Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   De varias cosas de interés     
 
 ABC.    15/11/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS

DE VARIAS COSAS DE ÍNTERES

Muy bueno, por su firmeza, por cuanto se adivine entre líneas y por su coherencia política, el discurso del vicepresidente del Gobierna y Ministro de la Gobernación, García Hernández, en la toma de posesión de los nuevos gobernadores civiles y, concretamente, en lo que a las funciones propiamente de gobernadores civiles se refiere. Mucha se mueve, para hacer honor al Movimiento, la Hermandad del Maestrazgo, aunque no cuente —pues ha sido un bulo entre, la ventolera de bulos— con la colaboración filosófica como «consejera» de Gonzalo Fernández de la Mora, que. otras tareas más importantes le absorben pensando en el futuro. Otra Hermandad, la sacerdotal —hoy llamada la de los «curas de Cuenca», donde los hay tan castizos como los que sacaron en hombros al podré Vera—, no necesita de asesores filosóficos y menos religiosos, ya que dicen saber dónde van, aunque su camino no coincida exactamente con el trazado por la Comisión Episcopal que preside el cardenal Tarancón. Ere cuanto a la Hermandad de Alféreces Provisionales, y a los excombatientes, en general, bien merecen no caer en la tentación de organizarse como una confederación de vencedores, ya que sería un error político, pudiendo constituir el gran «frente nacional», como caudalosa reserva de principios que a todos nos importa y como valladar a cuantos intenten subvertir las leyes y el orden. Muy digna y elevada, como corresponde a su gran inteligencia, la carta dirigida al subsecretario de Educación y Ciencia por quien ha sido el último director general de Bellas Artes, don Joaquín Pérez Villanueva, no aceptando ningún nuevo carga ante un cese insólito por el procedimiento y sorprendente por el conducto y la hora de llegar a las manos de quien tenía motivos de discrepancias profundas —dice— cera las cosas de la cultura y en la actitud intelectual para abordarlas». Por último, el cardenal Enrique y Tarancón ha declarado: «No queremos apoyarnos en ningún poder ni político ni social. Abrir cauces para la participación del pueblo es bueno para todos. Los católicos son unos españoles como los demás, sin privilegios de ninguna clase,» Dios quiera que no sea una ves más

«vox clamantis in deserto».—ARGOS.

 

< Volver