Autor: Sebastián Bueno, Pablo. 
 El Rey reafirmó su voluntad democrática ante el comité mixto España - Mercado Común. 
 El Parlamento español quiere asociarse a la reforma agrícola y financiera de la CEE     
 
 El País.    03/06/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EL Rey reafirmó su voluntad democrática ante el comité mixto España-Mercado Común

El Parlamento español quiere asociarse a la reforma agrícola y financiera de la CEE

PABLO SEBASTIÁN

El comité mixto Parlamento Europeo-Cortés Generales, que concluye hoy en Madrid sus debates sobre el

proceso de adhesión de España a la CEE, discutió ayer, sin resultados definitivos, la posibilidad de que

diputados españoles participen como observadores en los trabajos que la Asamblea Europea realiza sobre

la reforma de las políticas agrícola y presupuestaria de la CEE, cuya reestructuración en curso bloquean

hoy las negociaciones hispano-comunitarias.

El comité empezó su segunda jornada de trabajo después de que las delegaciones parlamentarias fueran

recibidas por el rey Juan Carlos en el palacio de la Zarzuela y por el presidente Calvo Sotelo en la

Moncloa. Don Juan Carlos, en respuesta a una declaración de la presidenta del Parlamento Europeo,

Simone Veil, en la que exaltaba el comportamiento del Monarca ante el intento de golpe de Estado,

declaró a los parlamentarios que se había limitado a cumplir con su obligación de defender la democracia

y que volvería a tomar las mismas decisiones cuantas veces fuera necesario. Por su parte, Calvo Sotelo

pidió a los representantes de la CEE que presionaran en favor de la aceleración de las negociaciones.

Los trabajos madrileños del comité parlamentario España-CEE han discurrido, hasta el momento, sin

grandes sorpresas, excepción hecha del enfrentamiento Pérez-Llorca/Natali del pasado lunes, que no ha

sido otra cosa que la reedición de la lucha dialéctica que Calvo Sotelo mantuviera, también con Natali, en

la anterior reunión del comité en Luxemburgo. Se reflejó en este combate actitudes personales, el

malestar oficial español ante el bloqueo de las negociaciones y la decisión del representante de la

comisión de no admitir injerencias en su terreno.

Este combate dialéctico no se trasladó hoy a las discusiones de los parlamentarios, aunque sí hubo

referencia a la declaración de Natali sobre la falta de transparencia de la fiscalidad española por parte de

algún parlamentario español, que informó al comité sobre la realidad fiscal hispana y sus proyectos de

renovación. Sí se centró la discusión en torno al posible resultado de la reunión de Madrid, para evitar

que, una vez más, quede reducida a buenas palabras.

Aquí entra el deseo español de conseguir para los diputados hispanos el puesto de observadores, con voz

y sin voto, en los trabajos de seguimiento que el Parlamento Europeo realiza en torno a la reforma de su

política agrícola y presupuestaria, temas estos que hoy día bloquean, al menos oficialmente y quizá

tapando la ausencia de voluntad política, la marcha de las negociaciones hispano-comunitarias.

Trabas comunitarias

No parece que vayan a tener éxito estas peticiones de los parlamentarios hispanos. La presidenta Simone

Veil puso ayer toda serie de trabas reglamentarias a este intento y argumentó que de hacerse esto se

vaciaría de contenido el comité mixto hispano-comunitario. No excluyó, como solución menor, la

posibilidad de que algún español asista como experto a dichas reuniones del Parlamento Europeo.

Este tema será, sin duda, uno de los que los españoles intentarán introducir en la declaración final que hoy

se hará pública.

 

< Volver