Autor: J. M. V.. 
 Podría incluso desaparecer. 
 La agricultura de la cornisa cantábrica, gravemente amenazada por la integración en la CEE     
 
 El País.    29/01/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EL PAÍS, jueves 29 de enero de 1981

Podría incluso desaparecer

La agricultura de la cornisa cantábrica, gravemente amenazada por la integración en la CEE

J.M.V., Oviedo

Asturias, la primera provincia española productora de leche (738.012 litros diarios): la segunda, después

de Lugo, en número de cabezas de vacuno (388.301) y la quinta en producción de carne, ve su agricultura

gravemente amenazada por el ingreso de España en la Comunidad Económica Europea (CEE), que no

parece dispuesta a incrementar sus problemas de excedentes ganaderos ni a participar financieramente en

la reestructuración que necesita la ganadería española.

La Unión de Campesinos Asturianos (UCA-COAG) cree que el Mercado Común pretende la desaparición

del sector lácteo español o, por lo menos, controlar fuertemente su producción protegiendo solamente una

minoría de granjas productoras de leche. La dramática situación del campo asturiano es extensible al de

toda la cornisa cantábrica.

UCD presentará de inmediato al Consejo Regional de Asturias el plan agrario, cuya elaboración está a

punto de concluir la Consejería de Agricultura, que dirige Emilio García-Pumarino, presidente de dicho

partido en Asturias, mientras que el PCE llevará al mismo organismo la propuesta de rechazo del estatuto

de la leche, sobre el que trabaja el Ministerio de Agricultura para fijar las condiciones de producción,

comercialización e industrialización del sector lácteo español para su adaptación a las exigencias del

Mercado Común. El planteamiento de esta exigencia como cuestión previa por parte de la izquierda

motivó la ruptura de las negociaciones sobre el plan agrario regional.

Oposición al estatuto de la leche

La izquierda sostiene que el estatuto de la leche significaría el cierre del 85% de las explotaciones

ganaderas asturianas, cuya nota más destacada es su insuficiente dimensión, lo que provoca la obtención

de bajísimos niveles de productividad. El sector agrario asturiano absorbe el 25% del empleo total de la

región, y solamente genera el 8% del producto interior bruto. El subsector de la leche y sus productos

derivados es el que más problemas plantea ante el ingreso de España en la Comunidad Económica

Europea (CEE). Su deficiente estructura le sitúa ante la amenaza de una gran regresión, o incluso su

desaparición.

La Consejería de Agricultura ha venido defendiendo la negociación en Madrid de los intereses asturianos,

muy similares a los de los demás ganaderos de la cornisa cantábrica, para adaptar el estatuto de la leche a

las características de la agricultura de la zona húmeda, muy diferentes de las que presenta la España seca,

la única hacia la que muestran una cierta sensibilidad los ministros del ramo, tradicionalmente

incapacitados para comprender las peculiaridades del Norte.

En este sentido, proponía modificar las condiciones de la granja de producción lechera, que fija la

cantidad mínima de leche y número de cabezas de ganado para tener derecho a acogerse a determinados

beneficios, de forma que fuera tenida en cuenta la agrupación individual o colectiva de los campesinos;

reivindicar la declaración de las zonas de vocación lechera, con la exigencia de contar con terreno

pastable para evitar la competencia de la leche de asfalto, producida en cualquier lugar con alimentación

exclusiva de piensos, y establecer un plazo suficientemente amplio para adaptar las explotaciones de la

cornisa cantábrica al patrón de la CEE. La izquierda se ha negado rotundamente a entablar estas

negociaciones con la Administración. Su criterio consiste en propugnar la retirada del estatuto de la leche

que aprobará el Ministerio de Agricultura por decreto.

El plan agrario de UCD prevé una actuación preferente sobre el subsector ganadero, que representa el

80% de la producción final agraria de Asturias. En líneas generales propone incrementar la dimensión de

la explotación familiar agropecuaria para reducir los costes de producción, transformar el monte bajo en

pastizales y praderas, aplicar las normas legales que permitan el uso de recursos infrautilizados y la puesta

en valor de los no usados, mejorar las semillas y el uso del abono, promover una ganadería natural ligada

a la tierra, usar sólo moderadamente los alimentos concentrados, potenciar el saneamiento ganadero,

definir las zonas de vocación general para promocionar especies y razas, reconvertir la producción de

leche a carne en las áreas de montaña y media montaña con sistema de explotación en régimen extensivo

a base de razas exclusivamente cárnicas, potenciando la ganadería autóctona («asturiana de los valles» y

«asturiana de la montaña»); ordenar, comercializar e industrializar la carne y la leche para reducir la

enorme diferencia de precio existente entre el escalón de la producción y el consumo y dotar a la

comunidad campesina de una adecuada infraestructura y equipamiento.

 

< Volver