Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Graves preocupaciones e insensatos rumores     
 
 ABC.    11/01/1975.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS

GRAVES PREOCUPACIONES E INSENSATOS RUMORES

No es momento de tomar nada a broma, la contaminación atmosférica de Madrid y su altísimo grado de toxicidad es dramática y escandalosa. Y otro escándalo, que puede llegar a producir graves trastornos, es el dé la pasible subida del gas y la electricidad, a más del pan, que es lo único que no puede faltar en un hogar modesto. El mes de enero, por lo tanto, es inclemente, aunque bajen el precio de los abrigos, los chaquetones, los pantalones, las camisas y otras prendas del atuendo de las gentes, ya que en cambio suben sin medida, a cumbres que van resultando innaccesibles, los artículos de primera necesidad para la vida humana, desde el niño al anciano, desde el joven al adulto. Y con el panorama que representa el paro y los sueldos y jornales que difícilmente podrían sostenerse con nuevos aumentos. La hora que vivimos entraña preocupaciones tremendas para los gobernantes y para los propios ciudadanos, que tienen la normal obligación de defenderse ante las adversidades y de estimular y ayudar a los Poderes Públicos a tomar las medidas más indispensables, inteligentes y urgentes, que desintoxiquen la atmósfera madrileña y que hagan posible, en el entero país, el rápido frenazo al alza violenta de la vida que va degenerando en una apocalíptica cabalgada. Razón demás, ante esta grave situación, para rechazar los insensatos rumores de quienes hablan de crisis de Gobierno y de pasos atrás en el .orden político. Todo cuanto en este momento se haga contra lo que representa el presidente Arias y sus leales colaboradores es un atentado contra España o un delito de alta traición. Arias Navarro ha demostrado ser un hombre y un politizo, consciente y, responsable, incapaz de intrigas, de favorecer zancadillas, de maniobrar en la sombra y de crear torcidas situaciones que sólo pueden dañar al pueblo español que cree en él. No es hora de bromas ni de frivolidades políticas. Hoy una crisis ministerial, seriamente, no es posible. Porque, ¿quiénes serían los generosos taumaturgos salvadores?—ARGOS.

 

< Volver