Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   La Orden Militar Europea de Combatientes     
 
 ABC.    01/12/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS

LA ORDEN MILITAR EUROPEA DE COMBATIENTES

Por iniciativa española, la Confederación Europea de Excombatientes, que agrupa a millones de veteranos de las guerras de Europa, acordó crear una Orden Militar Europea, que fue instituida, por decisión del Consejo de la Confederación, el 1 de octubre de 1963. Posteriormente quedó constituido el Consejo de la Orden en un acto solemne celebrado en la abadía de San Michel, en Normandía, el día 5 de junio de 1964, Este primer Consejo incluyó personalidades de Alemania, España, Francia, Holanda, Hungría y Polonia. Más tarde se añadirían a la lista honorables representantes de Austria, Bélgica, Inglaterra, Italia y Luxemburgo. Los ex-combatientes europeos, integrando un Movimiento civil, consideraron que su deber era promover la reconciliación entre los antiguos enemigos para «fundir en un ideal común a todos los que lucharon en los campos de Europa», con objeto de alcanzar la unidad continental integrando a todos los países. Este ideal europeísta, ratificado democráticamente por los excombatientes, condujo a proclamar una empresa y un símbolo: tu Orden Militar Europea de Combatientes, como avanzada de un movimiento de unificación continental, siendo tu insignia la cruz de la reconciliación, es decir, de la paz, para promover la «Europa del Honor» en la fidelidad de los Estados nacionales, en la igualdad de todos los pueblos y en el respeto a todos los regímenes. La Orden tiene carácter internacional y depende de la Confederación Europea de Excombatientes, que es una organización, también internacional, con Estatuto consultivo en el Consejo de Europa y con la bendición del Santo Padre. La Cruz de la Orden, que hoy ostentan millares de excombatientes, fue también un proyecto español, ya que su dibujo es del pintor don Aurelio Crosiet, oficial de Caballería y excombatiente. Esa cruz es un estímulo para alcanzar la unidad europea, mantener el compañerismo de los excombatientes, promover siempre la reconciliación y considerar, como únteos, enemigos comunes, el desorden, la injusticia, la incapacidad, la corrupción y la mediocridad.—ARGOS.

 

< Volver