Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Resumiendo en la paz del domingo     
 
 ABC.    19/11/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

ABC, MARTES 19 DE

EN POCAS LINEAS

RESUMIENDO EN LA PAZ DEL DOMINGO

La semana pasada termino con la seria promesa de que iba adelante el anteproyecto de Asociaciones políticas y que él espíritu del 12 de febrero aletea seremanente; con la presencia de la Princesa Sofía en una clase de Humanidades, sentada como una alumno más entre los alumnos, en la Universidad Complutense; con la presentación de una nueva e interesante revista política llamada «Posible», dirigida por un gallego joven e inteligente que tenía a su lado a otro gallego, no menos joven e inteligente, que se llama Antonio Vázquez Guillen; con la designación, por unanimidad de Girón, como presidente de la Confederación de ex combatientes, en cuyo acto no se mencionó al Príncipe para nada; con el traslado del cuerpo embalsamado de Eva Perón, de Madrid a Buenos Aires, después de tantas vicisitudes macabras, y con la expectativa natural ante las elecciones que se han celebrado en Grecia, y que han dado un tan clamoroso triunfo a Karamanlis. Mientras tanto, se ha clausurado el gran éxito del II Salón Nacional de Vinos, Bebidas e Industrias afines, titulado el Vibexpo 74, que ha merecido un bello artículo de Sabino Arnáiz, asociando, a esta exposición, a Horacio y a Virgilio, y recordando «que no podrán agradar ni alcanzar la inmortalidad los verso» escritos por quienes beben agua». Articulo importante que merece sosegada lectura, el del joven e insigne economista profesor Lasuen, publicado el pasado sábado en «Informaciones». Y justo y preciso un comentario editorial de «Blanco y Negro», que dice: «Ni lis uñas y los dientes parecen los medios más idóneos para, servir las exigencias de la convivencia nacional en esta hora; ni es un modelo de oportunidad —en un acto de tan singulares características como el conmemorativo del discurso fundacional de José Antonio Primo de Rivera— asumir funciones de calificación judicial —can alusiones al atentado de la calle del Correo— o formular juicios de valor sobre los acontecimientos de un país vecino con el qué España mantiene relaciones de plena amistad. Si se quiere superar el odio, no se debe citar el odió. Si se quieren asumir las razones válidas de los vencidos, no se les puede calificar de vencidas. Si se quiere de verdad servir al futuro, no se puede anclar tan obsesiva atención en el pasador Y en cuanto al aceite y al juicio de Reace, Augusto Assía se ha preguntado en «La Vanguardia»: «¿Por qué lo que se investigó, y figura en el sumario, na puede ser hecho público en la vista y provoca la inusitada reacción del Ministerio fiscal?»- ARGOS.

 

< Volver