Selectividad, a debate     
 
 Informaciones.    18/05/1974.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

SELECTIVIDAD, A DEBATE

DON Cruz Martínez Esteruelas, ministro de Educación y Ciencia, presentó ante la comisión corespondiente de las Cortes el proyecto de ley de selectividad universitaria. «En un primer plano —dijo—, y antes que nada, es necesario: primero, reforzar la calidad de todas las enseñanzas; segundo, conseguir la plenitud y armonía del sistema educativo mediante un equilibrio e interconexión de todos sus ámbitos diferenciados; tercero, alcanzar la completa escolarización en la enseñanza obligatoria; cuarto, alcanzar las condiciones que hagan socialmente operativa la igualdad de oportunidades.»

Señaló el ministro que habrá cuatro convocatorias en tres años y que se mantendrá la beca a los que la tuvieran durante este tiempo. Las pruebas serán homogéneas y tendrán alcance nacional, y quienes superen la prueba selectiva entrarán en la Universidad sin posteriores trabas.

«El hecho cierto —afirmo el señor Martínez Esteruelas—, y sin duda preocupante para todos, es que nos enfrentamos con una inadecuada estructura, que se refleja en la actual situación de pirámide invertida en el orden profesional. En su base educativa, esta pirámide se traduce en un mayor número de estudiantes en los ciclos facultativos que en los ciclos universitarios intermedios, y en un mayor número de estudiantes universitarios que de estudiantes de formación profesional. A remediar esta situación aspira el reciente decreto de ordenación de la formación profesional, ya preelaborado por el equipo anterior, que persigue no sólo el refuerzo cuantitativo de la formación profesional, sino también su adecuada valoración.

Una afirmación y una negación sobre la finalidad última del proyecto de ley —prosigue el ministro— es elevar la calidad de la enseñanza a todos los niveles. La existencia de pruebas como las que se proponen, de por si constituyen un estímulo para la totalidad del proceso educativo. Tales pruebas van a tener lugar en una edad y momento en que dentro de lo posible muchas de las diferencias que median entre los jóvenes por razón de origen se han acentuado. Sabemos que esto no es la panacea para resolver el problema social de España, pero, desde luego, si es ana aproximación a una situación netamente más justa. La negación rotunda y categórica de que se busca la implantación de un gnumerus clausus». No es esto lo que se persigue. Estamos contra el «numeras clausus». Cuantos acrediten la madurez suficiente, serán admitidos en la Universidad. Lo que se pretende es la calidad y evitar e! sinnúmero de frustraciones juveniles que estamos presenciando.»

Tras la intervención del ministro, los enmendantes a la totalidad del proyecto de ley comenzaron a defender sus escritos de impugnación.

 

< Volver