La semana política     
 
 Informaciones.    02/11/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

NACIONAL

LA crisis abierta en el Gobierno por el cese de don Pío Cabanillas, ministro de Información y Turismo, y la dimisión de don Antonio Barrera de Irimo, vicepresidente segundo del Gabiente y ministro de Hacienda, acapara la atención de una semana políticamente crítica. Cualquier otra cuestión —y las hubo importantes en estos días— queda subsumida ante la importancia de los cambios de Gobierno, que sería banal ignorar.

UN REAJUSTE SIGNIFICATIVO

«Sólo un hombre informado puede optar con libertad.» Esta ha venido a ser la máxima política que ha presidido la gestión del equipo ministerial del señor Cabanillas. En función de tal premisa, que es válida e inalterable por encima de la política contingente de cualquier ministro, debe señalarse sin alarmismos que el relevo de ios señores Cabanillas y Barrera supone un significativo reajuste en el seno del Gobierno.

De una parte, existe un planteamiento aperturista que busca el desarrollo del sistema político desde sus propias premisas constitucionales, con el fin de dar virtualidad a todo el contenido de las Leyes Fundamentales y ensanchar la, base de apoyo, en cuanto apoyo participativo, al régimen. De otra parte, se ha abierto paso la tesis de las viejas reivindicaciones sociales —a las que nadie puede poner objeciones—, pero que no debe separarse o ponerse por delante de las necesidades imperiosas de desarrollo político.

En el enfremamiento, a la postre artificial, de ambas tesis (desarrollo político «versus» desarrollo social), la Prensa escrita ha entrado en zona batida, y el titular del Departamento correspondiente ha sido en los últimos meses asaeteado desde áreas que le tenían por en exceso complaciente. Su cese ha llegado a ser inevitable tras una durísima campaña de desgaste, y en la salida del Gobierno le ha acompañado el hombre que cuatro días antes había anunciado al país un detallado y amplio plan económico a largo plazo: el señor Barrera de Irimo

El cambio de la titularidad de Información y Hacienda a manos de los señores Herrera Esteban y Cabello de Alba va acompañado de las dimisiones o ceses de varios subsecretarios y directores generales. Particularmente aquellos integrados o próximos al grupo «Tácito».

 

< Volver