Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Organizarse a tiempo     
 
 ABC.    10/10/1974.  Página: 38. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LÍNEAS

ORGANIZARSE A TIEMPO

La semana en que entramos, ¿cómo será políticamente? ¿Más caliente o más fría que la anterior? Esperemos que ciertos ánimos se serenen y otros que no decaigan. Los primeras son aquellos que no quieren colaborar con el Gobierno, ni siquiera en la oposición. Los otros son los de los ministros, solidarlos con su presidente, firmes en el cumplimiento de un deber inexcusable y de un compromiso de honor con el país. Por lo pronta, el mes de octubre se inicia, como los años anteriores, con la recepción correspondiente al Día del Caudillo, que Franco presidirá esta mañana en el Salón del Trono del Real Palacio, en pie y durante más de una hora, demostrando, gracias a Dios, su buen estado de salud. Luego, la tarea política en que se ha empeñado el Gobierno Arias tiene que activarse y hacerse visible, comenzando por el asociacionismo y por la ley de Régimen Local. Ya no cabe el inmovilismo del pasado, que ha consumido estérilmente muchos años, creando una arteriesclerosis política en ciertas mentes que viven fuera de las realidades nacionales, sin enterarse, o no queriendo enterarse, de que, como dijo Jesús Fueyo, «el tiempo nos ha devorado a todos». Recuerdo que hace más de un año una personalidad me decía: «¿Qué es lo que necesita España para afianzar el saldo positivo y eliminar o, al menos, reducir al mínimo inevitable el saldo negativo? Ante todo, reconocer varias realidades como fenómenos a los que sería en extremo peligroso cerrar los ojos.» Y enumeraba: «1.° La existencia de un anhelo de evolución del pueblo español, sobre todo en las generaciones jóvenes. Anhelo que, al sentirse comprimido por una política cerrada, corre cada día con más fuerza por cauces subálveos para aflorar espontáneamente, siempre que le es posible, en forma de brotes anárquicos o subterráneos, que aprovechan para sus fines subversivos los sempiternos pescadores de río revuelto. 2* La crisis de uno de los más firmes puntales de la ideología tradicional española aun en los sectores menos conservadores: la relación Iglesia-Estado. 3.º La sensible realidad que hoy supone el hecho manifiesto del distanciamiento, y en algunos casos concretos ruptura, de muchos de los hombres que han sostenido durante lustros al Régimen. 4.º La presente cerrazón, en otros, a toda forma de asociacionismo político, mientras que de hecho se pretende utilizar tal hermetismo como arma de expansión de determinado sector, que de "jacto" opera como si fuera una agrupación de naturaleza política.» Todo esto, en esta hora, también me recuerda lo que no hace mucho le dijo el hoy dimitido presidente de Portugal, general Spínola, a un amigo suyo español: «Organícense ustedes de arriba abajo, ya que todavía están a tiempo. Que no les suceda lo que a nosotros.»—ARGOS

 

< Volver