Autor: Domingo, Oriol. 
 Barcelona. 
 S.E.A.T.: bodas de plata conflictivas     
 
 Gaceta Ilustrada.     Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

BARCELONA

S.E.A.T.:

BODAS DE PLATA CONFLICTIVAS

LAS bodas de plata de Seat, sociedad constituida en 1950, empiezan a celebrarse de manera muy conflictiva: sus trabajadores se solidarizan ya en septiembre con reivindicaciones obreras de otras empresas; ruptura en la negociación del octavo convenio colectivo; oposición al expediente de regulación de empleo; dimisión de 60 de los 110 enlaces y vocales del jurado de empresa, dimisión .no aceptada por la Organización Sindical (O.S.); paros de protesta; repetidas y multitudinarias sanciones de empleo y sueldo; recursos y gestiones ante autoridades y organismos ciudadanos; manifestaciones callejeras que suelen iniciarse en la misma factoría de la Zona Franca o ante (a Casa Sindical de Barcelona, Vía Layetana; intervención de la fuerza pública; detenciones; 385 despidos; 12 expedientes a cargos sindicales; peticiones de libertad para los detenidos y para que se levanten las sanciones impuestas.

¿REPRESENTATIVIDAD? — La discusión del convenio y del expediente que la empresa presenta casi simultáneamente en noviembre es la causa inmediata del conflicto laboral. En las últimas semanas la tensión se transforma en un conflicto de representatividades: de la discusión sobre el convenio y el expediente se pasa a plantear quién debe discutir. Grupos de trabajadores entregan diversos documentos a autoridades y organismos barceloneses. Solicitan que la O.S. acepte las dimisiones de los cargos sindicales, que se proceda a inmediatas elecciones en enero, y que la empresa negocie con los trabajadores elegidos en asambleas celebradas en la factoría. Pero O.S. no acepta ni la renuncia de los cargos sindicales dimitidos ni la representatividad de quienes no son elegidos reglamentariamente. La O.S. insiste en que la única representación válida para negociar es la nacida en las elecciones sindicales celebradas en 1971. Los trabajadores señalan que los representantes elegidos con más votos en 1971 fueron despedidos de la empresa a las pocas semanas. Y el catedrático de «Teoría del Estado» de la Universidad de Barcelona, González Casanova, escribe sobre este punto en «Tele/ eXpres»; «Se explica el papel decisivo de unos enlaces sindicales y un jurado de empresa, que no sólo cuenten con la credencial de la O.S. de haber sido elegidos en 1971 según el procedimiento de dicha Organización sino también —(o que es más importante— que cuenten en estos momentos de alta tensión conflictiva con la confianza de ¡a gran mayoría de los trabajadores. Los representantes elegidos democráticamente por los obreros fueron despedidos por la empresa hace cuatro años y, pese a que la Magistratura del Trabajo declaró tales despidos improcedentes, el famoso artículo 103 y otras disposiciones paralelas permitieron a la empresa no readmitir a los cargos sindicales, previa la indemnización correspondiente».

STOCKS Y PAROS. A principios de enero, el director general de Seat recuerda epistolarmente a sus 30.000 empleados la delicada situación de la economía y los efectos de la crisis energética que afecta al sector del automóvil, elevando costos de producción y reduciendo ventas. La dirección explica en una nota publicada en los periódicos que en noviembre, ante la expectativa de llegar a stocks de más de 130.000 coches en 1975, la empresa inicia un expediente de regulación de empleo. Señala que en virtud de su resolución, los trabajadores percibirán en los días de no producción sus emolumentos habituales: percepción del 75 por ciento de las bases de cotización de la Seguridad Social a cargo del Seguro de Desempleo; abono del 25 por ciento complementario con cargo al Fondo de Protección Nacional al trabajo; abono por parte de la empresa de las diferencias existentes entre las percepciones reglamentarias y los salarios reales, a excepción del llamado valor «K» y pluses de puntualidad y nocturnidad. Seat queda autorizada por el expediente a aplicar un régimen de desempleo parcial de 31 de enero a abril de este año, equivalente a una disminución de producción de unos 46.000 coches. Sobre el convenio colectivo, la dirección señala que, dadas las circunstancias apuntadas, no ha podido ofrecer ritmos de crecimiento de retribuciones similares a los mantenidos en los dos últimos años sin colocar a la empresa fuera de competencia. Añade que las condiciones salariales fijadas por la decisión arbitral obligatoria son superiores a las ´ propuestas por la empresa, tienen una incidencia en los costes mayor de la que éstos pueden soportar y representan una mejora en las retribuciones por encima del aumento del coste de la vida.

Los stocks condicionan, pues, unas medidas empresariales. Los trabajadores muestran su disconformidad con las mismas. Y se producen paros. Más de 10.000 trabajadores firman un recurso presentado ante la Delegación de Trabajo. Ante la proyectada disminución de trabajo alegan que se ha descuidado, probablemente por presiones de Fiat, el mercado exterior, mientras la mayoría de las empresas del sector han aumentado sus exportaciones. Sugieren que quizá podría ser más admisible retrasar los planes de expansión de la empresa (Martorell, Zaragoza, Guadálajara), y no reducir la producción actual. Afirman que no aceptan la pretendida crisis porque son los trabajadores de Seat y la clase trabajadora en general, a través de la Seguridad Social, quien acabará pagándola. Y proponen como alternativa a lo pretendido por el expediente que se acepten sus puntos reivindicativos: 40 horas semanales, 30 días de vacaciones en verano y 10 en Navidad, negociar los posibles ritmos de producción y, en último término, estudiar su posible reconversión.

CAMPO DE JUEGO. — Convenio, expediente, representatividad... el conflicto necesita un campo de juego. ¿Qué campo? ¿Qué regias? ¿Qué limites? «Una ordenación del trabajo debe hacer compatible la disciplina y el que los pleitos que se planteen se diriman por la civilizada vía del diálogo, previendo distintas contingencias. Si algo talla en esa ordenación, que se busque el remedio. Si la operatividad sindical precisa de fórmulas más ágiles, más conformes con los tiempos, más plurales, que también se busquen. Lo importante es atenerse a la realidad», editorializa «La Vanguardia» el 12 de enero. Y el gobernador civil de Barcelona, Rodolfo Martín Villa, había dicho al jurado de empresa dos meses antes: «7o-da cuestión profesional puede ser objeto de pacto y negociación. Todo es negociable, menos el orden público».

Oriol Domingo

 

< Volver