Festival     
 
 Pueblo.     Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

FESTIVAL

CREO que no es del todo necesario ser terrorista para ser antiimperialista, aunque ya comprendo que se trata de una idea muy personal. De igual modo que ya no hace falta ser rojo para ser terrorista, según demostraciones recientes, mi esperanza es que en ese futuro tan célebre del que siempre se habla un antiimperialista pueda ser una hermana de la caridad. Resulta que ai Festival Antiimperialista de Dublin asisten gentes del terrorismo. Los británicos han prohibido la entrada en el Reino Unido a los terroristas, pero eso es como prohibir la subida de las mareas. Mejor sería institucionalizar el terror y darles un carné a sus representantes. No hay nada mejor para destruir una cosa que organizaría. El diablo (sin ir más lejos) está siempre dispuesto a obsequiarnos con la verdad, bajo la condición de que la organicemos. En cuanto a un terrorista, incluso el de las librerías, se le obligue a echar la primera instancia, está prácticamente perdido. Hay que encuadrarlos dentro de un orden, como suele decirse. Que no se sientan al margen de la justicia social, y esas cosas. Hay que hacer del terrorismo un sector. El instinto orgánico y programático del hombre es muy superior a su instinto de violencia. Esta es casi una superestructura cultural si la comparamos con la irrefrenable tendencia humana a integrarse en algún esquema. Ya ven. Ahora organizan un (estival, y no tardarán en fundar una academia, que es e! símbolo de la inoperancia suprema, y, por canto, vivero de ejemplares ciudadanos. A mí me va a pasar como a Galileo. Van a rechazarme la idea por demasiado prematura, no porque esté equivocado. Era todavía pronto para que la tierra diese vueltas alrededor del sol, y es todavía pronto para legalizar el terrorismo. Pero quede claro que yo no me retracto de este artículo, ¿eh? Y si me queman, que me quemen.

 

< Volver