50.000 personas asistieron en la Casa de Campo de Madrid al festival contra el ingreso de España en la OTAN     
 
 El País.    07/07/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

50.000 personas asistieron en la Casa de Campo de Madrid al festival contra el ingreso de España en la

OTAN

Alrededor de 50.000 personas, según fuentes de los organizadores, participaron el domingo, en el

anfiteatro de la Casa de Campo, de Madrid, en el festival-anti OTAN, promovido por diversos grupos y

personalidades políticas, contra el ingreso de España en la Organización del Tratado del Atlántico Norte

(OTAN). En el festival, que duró alrededor de siete horas, intervinieron, entre otros, el ex comandante

Luis Otero, los diputados Pablo Castellano (Partido Socialista) y Fernando Sagaseta (Unión del Pueblo

Canario), el líder de Comisiones Obreras Laureano Cuerdo y el dirigente militar portugués de la

«revolución de los claveles», Otelo Saraiva de Carvalho.

El acto dio comienzo hacia las 17.30 horas. En la primera parte intervinieron los cantantes y grupos Rosa

León, Luis Eduardo Aute, Imanol, Suburbano, Luis Pastor, Juan Carlos Señante, Joan Isaac, Teddy

Bautista, Oskorri y Leño. Al final de los discursos cantaron Joan Manuel Serrat, Víctor y Diego y Pi de la

Serra.

Las intervenciones políticas, que se iniciaron sobre las nueve de la noche, fueron abiertas por el ex

comandante Otero, quien dijo que es necesario luchar por la independencia nacional, la democracia y la

paz. «No se puede hablar de independencia», dijo, «cuando en nuestro suelo hay bases extranjeras».

Señaló también que hay que esforzarse por lograr que se celebre un referéndum sobre el ingreso de

España en la OTAN.

Pablo Castellano invitó a la Unión de Centro Democrático a que intentara reunir 60.000 personas para

solicitar el ingreso en la Alianza Atlántica y se preguntó cómo es posible que el Gobierno y su partido

digan que representan a la voluntad popular cuando no son capaces de reunir a tantas personas como

había en el festival.

Laureano Cuerdo manifestó que es preciso llegar a las 500.000 firmas para obligar al Gobierno a

convocar un referéndum y explicó que la entrada de España en la OTAN supondrá una disminución del

poder adquisitivo de los trabajadores y una mayor inseguridad. Sagaseta criticó que el Gobierno consulte

el tema con los países europeos y no con el pueblo español.

Otelo Saraiva de Carvalho hizo hincapié en la necesidad de que los países conserven su soberanía y no se

sumen a la política de bloques.

 

< Volver