Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Recordemos a un español señero     
 
 ABC.    01/06/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS

RECORDEMOS A UN ESPAÑOL SEÑERO

Un espíritu tan culta y a la vez tan fino escritor como es Eduardo Vicente Aparicio me pide recoja la iniciativa —que es suya y justísima— de sacar del solemne olvido en que se mantiene a un español señera. Entre tantas figuras como la España romana ofreció tí Imperio —dice—, una de ellas, Lucio Junio Modéralo Columela —gaditano ilustre—, autor, entre numerosos troludos de varias disciplinas, del monumento literario «Los Doce libros de Agricultura» —«De Re Rustica»—, es hoy prácticamente desconocido en su propia patria, en lamentable contraste con la atención que le dispensan muchas Universidades extranjeras, en la que es motivo de tesis doctorales agrarias y objeto, de frecuentes reimpresiones, sus obras. Un Comité, presidido por José María Pemán e integrado por personalidades de las letras y de las ciencias, pretende poner en valor —me añade Eduardo Vicente Aparicio— al insigne compatriota, considerado como el primer escritor agrario de la Era Cristiana, y promover un homenaje con lanzamiento de nuevas ediciones, popular, una, y lujosa y numerada, otra. Incluso la creación de una Fundación Agraria Columela, de ámbito mediterráneo, donde tuviese tratamiento de intercambio de tocas, convocatoria de premios, investigación, etc., común a los países ribereños, seria una realización que, al honrar a Columela, honraría a cuantos beneficiarios del legado romano reconocemos en su humanismo el fundamento de toda cultura, que, en definitiva, también es cultivo: cultivo Sel espíritu. Ahí queda, pues, relanzada la idea y que el nombre de Columela sea en estos momentos, en que el campo español sufre una crisis pavorosa, estímulo e inspiración para que la agricultura renazca a la manera clásica.— ARGOS.

 

< Volver