Jamones, tampoco     
 
 Gaceta Ilustrada.     Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

JAMONES, TAMPOCO

EL mismo día que don Carlos Arias —repuesto de la gripe que le obligó a guardar cama el martes, día 14— volvió a su despacho oficial, trascendió la noticia según la cual el presidente del Gobierno había devuelto todos los regalos recibidos durante las pasadas fiestas navideñas. Algunos grandes almacenes recibieron llamadas telefónicas con recomendación de que se abstuvieran de realizar envíos semejantes porque serían igualmente devueltos. Por las mismas fechas, don Ramón Montero, concejal del Ayuntamiento de Getafe, Madrid, se presentó en el Pleno portando un jamón: «Ruego que sea donado a una persona necesitada. Hago esto, no con gesto teatral, ciño para que conste expresamente que no admito regalos, ni los quiero admitir en el futuro, y que el único recalo que quiero recoger es el de los votos; pero bajo ningún concepto un regalo que, como dice un refrán castellano, "sirva para comprarle"». Después, el señor Montero insinuó la posibilidad de que los concejales estuviesen influenciados en la tramitación de un expediente y para demostrar su disconformidad, abandonó la sala. El pleno acordó un voto de censura contar el concejal «por haberse levantado sin el debido permiso».

 

< Volver