuestra actitud de respeto a la libertad y a la dignidad del hombre». Ahora, ¿cuáles son —según el ministro— las maliciosas interpretaciones de la apertura? Explíquense. Como también don José Antonio Girón debiera explicar, con nombres y con hechos, las siguientes palabras: «Queremos salir al palo en el terreno que nos citen de quienes, sin adoptar la gallarda posición del adversarlo en campo abierto, se infiltran a través de la noche y de lar sombras en la estructura del Régimen para socavarlo al amparo de la traición.» Según «Informaciones», Girón dijo que el presidente del Gobierno y el ministro secretario están poco más o menos cercados por esos enemigos sombríos, añadiendo que está dispuesto a explicar a los españoles auténticamente los términos «gestión», «participación» y «representitividad», afrente a quienes los esgrimen como fácil, mercancía útil a sus intereses inconfesables». Palabras graves y preocupantes, no menos que Jas del general García Rebull rechazando con absoluta sinceridad las Asociaciones y aun los Cortes.—ARGOS.

 

< Volver