Relaciones con el exterior     
 
 Informaciones.    06/07/1974.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

RELACIONES CON EL EXTERIOR

LAS relaciones hispano-francesas acaban de sufrir un revés a causa de la adopción unilateral por parte del Gobierno francés de dos medidas que perjudican seriamente a los españoles. La primera de ellas ha consistido en la prohibición francesa de la importación de melocotones procedentes de España, alegando para ello la cláusula de salvaguardia de la Comunidad, que permite tomar tales medidas en casos de crisis graves en una región o en un sector económico. La segunda consiste en la suspensión, durante tres meses, por decisión del Consejo de ministros galo, de la inmigración de trabajadores extranjeros en Francia.

La primera de estas medidas fue adoptada tras una serie de incidentes en la frontera franco-española entre los agricultores franceses y los transportadores de fruta españoles. A comienzos de la semana, más de 360 camiones españoles que transportaban melocotón quedaron bloqueados en la frontera, ante el cierre de la misma por las autoridades francesas, tras los últimos intentos de los agricultores galos de volcar los camiones españoles. Días después, la Comisión Europea autorizó al Gobierno francés que prohiba temporalmente, hasta el día 11, la entrada de melocotones procedentes de países no miembros de la Comunidad. Esta decisión se fundamentó en la aplicación de las llamadas «cláusulas de salvaguardia». Las autoridades españolas formularon una protesta ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Comunidad Económica Europea al conocerse la decisión comunitaria, que, por otra parte, es perfectamente legal en la aplicación de la norma. «Esta es la servidumbre de la agricultura española —se ha dicho en medios hispanos de Bruselas—, sometida a un tratado comercial y no beneficiándose de una integración total de España en la C.E.E.» Y esto no es todo: Francia intenta también conseguir que la Comisión aplique las tasas compensatorias en todos los países de la C.E.E. a las exportaciones españolas de todas las variedades de melocotón.

La segunda medida —suspensión temporal por tres meses de la inmigración de trabajadores extranjeros— ha sido justificada por el Gobierno francés, anunciando que va a ocuparse de la reforma del estatuto de los trabajadores inmigrados que ya están en Francia. Entre ellos se encuentran unos 600.000 españoles, cuya situación permanecerá estable, no así la de los trabajadores llamados de «temporada», que actúan en zonas limítrofes por tiempo determinado durante las épocas de trabajo agrícola.

En otro orden de cosas, hoy es esperado en Madrid el embajador volante de los Estados Unidos, señor McCloskey, quien dialogará con las autoridades españolas del Ministerio de Asuntos Exteriores en torno a la revisión de los acuerdos de amistad y cooperación hispano-norteamericanos, que expiran al año que viene. El embajador volante preparará también la visita del señor Kissiuger, que llegará a Madrid el próximo día 9, en una visita de siete horas de duración. Aunque no Se ha hecho público el motivo de su viaje, se cree que firmará con el señor Cortina la declaración conjunta de defensa hispano-U. S. A.

 

< Volver