La entrada de España. 
 Un jugoso negocio  :   
 (para la O. T. A. N.). 
 Pueblo.    10/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

La entrada de España

UN JUGOSO NEGOCIO (para la O. T. A. N.)

MADRID, 10. (Especial PUEBLO.) — La tan comentada entrada de España en la O. T. A. N. sería un

buen negocio para esta organización, según se deduce de un articulo publicado en el último número del

semanario británico «The Economist», donde se analiza la posible contribución española en el supuesto

de su integración inmediata.

¿Qué le puede ofrecer España a la O. T. A. N.? - se pregunta el semanario -: un Ejército disciplinado, una

Marina eficiente y una aviación casi a nivel europeo. Además, una economía lo suficientemente sólida,

capaz de aumentar su «presupuesta» de defensa, actualmente del 3,8 por 100 del P. N. B Y sobre todo, su

privilegia-da situación geográfica en el lugar donde confluyen los mares Mediterráneo y Atlántico.

Sobre la posibilidad de que los soldados españoles fueran a estacionarse en Alemania, no lo considera

muy aconsejable el semanario, por razones económico-técnicas; pero sí dice que podrían reforzar el área

mediterránea, añadiendo que la O. T. A. N. preferiría la conversión de algunas de las tropas de seguridad

interna españolas en modernas unidades de combate, para casos de emergencia.

Por otra parte, la Marina - continúa «The Economist» - es lo más importante a corto plazo. Incluido el

portahelicópteros «Dédalo», las fuerzas antisubmarinas podrían ayudar a llenar el vacío causado por la

retirada británica, el año pasado, y los barcos españoles fortalecerían mucho la Marina y los portaaviones

de la O. T. A. N., que nunca ha tenido suficientes.

El artículo recuerda también que España ya está indirectamente, a través de su tratado con U. S. A.,

suministrando ayuda a la alianza en los planos naval y aéreo concretamente, mediante el uso por parte

americana de las bases de Torrejón, Zaragoza y Morón aparte Rota, que aunque los Estados Unidos han

prometido no usarla más para los submarinos nucleares, a partir de 1979 puede ser muy útil para los

antisubmarinos U. S. A. de largo alcance.

Lo único que podría obtener España de la O. T.A.N. y que no obtiene de U. S. A. es una garantía de

seguridad y una voz en la planificación de la defensa de Europa occidental, ya que el tratado con los

Estados Unidos no prevé intervención americana si España es atacada. Dentro de la alianza, la O. T. A. N.

se vena comprometida a ello. Pero también está el que España, protegida por su geografía, no es muy

probable sea atacada. Conclusión: España puede hacer por la O. T. A. N. más que la O. T. A. N. por

España.

Finalmente, el semanario británico comenta que uno de los pocos puntos importantes de la reunión de

invierno del Pacto de Varsovia, ce1ebrada la semana pasada en Bucarest, fue la propuesta soviética de

que ninguno de los dos bloques, ni O. T. A. N. ni Pacto de Varsovia, deben aumentar de tamaño. «Los

rusos - dice - no quieren a España dentro.»

 

< Volver