Autor: Ruiz Gallardón, José María. 
   Urgencia: hay que votar     
 
 ABC.    07/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

APUNTE POLÍTICO

URGENCIA: HAY QUE VOTAR

Por J. M. RUIZ GALLARDON

Votar no es sólo un deber. Votar es también lo conveniente. Si algo hay que preocupa a los dirigentes

políticos de las grandes familias contrarrevolucionarias en España es, todavía, el enorme porcentaje de

indecisos que en todas las encuestas —en todas— no han disminuido del 20 por 100. Ese quinto del

electorado español puede ser decisivo a la hora de contabilizar escaños. Y ya hoy nadie se engaña cuando

piensa que la verdadera lucha va a comenzar el 16 de junio, exactamente al conocerse los resultados de

las elecciones.

Después de ese día no valdrán lamentos, no servirán de nada las lamentaciones. Y hay que decirlo ahora,

cuando todavía es tiempo, que la inmensa mayoría de ese electorado indeciso, no es ni forma parte

ideológica de las agrupaciones izquierdistas. Estas tienen —y lo escribo como mérito suyo— consolidado

su voto. De donde se deduce que cada abstención es un voto en contra de las candidaturas del orden.

Tenemos todavía muchos compatriotas que no creen en la eficacia de su voto. Como existen también

muchos que siguen pensando que todo se les va a dar hecho y según la medida de sus gustos personales.

A todos ellos es preciso y urgente recordarles que:

1. Está en juego la unidad de España. Si triunfan las candidaturas que preconizan un Estado Federal, no es

difícil predecir que vamos a empezar un proceso de desintegración gravísimo.

2. Está en juego el principio de libertad de iniciativa. No pueden ser los empresarios —grandes,

medianos y pequeños— tan inconscientes como para no haberse percatado de que los programas

marxistas y socializantes apuntan hoy todavía de forma edulcorada, pero mañana con todo vigor, contra la

concepción socioeconómica en que se asienta su propia existencia como empresarios.

3. Está en juego la libertad de enseñanza. La escuela socializada es una escuela estatal. Los padres tienen

derecho a escoger los maestros de sus hijos.

4. Está en juego, en fin, la totalidad del orden jurídico español. He escrito la totalidad y sé lo que escribo.

Como también sé que en ese orden jurídico la parte más importante es la institucional.

El voto es un deber. Pero si a alguien no le basta con esa consideración —y ya sería lamentable— que

piense si, además, está el país como para anteponer sus dudas a las necesidades y conveniencias objetivas

de España.

Lo dicho: Hay que votar.

J. M. R. G.

 

< Volver