Continuará la democratización     
 
 Informaciones.    14/09/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

CONTINUARA LA DEMOCRATIZACIÓN

EL presidente del Gobierno, señor Arias Navarro, ha hecho unas importantes declaraciones políticas al director de la agencia Efe. Ciertamente, tras la enfermedad del Jefe del Estado el ambiente político se Había enrarecido, hasta el panto de que se daba pábulo a la hipótesis de una regresión en el programa gubernamental expuesto ante las Cortes el pasado 12 de febrero.

En sus declaraciones, el presidente ha evidenciado que tiene perfectamente claro el sentido de autoridad que por ley le confiere su cargo, y que su programa político, de amplia aceptación en el país, sera cumplido por encima de resistencias minoritarias. «Es propósito del Gobierno —afirmó en sus declaraciones— continuar la democratización del Régimen, desde sus propias posibilidades constitucionales, con vistas a ensanchar la base social de participación y de cara al enraizamiento de la Monarquía.»

Refiriéndose a dos de los puntos del programa gubernamental (nueva ley de Régimen Local e Incompatibilidades parlamentarias), el presidente afirmó: «Ahora, en estos temas, la palabra la tienen las Cortes. El Gobierno no puede interferir ni prejuzgar la tarea de la Cámara legislativa Pero, naturalmente, nuestro deseo seria que los debates parlamentarios respetaran la filosofía y sentido de esos proyectos y que los perfeccionamientos, que sin duda se introducirán, no supongan una desviación de aquel propósito ( ..) Por ceñirme al caso del Régimen Local, sería manifiestamente regresivo, por ejemplo, restringir el derecho de sufragio o introducir para la elección de alcaldes elementos extraños a los específicamente municipales, a los propios miembros del Ayuntamiento.»

Sobre el derecho de asociación política, el presidente afirmó que en modo alguno era intención del Gobierno retrasar indefinidamente el tema y que antes de fin de año se confía en disponer del texto de trabajo adecuada «El Estatuto que se apruebe —declaró el presidente— habría de permitir el ejercicio del derecho de asociación a todos los que se muevan en un amplio ámbito de respeto a los principios y normas de nuestras Leyes Fundamentales. Como dije en Barcelona (...), el Movimiento es, justamente, la comunión de todos los españoles en las ideas que forman el patrimonio doctrinal de tales Leyes. Por tanto, las futuras asociaciones, al respetar, como habrán de respetar la legalidad vigente, se moverán por definición en el seno de esa comunión que es el

Movimiento (...) El Movimiento, como antes decía, no se Identifica con su estructura organizativa. Es claro que esta organización, históricamente variable, no puede ni debe ser confundida con las asociaciones.»

Sobre las reticencias que tal programa comporta, el señor Arias Navarro dijo: «No se puede desconocer que el programa del Gobierno —pienso que muy favorablemente acogido por la opinión pública del país— despertó también la incomprensión y reticencia en algunos sectores proclives a anclarse en la nostalgia, a espaldas de la naturaleza tremendamente cambiante de nuestra realidad, social. Con esto hay que contar. Tales posiciones, tal manera de pensar, son, sin duda, legítimas en el ancho espectro del deseable pluralismo político que pretendemos reconocer y encauzar. Pero tales posiciones son, en lo que puedan tener de intento monopolizador, incompatibles con las responsabilidades públicas asumidas por el Gobierno que me honro en presidir, Y, en consecuencia, esas actitudes ni interfieres ni pueden interferir su acción.»

El presidente, en suma, ha ratificado plenamente el llamado «espíritu del 12 de febrero», ha reafirmado su imagen de autoridad y ha tenido el buen sentido y la valentía de reconocer la dificultad política y económica que los próximos meses entrañan. Unas declaraciones importantes y necesarias que clarifican el inmediato futuro.

 

< Volver