ABC en Bruselas. 
 Las "perspectivas estratégicas" del ingreso de España, examinadas por la O. T. A. N.  :   
 La Alianza mantiene una negativa firme a la propuesta soviética de congelar las nuevas incorporaciones. 
 ABC.    10/12/1976.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ABC

Madrid. Viernes, 10 de diciembre de 1976.

A B C EN BRUSELAS

LAS "PERSPECTIVAS ESTRATÉGICAS" DEL INGRESO DE ESPAÑA, EXAMINADAS POR LA O.T.A.N.

La Alianza mantiene una negativa firme a la propuesta soviética de congelar las nuevas incorporaciones

Bruselas, 9. (Efe.) El tema de las relaciones España-O. T. A. N. no fue planteado durante la primera

sesión de la reunión ministerial del Consejo del Atlántico Norte.

En fuentes diplomáticas competentes se informa que los ministros de Asuntos Exteriores de los países

aliados abordaron brevemente el tema español desde perspectivas estratégicas, en relación con el flanco

sur de la Alianza, y en el contexto de un examen general de la problemática geopolítica internacional.

También se señala que indirectamente se hizo alusión, a través de la oposición general, a aceptar la

propuesta del Pacto de Varsovia, para que el bloque militar oriental y el occidental acuerden impedir sus

ampliaciones, lo que significaría de modo más inmediato la imposibilidad, de eventuales ingresos de

Yugoslavia y España, respectivamente.

Mientras unos países aliados consideran que la respuesta debe darla la O.T.A.N. en el marco de la

Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea, otros prefieren dar inmediatamente una respuesta

negativa.

Preguntado un portavoz oficial de la Delegación norteamericana si Henry Kissinger se había referido en

su discurso de hoy ante sus colegas a las relaciones España-O. T. A. N., contestó rotundamente «no». Sin

embargo, admitió que indirectamente había aludido al tema, al exponer la necesidad absoluta de dar una

negativa a la anteriormente citada propuesta del Pacto de Varsovia.

Los observadores creen que los norteamericanos se consideran satisfechos con los resultados del

planteamiento de su secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, sobre el tema español y consideran

oportuno no insistir por el momento.

BRUSELAS, 9. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Hoy se ha iniciado en Bruselas la 58 sesión del

Consejo del Atlántico Norte con una especial expectación por la presencia del secretario de Estado

americano, Henry A. Kissinger, en su despedida de la O. T. A. N.

El doctor Henry A. Kissinger ha traído en su cartera de mano un mensaje del presidente electo, Jimmy

Carter, a los ministros de Asuntos Exteriores de la O. T. A. N. y su propio «testamento Kissinger».

La intervención del doctor Kissinger, que duró cuarenta y cinco minutos, se inició con la lectura del

mensaje de Jimmy Carter: «Nuestra Alianza Atlántica sigue siendo el corazón en la unión de

Norteamérica y Europa occidental. La O. T. A. N. es el instrumento esencial para fortalecer nuestra

seguridad colectiva. El compromiso americano de mantener la Alianza Atlántica será mantenido y

fortalecido por mi Administración.»

«En los pasados meses he discutido la gran cantidad de problemas que se plantean a la O. T. A. N.: el

mantener una estrategia contra amenazas comunes, el de la eficacia y la fuerza militar y el de que nos

consultemos íntimamente cuando negociemos con otros países o grupos de países, tanto en lo que se

refiere a los problemas europeos como a los universales.»

«No tengo ninguna duda en que estas cuestiones puedan ser resueltas. Aprovecho la oportunidad de este

mensaje para reafirmar tales creencias. Estoy convencido que la misión de la O. T. A. N. no es menos

importante hoy que cuando se estableció originalmente. Me propongo trabajar estrechamente con todos

los Gobiernos representados en esta reunión.»

TESTAMENTO. - Dentro de lo que todos hemos coincidido en calificar como testamento político

Kissinger, el secretario de Estado americano dio prioridad a las relaciones con la Unión Soviética.

Kissinger considera que Rusia no sería la primera en desencadenar un conflicto nuclear, aunque esto no es

motivo suficiente para que la O. T. A. N. acepte las proposiciones soviéticas de Bucarest. El doctor

Kissinger subrayó que en la Unión Soviética se había iniciado un resurgimiento de inquietudes

protagonizado por los intelectuales soviéticos.

Respecto a las relaciones entre el Este y el Oeste declaró que era fundamental el llegar a un equilibrio de

fuerzas para poderse sentar a dialogar de igual a igual. El secretario de Estado, refiriéndose a China, dijo

que recomendaría a la Administración Carter el estrechar las relaciones con Pekín.

Los chinos temen que los Estados Unidos les abandonen y esto sería peligroso, ya que consideran que los

Estados Unidos son el equilibrio con la Unión Soviética.

Sobre África dijo que dos claves contenían toda la problemática africana: el problema entre blancos y

negros y la injerencia extranjera. Con relación al Oriente Medio, el doctor Kissinger se consideraba más

optimista, ya que desde 1947 nunca se había estado tan cerca de una solución. La clave está en la

disminución de la influencia soviética en la zona, y lo que hace falta es llegar a una estabilidad dentro del

contexto del mundo árabe para resolver definitivamente el problema.

En este preciso momento, los israelíes estarían dispuestos a hacer concesiones territoriales que

solucionarían pacíficamente el problema. El doctor Kissinger ofrecerá mañana una conferencia de Prensa

al término de la sesión del Consejo como despedida a la Prensa internacional. - INTERINO.

 

< Volver