Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   El Intasat y la asociación     
 
 ABC.    17/11/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS

EL «INTASAT» Y LA «ASOCIACIÓN»

fio sé cuántos serán los españoles que se sientan entusiasmados a estas horas por el lanzamiento de nuestro primer satélite espacial, llamado «Intasat», tras dos aplazamientos por fallos técnicos, desde una base de California, y que, a la postre, lo hemos colocado en órbita. Este satélite, cuya objetivo es el estudio de la densidad electrónica de la ionosfera, y que ha costado ciento treinta millones de pesetas —lo que no es mucho, dada el coste de los artículos de primera necesidad—, está dando lugar a no pocos comentarios de humor, cama los de Paco Umbral —el directo sucesor de Julio Comba y Wenceslao Fernández Flórez—, diciendo que nos corre más prisa poner en órbita a la España internacional, modestamente, sin remontamos al espacio y sin tener que soportar esta pregunta; «¿Y qué opina usted dé la densidad electrónita de la ionosfera?» «¡Ah, pues muy bien! Creo que es una densidad muy gorda». Pero el hecho es que ya hemos puesto en órbita a la España espacial. Ahora veremos cómo ponernos en órbita a la «Asociación», desarrollando el asociacionismo político, alcanzando la participación ciudadana y, a la par, viendo a cuánto ascenderá el precia del lanzamiento y qué grado obtienen de densidad electrónica las nuevas Cortes, siempre que no sean producto de la «dedocracia» más que en una mínima parte. Es decir, lo que nos importa, en esta hora inquieta, es el lanzamiento del satélite asociacionista para que en el más breve tiempo posible entre en tu órbita natural para dar satisfacción a la opinión pública y a esa España —como dijo al martillarte de su puesto Marcelino Oreja— viva y dinámica, diversa y múltiple e la que ningún grupo, ni facción, ni entorno tienen derecho a monopolizar, porque pertenece a todos los españoles que la quieren y la sirven.—ARGOS.

 

< Volver